Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
ENTREVISTAS
 
Mujeres palestinas en lucha por la libertad: Shirin y Laila al-Issawi (Entrevista a Shirin al-Issawi )
NENA News/ 27-mar-2013


En el Día Internacional de la Mujer, Shirin al-Issawi habla sobre su batalla y la de su madre, Laila, por la liberación de su hermano Samer, prisionero en una cárcel israelí, que sostiene la huelga de hambre más larga del mundo.

Dijo Shirin:

He crecido al amparo de una gran autoridad, una madre con grandes ideales, que ha sufrido no sólo por sus hijos, sino que ha tenido que luchar por la libertad y la dignidad de un pueblo. De mis recuerdos aflora siempre una gran consideración por mi madre por su pasión, su dignidad y su resistencia. Ha vivido con amor por Palestina y nos ha educado con los mismos ideales suyos de amar nuestro país, defender nuestros derechos y luchar hasta que logremos ejercerlos.

En 1967 Israel ocupó Cisjordania y la Franja de Gaza. De repente una fuerza militar extranjera controla y oprime la vida de todo el pueblo palestino. Mi madre fue fuerte desde el comienzo. Estaba recién casada a principios de los años '70 cuando fue arrestada. Estuvo en la cárcel durante seis meses sin ser nunca llevada ante un tribunal. Durante la primera intifada, las fuerzas militares israelíes atacaron regularmente nuestra casa poniendo todo patas arriba. Algunos militares golpearon en la espalda a mi madre que aún hoy sufre de dolores crónicos de espalda, como un recordatorio de aquel día. No se ha lamentado jamás por el dolor físico ni moral, sino que cada día que pasa lo soporta y lo afronta con coraje, por sus hijos.

A pesar de sus temores, nos ha criado con gran amor, dignidad y fuerza. Tengo seis hermanos y una hermana. Uno de mis hermanos fue asesinado un año después de ser liberado de una prisión israelí: Fadi, murió instantáneamente cuando un soldado israelí le disparó en la garganta en 1994, cuando tenía 16 años. Mis hermanos Raafat, Firas y Shadi pasaron un total de 25 años en prisiones israelíes. Midhat y Samer están todavía en cárceles israelíes, habían pasado ya varios años de su vida en la cárcel y están otra vez en prisión. Incluso yo he pasado un año en la cárcel (en la prisión de Hasharon en 2010). Creo que soy la afortunada de la familia.

En las prisiones israelíes hay mujeres, hay 200 niños y cerca de 4500 hombres. Mi hermano Samer está ahora en huelga de hambre desde hace más de 220 días [al 1-abril-2013, 254]. Durante este tiempo, las fuerzas de la ocupación israelí han utilizado numerosos métodos para poner fin a la protesta de mi hermano, entre ellos la persecución de mi familia. Yo he sido recientemente arrestada en un intento de convencer a mi hermano de abandonar su huelga. Todo lo que alcanzaba a pensar, cuando me llevaron a esa celda sucia y fría, era como extraordinariamente mi hermano Samer lograba, no sólo soportar la humillación de ser injustamente encarcelado por un país extranjero que ocupa nuestra tierra, sino incluso soportar las condiciones horribles de la prisión y con fuerza de voluntad para negarse a comer, como forma de protesta pacífica.

Como mi madre, también yo me he comprometido en la lucha contra la injusticia. Por este motivo, decidí estudiar derecho. Estudié derecho para defender a mis hermanos, como así también a todos nuestros luchadores por la libertad en las cárceles israelíes, que resisten a la ocupación permaneciendo firmes en condiciones difíciles. Y aunque Israel me ha suspendido por 6 meses para el ejercicio de mi profesión, un país que no debería tener ninguna autoridad sobre mí ni mi ejercicio profesional, continuaré la campaña de apoyo internacional para pedir la liberación de mi hermano Samer y de todos los prisioneros políticos palestinos. Continuaré siendo fuerte hasta que todos mis hermanos estén libres, hasta que nuestro amado país, Palestina, sea libre.

Sufrimos una horrenda ocupación militar de nuestra tierra, nuestra vida y nuestra propia existencia en Palestina. Pero, como mi madre, soportaré el dolor y la agonía por la liberación de mi patria. En este día, en el que se elogian en todo el mundo las conquistas de las mujeres, yo elogio el increíble pilar de fuerza que es mi madre, Laila Issawi.

Ella continúa dándome la esperanza de que un día viviremos con dignidad y libertad. Mi único deseo es que mi hermano Samer pueda vivir para ver ese día.

 
 
 
 
Fuente: NENA News / 9-mar-2013
Traductor: B. Esseddin
 
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina