Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
ARTICULOS
 
Sobre los que violan la legitimidad en nombre de la legitimidad
Por: Moatasem Hamadeh
26 de abril 2018

Uno de los principales pretextos para llamar con urgencia al Consejo Nacional Palestino es “renovar la legitimidad palestina” y “preservarla”, en una situación palestina, árabe y regional sumamente compleja. Y se habla además de “renovar” la legitimidad, como si estuviera en verdadero peligro y por lo tanto debe realizarse una sesión urgente del Consejo Nacional.

No hay nadie del lado palestino contra la renovación de la legitimidad. Así, por ejemplo, el discurso político de muchas fuerzas palestinas llevó a exigir la realización de elecciones integrales, presidencial y legislativa (para los Consejos Nacional y Legislativo), para determinar la legitimidad de estos organismos y porque llevaban ya largo tiempo debilitados, habiendo expirado sus mandatos. Además, lo que perturba esto es, por un lado, la Autoridad Palestina (AP) y el liderazgo oficial (que intentan limitar la legitimidad de la misma a una sola persona, es decir, el presidente de la AP), y por el otro Hamas, cuando por ejemplo, inhabilitó las recientes elecciones locales y municipales en la Franja de Gaza.

Además de esto, puede decirse que el pretexto de determinar la legitimidad no concuerda con llamadas urgentes, que alteran los pasos debidos para otorgarle legitimidad, su contenido político, antes de darle su contenido administrativo, especialmente porque estamos hablando de un Consejo Nacional no electo, que puede ser reformado mediante decisiones autoritarias, como es el caso del nombramiento de representantes del Consejo Militar (de 42 miembros) mediante la decisión unilateral del presidente de la AP, excluyendo a los militantes de otras facciones, cuya historia de lucha no es menor que la de aquellos que fueron designados en sus brillantes filas, incluso a veces es mayor que la de los que han ganado su rango bajo la AP y no en el marco de la resistencia. Lo mismo ocurre con la designación de unos 80 nuevos miembros, denominados independientes, solo para dar al Consejo Nacional el llamado quórum (es decir quórum numérico, aunque de un solo color), cuando muchos de los miembros activos anunciaron su no participación o no han anunciado todavía su participación, lo cual pone al Consejo ante dos realidades contradictorias: quórum numérico, sin quórum político, en ausencia del consenso político entre los miembros activos de la OLP y fuera de ella.

Esto permitiría a algunos impugnar la legitimidad, mediante la impugnación de la legitimidad política del Consejo Nacional, que está siendo acondicionado al margen de los pasos del consenso nacional, patrimonio nacional a lo largo de la historia de la OLP, ahora manipulado por acondicionamientos unilaterales, aislando al Consejo Nacional.

Para no convertir el pretexto de la legitimidad en elemento de extorsión y para que algunos no pinten la situación como si estuvieran interesados en la legitimidad de la OLP, hay quienes no se preocupan por ello, y es necesario aclararlo.

Primero, la legitimidad no se limita a los individuos solamente, es decir, no se limita al presidente de la Autoridad Palestina solamente. Su legitimidad proviene de los organismos nacionales.

Segundo, no se limita a dar legitimidad nacional a unos cuantos miembros del Comité Central de Fatah, nombrándolos miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo Central de la OLP, sino que es mucho más amplia. Estos objetivos específicos son el reclutamiento político de legitimidad al servicio de una corriente política particular. La legitimidad de la que hablamos es la del consenso nacional, que -lamentablemente- está siendo violada por la “cocina política” del liderazgo oficial, frente a los demás.

• Esta cocina política continua impidiendo la implementación de decisiones legítimas, tomadas por el Consejo Central en sus últimas dos sesiones (del 5 de marzo de 2015 y el 15 de enero de 2018), que presidió el presidente de la Legitimidad Legislativa, Salim Al-Zaanun (Abu Al-Adib), quien personalmente retomó la lectura de la declaración y las decisiones de la última sesión.

• Y se volvió contra la legitimidad de las decisiones del Consejo Central, cuando presentó al Consejo de Seguridad, el 20 de febrero de 2018, su proyecto basado en el retorno al Acuerdo de Oslo y las negociaciones para una solución permanente.

• Es la que violó la legitimidad cuando acordó cancelar las fronteras anteriores al 4 de junio [de 1967] a favor de un “intercambio de tierras acordado”.

• Además, violó la legitimidad de los derechos nacionales palestinos cuando aceptó una "solución acordada" con Israel sobre el tema de los refugiados, que socavó el derecho al retorno.

Estas violaciones y golpes contra la legitimidad son la consecuencia de la firma del Acuerdo de Oslo, que constituyó un completo golpe contra el programa nacional palestino. Dado que reconoció el derecho a la existencia del Estado de Israel pero hasta ahora se ha negado a reconocer el derecho del pueblo palestino a un Estado propio. También aceptó una autonomía administrativa gradual limitada, como alternativa al Estado palestino independiente, según lo dispuesto por su Declaración de Independencia del 15 de noviembre de 1988. Además, es el que en 1996 en connivencia con el Partido Laborista israelí acordó posponer las negociaciones para una solución permanente para ayudar al partido israelí en las elecciones y a costa de salvar al pueblo palestino de la ocupación. Y más aún, todavía está comprometido con el Acuerdo de Oslo, a pesar de que su término expiró (era de 5 años) y todavía lo considera como un techo para una solución política con el lado israelí.

La legitimidad es la del sistema político palestino y no la de los individuos.

Desde aquí preguntamos:

• ¿Quién es responsable de marginar al Comité Ejecutivo y despojarlo de su poder a favor de la cocina política?

• ¿Quién es responsable de marginar al Consejo Central palestino (con solo dos reuniones en cuatro años completos), suspendiendo sus reuniones y congelando sus decisiones?

• ¿Quién es responsable de tirar a la basura las decisiones del Comité Preparatorio (de 2017 en Beirut) e ir a un Consejo Nacional unilateral sin preparación nacional?

• ¿Quién es responsable de suspender el Comité de Activación y Desarrollo de la OLP como Primer Marco del Liderazgo Palestino, que se formó en presencia del propio presidente, en El Cairo el 15 de marzo de 2015, y que supuestamente brindaría un marco para reformar la situación de la OLP y desarrollarla, unir a todas las fuerzas y convertirse en un amplio marco palestino para todos los palestinos sin excepción, que refuerce el espíritu y la voluntad de unidad nacional y reanime todos los componentes del poder palestino?

Antes de desviarnos del tema, concluyamos:

• ¿Cómo pueden, los que día tras día violan la legitimidad palestina, hablar de renovar y defender la legitimidad?

• ¿En algunas mentes, la legitimidad no es más que un medio para renovar la cocina política, como alternativa a la legitimidad de los organismos y las instituciones nacionales palestinas en la OLP?

 
Fuente: alhourriah.org
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina