Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
ARTICULOS
 

Palestinos ''no reconocidos''
Stephen Lendman
18- 09- 2007

 

La población de Israel tiene hoy cerca de 7.150.000 de habitantes. Cerca de 5.4 millones son judíos (el 76%), incluyendo 400.000 colonos judíos dentro de los 200 asentamientos que se amplían en los Territorios Palestinos Ocupados en Cisjordania que incluye Jerusalén Este palestina. Son los elegidos a los que se les otorga plenos derechos y privilegios completos bajo las leyes del estado judío.

Los árabes palestinos son otra historia. Su población es de alrededor de 5.3 millones (más seis millones o más en la diáspora palestina). Alrededor 3.9 millones viven en las ocupadas Gaza y Cisjordania, y otros 1.4 millones son ciudadanos de Israel (el 20% de la población), incluyendo cerca de 260.000 clasificados como desplazados internos. Los palestinos no tienen los derechos de los judíos, incluso aunque estos de dentro de Israel sean ciudadanos del estado judío, tengan pasaportes y tarjetas de identidad, y puedan votar en elecciones del Knesset. Están sujetos a constantes abusos y abandonos, se les confinan hasta el 2% de la tierra más el 1% más para el uso agrícola, y se les trata desdeñosamente como si no fueran personas.

Los ciudadanos israelíes árabes viven principalmente en las ciudades y las aldeas árabes en tres centros -Galilea al norte; lo que es llamado el “Pequeño Triángulo” en el centro que va lo largo del lado israelí de la línea verde que separa Israel de Cisjordania; y la región del desierto de Neguev en el sur del país. Estas comunidades no están geográficamente consolidadas y están rodeadas de comunidades judías establecidas, hostiles a los vecinos árabes, y con militares israelíes que las rodean. Una minoría de palestinos también vive, con tensión, en ciudades mezcladas de Judíos-Árabes como Tel Aviv, Jaffa, Haifa, Acre, Jerusalén en Cisjordania y otras.

La difícil situación de las “no personas” palestinas en “aldeas no reconocidas”

El término es Orwelliano en su peor sentido. ¿Cómo puede algo real no existir oficialmente? Alrededor de 150.000 o más (los números exactos son difíciles de precisar) árabes palestinos viven hoy en unas 100 llamadas “aldeas no reconocidas” principalmente en Galilea y en el desierto de Neguev. Son no reconocidas porque consideran a sus habitantes refugiados internos que fueron forzados a huir de sus hogares originales en 1948, durante la “guerra de la independencia” de Israel e impedidos de volver cuando terminó.

Estas aldeas estaban desligitimizadas por la ley de Planificación y Construcción de 1965 en Israel que estableció un marco regulador y un plan nacional para el desarrollo futuro. Dividió la tierra en zonas para residencia, agricultura y uso industrial, prohibió la construcción sin licencia, prohibida en la región agrícola, y estipuló donde los judíos y los palestinos israelíes podrían vivir. Esta es la forma en que el apartheid trabajó en Sudáfrica.

Circunscriben las comunidades existentes en un mapa con las líneas azules alrededor de ellas. Las áreas dentro de las líneas se pueden desarrollar. Las del exterior de las mismas, no. Para las comunidades judías, se permite gran libertad para futuras expansiones, y agregan nuevas comunidades consecuentemente. En cambio, las áreas palestinas están severamente circunscritas no habiendo ningún sitio para la extensión. Su tierra fue reclasificada como agrícola significado que no permite ninguna nueva construcción. Esto significó que comunidades enteras se convirtieran en “no reconocidas” y todos los hogares y edificios de allí se declararon ilegales, incluso el 95% de ellos edificados antes de que la ley de 1965 fuese aprobada. Están sujetas a la demolición y al desplazamiento de sus habitantes. Desean tierra nueva para los judíos y la toman libremente de dueños árabes. . Toda la tierra pública israelí es administrada por la Autoridad de la Tierra de Israel (ATI) que tiene una obligación legal de tratar a todos sus ciudadanos con justicia. En su lugar, y con impunidad, sirve únicamente los intereses judíos usando varios métodos para hacerlo.

Restringe y prohíbe el desarrollo de tierra palestina a través de:

- poner áreas árabes grandes bajo su control a través de la creación de consejos regionales;

- restricciones de las zonas mencionadas arriba;

- transfiriendo tierra pública adyacente a comunidades árabes al Fondo Nacional Judío (FNJ) la propiedad de ese mandatos es solamente para los judíos;

- conectando el coste de arrendar la tierra con el servicio militar que discrimina a los palestinos a los que no se les requiere para hacer dicho servicio;

- declarando prioridad nacional las áreas de la ciudad para los judíos solamente;

- retrasando, restringiendo y prohibiendo el desarrollo local en comunidades árabes;

- ignorando las necesidades árabes en los planes regionales y nacionales;

- concediendo a los palestinos poco o nada de representación en los comités de planificación nacionales;

- hacer cumplir una política de desahucios y de demoliciones forzadas de edificios sin los apropiados permisos. En “aldeas no reconocidas,” no se concede permiso alguno a palestinos en su propia tierra. Las aldeas enteras hacen frente así al procesamiento en las cortes y a la pérdida de sus hogares, tierra y posesiones con una política de estado programada para quitárselas judicialmente.

Aún peor. No se permite nuevas comunidades palestinas, y a las “aldeas no reconocidas existentes” se les niegan servicios municipales esenciales como el agua potable limpia, electricidad, los caminos, transporte, saneamiento, educación, cuidado sanitario, servicio telefónico postal, eliminación de residuos, etc, porque bajo la Ley de Planificación y Construcción son ilegales. La mortandad en su gente es devastadora:

- el agua potable es inviable casi por todas partes a menos que la gente tenga acceso a un pozo de agua;

- los pocos servicios médicos disponibles son inadecuados,

- muchos hogares no tienen ningún cuarto de baño, y no se les concede permisos para construirlos;

- solamente las aldeas con generadores privados tienen bastante electricidad, únicamente para iluminación.;

- no se conecta ninguna aldea con la red de camino principal, algunas aldeas se vallan para prohibir a sus residentes el acceso a sus tierras tradicionales;

- en el norte, solamente una escuela permanece abierta y los niños deben viajar entre 10 y 15 kilómetros para acudir a otra; consecuentemente, los niveles del logro son bajos y los de alumnos que abandonan, altos.

Es peor todavía cuando se ordenan las demoliciones de los hogares. Se puede estipular que los palestinos deben hacerlo ellos mismos o ser multados por desacato a la corte y hacer frente a un año en la prisión.

Deben también cubrir el coste cuando los bulldozers israelíes lo hacen, bajo un sistema de justicia difícil de comprender, que penaliza doblemente a los palestinos.

Ley israelí discriminatoria

Israel es signatario del Convenio Internacional de Derechos Políticos y Civiles de 1966 (CIDPC). Su preámbulo indica “la obligación de los estados (signatarios) en la Carta de las Naciones Unidas de promover el respecto universal por, y para la observancia, de los derechos humanos y la libertad.” Y luego indica lo que los estados deben observar en 53 artículos que estipulan lo siguiente:

“Todos los pueblos tienen el derecho a la autodeterminación.”

“Cada estado....se debe encargar de respetar y asegurar a todos los individuos dentro de su territorio los derechos de este convenio, sin distinción de ninguna clase” por ninguna razón.

“Cada ser humano tiene el derecho inherente a la vida,” a “ser protegido por ley,” y ninguna actividad puede ser emprendida para destruir cualesquiera de los derechos y libertades cubiertas bajo este Convenio.

“Nadie estará sujetado a tortura o trato o castigo cruel, inhumano o degradante.”

“Nadie estará sujeto a arresto o detención arbitraria.”

“Cada uno....dentro del territorio (deberá) tener el derecho a la libertad del movimiento y libertad para elegir su residencia (y) para salir libremente de cualquier país (y no ser) privado del derecho de entrar(o regresar) a su propio país.”

“Todas las personas serán iguales ante las cortes y los tribunales.”

“Cada uno tendrá el derecho al reconocimiento en todos los lugares como persona ante la ley.”

“Todas las personas son iguales ante la ley y tienen derecho sin ninguna discriminación a la protección igual de la ley.”

En estados con “minorías étnicas, religiosas o lingüísticas no se les negarán (a esas personas) (iguales) derechos ....como a los otros miembros.”

En Israel, para todos los efectos, el (CIDPC) no se ha aplicado. Se aplica a los judíos solamente, no a los árabes y a otros no judíos. Los leyes israelíes permiten someter a los no judíos, y específicamente a árabes, a tres tipos de discriminación:

- discriminación directa legal que garantiza a judíos solamente el derecho a emigrar y de convertirse en ciudadanos; también da a varias organizaciones judías del país un estatus casi gubernamental para servir únicamente a judíos

- discriminación indirecta con leyes “neutrales” y criterios que se aplican principalmente a los palestinos; las preferencias y las ventajas gubernamentales se aplican previo servicio militar el cual la mayoría de los palestinos no realizan; la clasificación del país en zonas preferenciales para los judíos les proporciona privilegios y beneficios que son negados a los palestinos

- la discriminación institucional a través de un marco legal que facilitaba una pauta de privilegios permitidos a judíos solamente; los asignan a través de los presupuestos y de los recursos mostrando el tratamiento preferencial para los judíos y la discriminación contra palestinos; Las cortes israelíes hacen cumplir el favoritismo rechazando oír los casos donde los palestinos demandan los derechos que les han sido negados

- aun cuando los tribunales llevan casos y dictaminan favorable, los palestinos consiguen solamente migajas; un ejemplo fue la decisión de principio de septiembre del Tribunal Supremo por la que Israel debe modificar parte de su ilegal muro del apartheid y devuelve una porción pequeña de tierra robada a la gente de Bil’in; una cuestión más importante fue ignorada, permitiendo que el asentamiento ilegal de Modiin Illit en la tierra de Bil’in permanezca intacto; para la organización antiocupación Gush Shalom, el mensaje de la decisión del tribunal a los colonos es hazlo a tu manera por favor, construye rápidamente y cuenta con la aprobación del tribunal posteriormente.

Israel profesa ser una democracia. No está por ningún estándar razonable. Se define como estado judío que contradiga sus credenciales democráticas demandadas. Trata a judíos preferencial y los da derecho a la consideración especial negada los no judío que se discriminan contra como ciudadanos de la segundo-clase y los derechos comparables negados.

Israel no tiene ninguna constitución formal y en su lugar es gobernada por sus leyes orgánicas que antes de 1992 no garantizaron ningún derecho fundamental. Ese año, la Ley Orgánica: Dignidad Humana y Libertad autorizó al Knesset a derogar leyes contrarias al derecho a la dignidad, vida, libertad, intimidad, propiedad y libre circulación. La ley indica que “no habrá violación de la vida, del cuerpo o de la dignidad de ninguna persona. Todas las personas están bajo la protección de estos derechos, y “no habrá privación o restricción de la libertad de una persona por el encarcelamiento, detención, extradición o de otra manera.”

Para una nación comprometida con la violencia, es irónico que una sección de la Ley Orgánica también trate “del Derecho a la Vida y Miembros en la Ley Israelí.” Declara que la “ley israelí ha suprimido la pena de muerte por asesinato (y el castigo corporal).” Observa que esta pena existe en principio pero solamente bajo circunstancias limitadas por ejemplo para traición durante guerra y bajo ley para la Prevención y el Castigo del Genocidio. En posteriores notas la Ley israelí del Buen Samaritano de 1998 estipula que se dé ayuda a otro en situaciones “de inmediato y severo peligro ” Se omite por la Ley orgánica que el derecho a la igualdad así como todos los derechos en ella se aplican únicamente a los judíos.

Los árabes palestinos no tienen ninguno, todavía pueden estar parados en la oficina pública en el Knesset. Algunos tienen, unos cuantos son elegidos pero no tienen ningún poder más allá de un escenario público para declarar sus opiniones y de ser callado o ignorado. También son obligados por la ley 1992 de Partidos Políticos y de la sección 7A (1) de la ley Orgánica que prohíbe a candidatos a oficina de negar “la existencia del estado de Israel como el estado del pueblo judío.” Ningún candidato puede desafiar el carácter judío fundamental del estado o exigir iguales derechos, privilegios y justicia en la ley, para los árabes y los judíos. La identidad sionista esencial es inviolable, la regla de la ley trabaja para los judíos solamente, y niegan los palestinos todos los derechos, igualdad de tratamiento y justicia bajo sistema legislativo para los judíos que discrimina a los musulmanes árabes. En Sudáfrica se le llamó apartheid.
La difícil actualidad de ciudadanos israelíes palestinos en el Neguev

Alrededor de la mitad de los 160.000 árabes beduinos hacen frente hoy al desplazamiento forzado en el Neguev. ¿Por qué? Porque viven en docenas de “aldeas no reconocidas” que hacen sus hogares ilegales bajo la ley israelí. Hacen frente al encarcelamiento y las multas si rechazan irse, de esta forma su tierra puede ser despejada, los hogares demolidos, y el área Judaizada para un plan de desarrollo de Neguev. Ha sido descrito como “un Milagro en el Desierto” cuyo objetivo es poblar el área con medio millón de nuevos residentes judíos en la década próxima. Los planes son para 25 nuevas comunidades y 100.000 hogares en tierras despejadas de beduinos. Durante los últimos dos años, Israel ha hecho limpieza étnica en el Negev y ha estado borrando aldeas beduinas para hacerlo posible.

Todos los árabes beduinos de las “aldeas no reconocidas” se enfrentan a lo que los que vivían en Tawil Abu Jarwal resistieron en enero. La aldea entera fue destruida cuando los militares israelíes (IDF), un gran contingente de policía y grupos de trabajo especiales, un helicóptero y niveladoras vinieron el 9 de enero. Demolieron los 21 sus hogares que consistieron en chozas, cuartos del ladrillo y tiendas. Siguió a un asalto del mes anterior cuando otros 17 hogares fueron destruidos y sus residentes desplazados por la fuerza. La gente se quedó sin hogar, y 63 de ellos en enero eran niños. A finales de 2006, el Ministro Interior de Israel, Roni Bar-On, anunció su intención de destruir las 42.000 “estructuras ilegales” en el Neguev en una declaración de limpieza étnica forzada previsto contra el pueblo impotente para pararlo.
Está sucediendo en Al-Sadir, Tel-Arad, Amara-Tarabin y el 25 de junio a las familias beduinas en las aldeas pequeñas del Um al-Hiran and Atir que albergan a cerca de 1000 personas. Centenares de policía y de fuerzas israelíes de seguridad destruyeron 20 de sus hogares para dejar camino a una comunidad judía llamada Hiran para substituirlos. La gente que vivía en ellos perdió todo incluyendo sus posesiones que no tuvieron oportunidad de quitar. Haaretz divulgó que los aldeanos de Atir vivieron allí durante 51 años después de ser transferidos a la área en 1956 bajo ley marcial. El artículo continuaba diciendo que el Consejo Regional Israelí de “aldeas no reconocidas” moverá a familias desplazadas a un campo del refugiado en el centro de Jerusalén (donde los beduinos no desean vivir) “como parte del proyecto de recolocación del gobierno (limpieza étnica forzada)” para hacer “florecer el desierto” únicamente para las nuevas comunidades judías.

Esto es a lo que ahora hacen frente todos los árabes beduinos de Neguev a menos que algo pueda pararlo. Una gran cantidad de ellos asistieron a una conferencia protesta a principio de Agosto. Se mantuvo en solidaridad con los palestinos afectados que juntos invitaron a los árabes y otros países para apoyar su derecho a permanecer en sus hogares y denunciar los leyes racistas del apartheid de Israel.
El miembro árabe del Knesset, Talab Al Sane , habló en su favor. Así lo hizo Hussein Al Rafay’a, presidente del consejo regional de las “aldeas no reconocidas,” quién dijo que Israel quisiera que los palestinos fueran refugiados en sus propias tierras y los han estado forzando en este estatus por una política de demoliciones de hogares y continuos desplazamientos. Los árabes poseyeron una vez 5.5 millones de dunums de tierra (550.000 hectáreas) en el Negev, dijo. Ahora poseen menos de 200.000 (20.000 hectáreas) y son amenazados con perder todo. “Recurriremos al Consejo de Seguridad, y a la corte internacional (en La Haya) para proveer a los residentes y a sus tierras de la protección necesaria.”
Con un veto asegurado de los EE.UU. en el expediente del Consejo de Seguridad de Israel de ignorar las resoluciones de la ONU y actos del Tribunal Mundial contra él, hay poca oportunidad para el éxito y con toda probabilidad los ciudadanos árabes israelíes legales continuarán siendo desplazados de sus propias tierras.

Defensa para los árabes palestinos en “aldeas no reconocidas”

Israel niega a todos los palestinos sus derechos fundamentales. Sin embargo, ésos que viven en las llamadas “aldeas no reconocidas” hacen frente a una amenaza especial - demolición de sus hogares, pérdida de su tierra y posesiones, y espantoso desplazamiento que les hará refugiados junto con millones de otros en su propia tierra. Unas pocas organizaciones abogan en su favor, un grupo que lo hace se llama La Asociación de Cuarenta.

Es un ONG de los pueblos en Israel comprometida en promover la justicia social para los árabes israelíes y obtener el reconocimiento oficial de sus “aldeas no reconocidas.” Se formó en diciembre de 1988 cuando los residentes árabes y judíos de varias de las aldeas afectadas y de otras áreas formaron la asociación. Ahora “representa a residentes “de las aldeas no reconocidas” y de sus problemas, y promueve la ayuda local e internacional” en su favor. Busca el reconocimiento oficial para las aldeas, una mejora en sus condiciones de vida, y los “completos derechos e igualdad para los ciudadanos árabes del estado” de Israel.

Su trabajo consiste en iniciar “la preparación y la puesta en práctica de proyectos activos dentro de estas aldeas tales como pavimentar los caminos, mejorar los caminos existentes y ayudar a los residentes a alcanzar sus derechos, de conectar sus aldeas con la red de agua, de electricidad y de teléfono, de establecer y funcionar jardines de infancia y las clínicas para el cuidado de la madre y de niño, y de organizar actividades extraescolares para los alumnos....” Publica un periódico mensual, Sawt Al-Qura, tiene exposiciones fotográficas, películas y documentales que reflejan las dificultades de las aldeas. También organiza días del estudio, lleva a cabo conferencias locales e internacionales, y participa en otras internacionales.

Los palestinos que aguantan la lucha para la libertad y la justicia

Los palestinos viven hoy bajo condiciones horrendas. Para cualquier estándar, están bajo represión y violación de los principios fundamentales de los derechos humanos de la Declaración Universal de Derechos Humanos:

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos.”

“Todos tienen los derechos y libertades en esta Declaración, sin distinción de ninguna clase.”

“Cada uno tiene el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de la persona.”

“Cada uno tiene el derecho al reconocimiento en todas partes como persona ante la ley.”

“Todos son iguales antes de la ley y son titulares de igual protección.”

“Cada uno tiene el derecho a la propiedad privada y a no ser privado arbitrariamente de su propiedad.”

Israel ofrece estos derechos a los judíos solamente. Los niega a los musulmanes árabes palestinos en la violación de su propia ley orgánica que profesa “derechos humanos fundamentales....fundada sobre el reconocimiento del valor del humano, de la santidad de la vida humana, y del principio que todas las personas sean libres.” Continúa indicando que la Ley Orgánica de Israel “es proteger dignidad y libertad humanas....(que) No habrá violación de la propiedad de una persona....(que) Todas las personas tienen derecho a la protección de su vida, cuerpo y dignidad....(que) Todas las autoridades del gobierno están obligadas a respetar los derechos bajo esta Ley Orgánica.”

La ley orgánica también indica que Israel es un estado judío, y el mensaje es claro. Todos los derechos, ventajas, privilegios y protecciones son para los judíos solamente. Todos los otros son incómodos, indeseados, desprotegidos, y desiguales bajo ley. Para ellos, la justicia no reconocida es justicia negada y para los palestinos es voluntarioso y con maldad.

Hacen frente al hostigamiento constante, y casi asaltos diarios en Cisjordania e incluso un tratamiento peor bajo encarcelamiento virtual en Gaza. Su gobierno democrático elegido fue expulsado en un golpe orquestado por USA e Israel en Junio con el aplauso desvergonzado de los líderes occidentales y del silencio de los árabes. Ahora están aislados, rodeados y peligrosamente cerca de un desastre humanitario que afecta a 1.4 millones de personas.

No es mejor para los ciudadanos palestinos israelíes. Son no-personas en su propia tierra, se les trata como intrusos, no se les da ningún derecho, se enfrentan a continuo hostigamiento y maltrato, no consiguen justicia, a la pérdida inminente de sus hogares, tierra, libertad y vidas en cualquier momento que las autoridades israelíes desean actuar contra ellos. Con todo persisten y aguantan al igual que sus hermanos en los Territorios Ocupados. Llegan a la comunidad mundial, presionan sobre su caso, y una delegación de la Palestina ocupada lo declaró en el foro social del mundo en Nairobi, Kenia en Enero.
Era una llamada a la acción y al grito de ayuda para la “libertad, justicia y (una) paz duradera” y el fin de seis décadas de represión. Se llamó a una “Campaña global para el Boicot, el Desposeimiento y las Sanciones contra Israel hasta que termina su régimen de apartheid de discriminación, ocupación y colonización, y respete el derecho al retorno de los refugiados palestinos y de personas internamente desplazadas.”

Llamó al “Boicot a consumir productos israelíes; boicot de académicos, atletas, actos culturales e instituciones cómplices de abusos de derechos humanos.; desposeimiento de las compañías internacionales israelíes de las compañías (y) implicadas en la perpetuación de la injusticia, y ejercer presión sobre gobiernos para imponer sanciones ante Israel....”

El silencio no es una opción, y la gente de conciencia puede ayudar. El conocido autor y documentalista, John Pilger, cree que “algo está cambiando,” y él lo vio en un anuncio reciente a página completa que tenía un “olor distinto de pánico.” Llamaba a boicotear a Israel, y Pilger detectó el “oleaje....está creciendo inexorable, como si un marcador importante se haya pasado (y es) evocador de los boicoteos que condujeron a las sanciones contra el apartheid de Sudáfrica,” observa Pilger, cogió Israel fuera de guardia y puede señalar el cambio. Pero no fácilmente o rápidamente, y puede no suceder en absoluto a menos que la presión global llegue a indignar a las masas, y que esta injusticia no sea ya más tolerada por la gente de conciencia de cualquier parte.

 
Fuente: Rebelion
Traductor: Palestina Lliure
Original: Comité Israelí contra la Demolición de Casas (ICADH).
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina