Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
articulos
 
La Declaración Balfour
Hasan Afif El-Hasan
3-nov-2011
 

Los palestinos están hoy desposeídos y oprimidos. La inmensa mayoría de ellos vive o bien bajo la ocupación o en campos de refugiados repartidos por todo Oriente Próximo, o bien como ciudadanos de segunda categoría dentro de Israel privados de sus derechos humanos. Los británicos deben pedir perdón a los palestinos por sembrar las semillas de los desastres que les han sucedido desde hace noventa años. Los británicos nunca han pedido perdón por otorgase a sí mismos el derecho de conceder un hogar nacional al pueblo judío en Palestina en contra de la voluntad de su población árabe que constituía el 93% de sus habitantes. Solamente por si alguien la ha olvidado, revisemos la historia del colonialismo británico en Palestina.

Dieciocho meses después del Acuerdo de Sykes-Picot entre británicos y franceses que dividió las tierras árabes al este del Mediterráneo entre ambos países, el presidente de la Federación Sionista, el barón Rothschild, pudo proclamar la innovadora Declaración Balfour. El 2 de noviembre de 1917 el ministro de Asuntos Exteriores británico, Balfour, presentó a Lord Rothschild una carta, que se ha llamado la “Declaración Balfour”, en la que el gobierno británico se comprometía a apoyar el establecimiento de un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina. Aunque la declaración llevaba el nombre de Balfour, de hecho fue ideada y escrita por los sionistas judíos. Consistía en una declaración de una frase diseñada por expertos legales y lingüistas sionistas para establecer las bases de un futuro Estado sionista y limitar los derechos de la población [árabe] "no judía", los derechos religiosos y civiles, sin siquiera referirse a ellos como árabes.

Dos años después de la Declaración, Weizmann afirmó en un discurso pronunciado ante una audiencia judía en Londres: “[La Declaración Balfour] es a llave de oro que abre las puertas de Palestina y os da la posibilidad de poner todos vuestros esfuerzos en el país”. La Declaración fue el fruto de varios meses de negociaciones ente el gobierno británico de Lloyd George y los sionistas que residían en Gran Bretaña dirigidos por Chaim Weizmann.
Las explicaciones dadas por los políticos británicos de la época a las razones que sustentan la Declaración van desde el idealismo al utilitarismo. Para algunos era el resultado de las presiones ejercidas por los sionistas dirigidos por Chaim Weizmann, un científico que rindió importantes servicios a los esfuerzos bélicos británicos durante la Primera Guerra Mundial.

Weizmann se puso en contacto con el futuro primer ministro Lloyd George, con el secretario colonial Winston Churchill y con el subsecretario de Asuntos Exteriores Lord Robert Cecil. Durante la guerra Weizmann se había ganado el mayor de los reconocimientos por parte del nivel más alto del gobierno británico al haber inventado un proceso especial de fragmentación que sería utilizado por la armada británica. Promovió la idea de crear un hogar judío bajo la protección británica en Palestina, con lo que vinculaba el éxito del programa sionista a la victoria de los aliados en Palestina.

Cuando Lloyd George llegó a ser primer ministro en 1916 dentro del gobierno británico existía un consenso respecto a los beneficios que podría suponer para Gran Bretaña una asociación con los sionistas en la que Gran Bretaña podría gobernar en una Palestina judía. El subsecretario Mark Sykes, un buen amigo de Weizmann y firme defensor del proyecto sionista, sugirió que una presencia judía en Palestina podría servir a los intereses británicos en la defensa del “Canal de Suez, de un ataque desde el norte y como una estación de las futuras rutas aéreas hacia el este”.

El general Allenby estaba preparando la invasión a Palestina en 1917 cuando Balfour pidió a Weizmann que propusiera un borrador escrito de la declaración para que los británicos se comprometieran con un hogar nacional judío en Palestina que él podría presentar al gobierno británico para que lo aprobaran. Algunos de los colegas de Weizmann presentaron un borrador y tras algunas deliberaciones de los miembros del gobierno británico se modificó ligeramente y se presentó en forma de carta a Lord Rothschild, presidente de la Federación Sionista Británica.

En 1994 Yitzhak Shamir escribió que la Declaración Balfour fue “el primer éxito político de la organización sionista”. Se puede argumentar que en sí misma la Declaración no era vinculante al no ser un tratado entre dos Estados. Pero se volvió vinculante cuando la Liga de las Naciones, que estaba dominada por Gran Bretaña y Francia, la incorporó casi literalmente al Artículo 2 del Mandato para Palestina: “El Mandato será responsable de situar el país en unas condiciones económicas y políticas tales que sean capaces de asegurar el establecimiento del hogar nacional judío ….”. El Mandato era incluso más específico al referirse a “las relaciones históricas del pueblo judío con Palestina” para asegurar la implementación del programa sionista.

En 1936 Lloyd George declaró que lo que había inducido a los británicos a proclamar la Declaración fue el conseguir el apoyo del pueblo judío, incluida la comunidad judía estadounidense, durante la guerra cuando Gran Bretaña perdió la confianza de sus aliados. Otras razones de la Declaración tenían que ver con la ideología y actitud de los dirigentes británicos. Se sugirió que Lord Balfour, el principal arquitecto de la Declaración que lleva su nombre, y el primer ministro Lloyd George eran fervientes defensores del movimiento sionista debido a sus creencias religiosas en la Biblia y el derecho de los judíos al retorno. Según Chaim Weizmann, ambos eran “hombres profundamente religiosos y conocedores de la Biblia”.

Arthur Balfour cerraba el memorando que escribió el 11 de agosto 1919 afirmando que tanto si el sionismo es correcto o no, “bueno o malo, está arraigado en antiquísimas tradiciones […] que tienen una importancia mucho más profunda que los anhelos de los 700.000 árabes que ahora habitan esta tierra y los perjuicios [que se les puedan ocasionar]”.

La mayoría de los políticos británicos creían que un Estado judío aliado con Gran Bretaña serviría a los intereses británicos en Oriente Próximo y ayudaría a proteger las líneas de comunicación con el subcontinente indio, la joya de la corona británica. El apoyo al sionismo y el desprecio de las quejas formuladas por los palestinos se convirtió en la base de la política de los gobiernos británicos que sucedieron al de Lloyd George. Algunos analistas sugieren que los políticos británicos podrían haber cooperado con los sionistas para desviar inmigrantes judíos del este de Europa hacia Palestina en vez de a Gran Bretaña.

Los colonialistas británicos se otorgaron el derecho de conceder un hogar nacional para el pueblo judío en un territorio que Gran Bretaña había conquistado por la fuerza, y sin consultar a los árabes palestinos que constituían el 93% de los habitantes de esa tierra. Éste fue el más cruel acto de colonialismo. El 4 de agosto de 1919 Lord Curzon escribió al coronel French que los términos del Mandato para Palestina incluían el que se hiciera cumplir la Declaración Balfour y que “en cada ocasión que se presente hay que subrayar a los dirigentes árabes e insistir en ello que el asunto es una ‘chose jugèe’ [hecho consumado], y que sería inútil y perjudicial una continua agitación [política]”.

Ninguna disculpa puede compensar el sufrimiento de tres generaciones de palestinos que fueron expulsados de sus hogares o tratados como ciudadanos de segunda categoría, y privados de sus derechos humanos y de su dignidad. Pero los británicos deberían pedir perdón a las víctimas de su colonialismo por las injusticias que les ha infligido al erigir un Estado colonial y racista sobre las ruinas de su sociedad. Los británicos deberían reconocer el papel fundamental que desempeñaron al permitir que los sionistas privaran a los palestinos de sus tierras y de sus derechos humanos. Los británicos pueden demostrar su sinceridad realizando los cambios necesarios en su política en relación con Oriente Medio para apoyar una paz justa.

 
Notas:Nacido en Nablus, Palestina, Hasan Afif El-Hasan es analista político y escritor.
 
Fuente: Rebelión
Traductor:Beatriz Morales Bastos
Original:PalestineChronicle.com. http://www.palestinechronicle.com/view_article_details.php?id=13292 - 06/11/2007
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina