Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
ARTICULOS
 
Combatientes, no 'números'.
B. Esseddin / 01-jun-2012

Oh, bosque de álamos!...
¿recordarás que soy un hombre
y preservarás mi cadáver de la rapacidad de los cuervos?
(Mahmud Darwish)


"Combatientes y no números. Vivos en la conciencia de su pueblo"


El retorno de los restos de 91 mártires palestinos retenidos por Israel durante años, puso en primer plano una de las violaciones israelíes más crueles y menos difundidas: la retención de los cadáveres de palestinos asesinados por las fuerzas israelíes en ataques, enfrentamientos o prisión, en los llamados 'cementerios numéricos' de Israel.

El ministro palestino de Asuntos Civiles, Hussein Al-Shaikh, confirmó que la Autoridad Palestina recibió los restos en la mañana del 31 de mayo 2012 y que luego de la ceremonia oficial de recepción serían entregados a sus familias para ser sepultados con la debida dignidad. De los 91 mártires, 79 arribaron a Cisjordania y 12 a la Franja de Gaza. El ministro también informó que se está trabajando para lograr el retorno de un segundo grupo de restos, lo cual requiere complejos procedimientos técnicos y médicos para establecer la identidad de los cuerpos.

Entre estos 91 mártires que han sido retornados, están los restos de mártires que realizaron operaciones en Jerusalén y en la base militar de Sarafand, cerca de Bir As-Saba (Beer Sheva), la década pasada, y los restos de 7 mártires que protagonizaron el ataque al Hotel Savoy en Tel Aviv, en 1975. Así es que estos últimos, han sido retenidos por Israel durante 37 años.

Israel, que se jacta de tener el 'ejército más moral del mundo', es la única entidad en el mundo que además de castigar a los vivos que luchan por la libertad y la justicia, también castiga a los muertos. Israel procesa y encarcela a los mártires palestinos, retiene sus cuerpos y los usa como moneda de cambio.

Algunos mártires son retenidos en morgues mientras que otros son enterrados en lo que se conoce como ‘cementerios numéricos’, que son cementerios secretos, ubicados en zonas militares cerradas, en tumbas que no tienen más indicación que un número escrito en una placa metálica.

La tumbas no son suficientemente profundas y los cuerpos son enterrados en zonas arenosas quedando expuestos a la erosión del terreno y haciéndolos presa fácil para animales callejeros. No tienen lápidas, ni nombres, sólo números asignados a seres humanos que tienen nombres, hogares y familias.

De los muchos cementerios numéricos existentes, han sido identificados 4:

1 – Situado cerca del puente de Banat Yacub, en una zona militar en la frontera con Líbano y Siria. Se supone que contiene unas 500 tumbas de palestinos y libaneses asesinados en 1982 y a posteriori.

2 – Ubicado en una zona militar cerrada entre Jericó y el puente de Adam sobre el río Jordán. Está rodeado de un muro con una puerta de hierro y un cartel: ‘Cementerio para los muertos del enemigo’. Contiene más de 100 tumbas, que llevan números de 5003 a 5007. Se desconoce si estos son números de serie asignados a individuos o, como pretende Israel, códigos administrativos no relacionados con la cantidad real de cuerpos enterrados.

3 – El cementerio de Refedim en el Valle del Jordán. Sin detalles disponibles.

4 – El cementerio de Shuheitar, ubicado cerca de Wadi Al-Hamam, un pueblo al norte de Galilea. La mayoría de los cuerpos en este cementerio pertenecen a las víctimas asesinadas en el Valle del Jordán entre 1965 y 1975. Del lado norte del cementerio, 30 tumbas fueron divididas en 2 filas, las 20 restantes están ubicadas en la zona central. Aquí también el terreno es arenoso y las tumbas poco profundas, dejando los cuerpos de los mártires expuestos a la lluvia y a ser arrastrados por animales callejeros.

Estos mártires fueron secuestrados después de su muerte y son mantenidos en cautiverio desde entonces. Muchos han estado en cautiverio por décadas, como el mártir Ali Al-Jafari del campamento de refugiados de Dheisheh, que fue asesinado mientras estaba detenido durante la huelga de hambre de 1980 en la prisión de Nafha.

Algunos de los mártires fueron ‘juzgados’ después de su muerte y ‘están cumpliendo sus condenas’, como el caso del mártir Mohammed Al-Mansi, a cuya familia dijeron las autoridades de ocupación que su hijo muerto había sido sentenciado a 14 años de prisión.

En otros casos en los que las autoridades de ocupación no dan explicación alguna sobre el motivo de la retención del cuerpo del mártir, las familias suponen que los cuerpos de sus hijos son retenidos para ocultar signos de ejecución o de operaciones para robo de órganos que el ejército israelí viene realizando desde hace décadas en mártires palestinos. Es frecuente que los familiares sean citados para identificar el cuerpo de un mártir, pero no se les permite retirar el cuerpo para darle sepultura o bien sólo se les informa que su hijo ha muerto y que se mantiene en ‘detención’.

Esta horrenda violación está pensada como un castigo no sólo para los muertos sino también como un castigo colectivo para las familias, que no tienen la posibilidad de despedirse ni llorar en la tumba de sus seres queridos.

Estos ‘cementerios numéricos’ representan la absoluta falta de respeto de las autoridades de Israel a todos los principios y valores humanos conocidos. Pero no sólo de las autoridades de Israel, que son los criminales en este caso, sino también del llamado mundo libre que habla continuamente de derechos humanos y dignidad humana pero es ciego y sordo a las acciones inmorales del inmoral estado artificial de Israel.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, no se privó de mentir y burlarse de la humanidad, una vez más, y declaró a la prensa israelí que esta devolución de cadáveres es un 'gesto de buena voluntad' a la espera de la reanudación de las negociaciones con los palestinos...

No, señor Netanyahu, los muertos y sus familias también tienen derechos que deben ser respetados. Si usted quiere tener un gesto de buena voluntad, devuelva todo lo que sus fuerzas militares robaron, pague las indemnizaciones correspondientes por haber arruinado la vida de 5 generaciones de palestinos, organice debidamente el retorno de más de 6millones de refugiados, tal como lo establece el Derecho Internacional, libere a todos los prisioneros que retiene en sus mugrientas cárceles y a todos los mártires que retiene en sus ilegales cementerios numéricos y luego, métase preso junto con toda su congregación de asesinos, torturadores y ladrones, incluido Ariel Sharon, el muerto-vivo. Los derechos, no se negocian y los cuerpos cuyos restos acaba de devolver, no son números, son honorables combatientes, mártires de la lucha por la libertad.


 

 
 
Fuente:Agencia Maan, www.maannews.net; Red Palestina de Noticias, http://pnn.ps/; Cementerios Numéricos, www.makaberalarqam.ps
 
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina