Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
MULTIMEDIA
 
Ciudades Perdidas de Palestina
2013
Documental, 47:06 min
Realización: Ramez Kazmouz
Producción: Alarz Production para Al-Jazeera
 

La historia de Palestina está estrechamente entrelazada con el devenir de sus ciudades. Haifa, Akka y Yaffa, fueron grandes centros culturales. Para implantar el Estado de Israel, los sionistas comenzaron en 1948 un plan de limpieza étnica contra la población de Palestina, expulsando completamente a la población de aldeas enteras y a la mayoría de la población de las grandes ciudades.

Históricamente Palestina funcionó como el entrecruzamiento cultural del mundo árabe. A principio del siglo XX, prosperó la agricultura y el comercio. Floreció la vida urbana con teatro, música y literatura. Las ciudades palestinas compartían estrechos lazos culturales con capitales árabes como El Cairo, Beirut y Damasco.

Antes de la implantación de Israel, Yaffa era el centro comercial de Palestina. Su histórico puerto fue utilizado desde tiempos bíblicos como puerta al Mediterráneo. En el siglo XIX y comienzos del XX, disfrutaba de exitosos negocios. Sus fábricas producían de todo, desde cajas para embalar naranjas hasta jabón y aceite de oliva. La mayoría de los periódicos y libros de Palestina se imprimían y publicaban en Yaffa. La ciudad era pujante, próspera y rica.

Los desarrollados centros urbanos de Palestina desafiaron el argumento sionista según el cual Palestina era "una tierra sin pueblo, para un pueblo sin tierra". Por el contrario, las ciudades palestinas estuvieron a la vanguardia de la civilización y cultura árabes. Esa realidad contradice directamente el mito de que la implantación de un Estado judío en el corazón del mundo árabe sería una "fuerza civilizadora". Tras perpetrar la limpieza étnica en Palestina, los sionistas intentaron despojar a las ciudades de su identidad palestina borrando su patrimonio cultural.

Cuando las fuerzas sionistas asaltaron Yaffa y Haifa en 1948, mientras el mandato británico estaba aún vigente, la inmensa mayoría de los palestinos fueron expulsados de estas ciudades y las pocas familias que permanecieron fueron encerradas en diminutas zonas rodeadas de alambres de púas.

Los sionistas retrataron a los palestinos ante el resto del mundo como incultos "filisteos". Creyeron que los cientos de miles de palestinos expulsados de Palestina simplemente se fundirían en los países árabes vecinos y que la cultura palestina se disolvería en silencio.

A pesar de la inmensa destrucción, todavía existen restos del patrimonio palestino, si se buscan. La mayoría de los testigos de la prosperidad y catástrofe han muerto, pero nadie murió sin contar la historia. Todavía hay gente que relata sus recuerdos, conserva fotos de lo que Palestina fue y mantiene y transmite su cultura. Esos rastros y recuerdos y la perseverancia de todo un pueblo, muestran que incluso si un país es borrado del mapa, su cultura puede sobrevivir, que el patrimonio palestino es más duradero que las ciudades donde alguna vez prosperó; que la cultura palestina es más fuerte que la ocupación israelí.

CIUDADES PERDIDAS DE PALESTINA

** Las ciudades palestinas, en las décadas de 1920 y 30, se parecían mucho a las egipcias, libanesas y otras ciudades del Medio Oriente. La agricultura y el comercio prosperaban, la vida urbana también. Pero todo esto cambió en 1948. La implantación del Estado de Israel hizo desaparecer del mapa a Palestina. Todo un estilo de vida se perdió. Este film trata sobre las ciudades perdidas de Palestina **

ANTOINE SHALHAT, INVESTIGADOR:

Las ciudades de Palestina fueron destruidas en 1948. Para que los sionistas pudieran afirmar que Palestina no tenía patrimonio cultural. Que las ciudades palestinas tuvieran actividad cultural, es la más fuerte prueba de la existencia de un pueblo palestino en Palestina.

BASEL GHATTAS, ECONOMISTA:

La mayoría de los palestinos que viven ahora en lo que fue convertido en Israel, nacieron después del desastre de 1948. Y no conocieron cómo eran las ciudades palestinas antes de 1948, porque fueron destruidas.

RAEF ZREIK, ESCRITOR:

Estamos atrapados en un ambiente cerrado. No sabemos lo que hemos perdido. Los palestinos nacidos después de 1948 no se dan cuenta de lo que han perdido.

NADERA SHALHOUB KEVORKIAN, CRIMINÓLOGA:

El intento de eliminar el patrimonio palestino es obvio en la vida cotidiana del pueblo, en las calles y en los centros culturales. Todo ello ha sido borrado.

RAEF ZREIK:

Nos damos cuenta de lo que perdimos cuando escuchamos relatos de gente que conoció la Palestina anterior a 1948. Gente que iba a clubes y cines en Haifa y pasaba la noche allí, y al día siguiente tomaba un taxi en la plaza Al-Hanatir para regresar a la Universidad Americana de Beirut. Podías hacer lo que quisieras. No sólo perdimos nuestras ciudades en 1948, sino también nuestra relación con el mundo árabe.

PROSPERIDAD ANTERIOR A 1948

SUAD QARAMAN, ESCRITORA:

Un profesor universitario francés dio una vez una conferencia a los israelíes sobre cómo tratar con los “extranjeros”. Me volví loca escuchándolo. Nos habíamos convertido en extranjeros ¡en nuestro propio país! Mi padre, Abdel Rauf Qaraman, era comerciante. Mi tío trataba siempre de iniciar nuevos emprendimientos familiares, eventos sociales y actividades políticas. Fue vicealcalde y conoció al ruso judío Pinhas Rutengebg, que instaló la electricidad en mi aldea, Ibtin. Cavaron pozos para crear sistemas de riego para las granjas. Tenían granjas en Ibtin y otras aldeas cercanas. Tenían caballos y vacas. Mi tío importó vacas de Alemania. Instalaron una fábrica de productos lácteos, con modernas máquinas para hacer queso y otros lácteos.

YAFFA Y EL COMERCIO DE CÍTRICOS

ADEL MANNA, HISTORIADOR:

Palestina comenzó a exportar productos agrícolas durante la era otomana a países árabes vecinos y a ciudades como Estambul; trigo, semillas de sésamo, maíz y algodón. En el siglo IXI comenzó a exportar productos cítricos. Las naranjas de Yaffa se hicieron populares en Berlín, Londres, París y otras ciudades de Occidente desde 1865.

FAKHRI JDAI, FARMACÉUTICO:

Yaffa exportaba naranjas. Solíamos ir a las granjas de nuestros amigos en pueblos vecinos y observábamos cómo las envolvían en papel y las colocaban en cajas para exportar. Los británicos pavimentaron la calle Faisal para la circulación de los camiones que llevaban la fruta desde Yaffa y otros pueblos vecinos hasta el puerto.

ISMAIL ABU SHAHADEH, RESIDENTE DE YAFFA:

Las granjas para el cultivo de frutas comenzaron a expandirse cuando se introdujeron los generadores. Antes de eso, el sistema de riego alcanzaba a regar solo 1,5 hectáreas. Los generadores ayudaron a regar una superficie mayor. En 1930, las granjas de frutales empezaron a expandirse hasta unas 50 hectáreas.

FAKHRI JDAI:

Un día, en 1939, en el Puerto de Yaffa hubo 46 barcos preparados para exportar fruta.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

En el puerto, los obreros subían las cajas de naranjas a los barcos. Hasta 70 hombres trabajaban al mismo tiempo. Gente de Siria, Egipto, Jordania, Yemen y Marruecos, solían venir a trabajar a Palestina.

YAFFA, EL CENTRO COMERCIAL DE PALESTINA

BASEL GHATTAS:

La ciudad de Yaffa fue el principal centro de Palestina durante el mandato británico, principalmente por su puerto. Yaffa era la puerta del comercio en Palestina, al servicio de la agricultura y la industria. Esto llevó a su gran crecimiento convirtiéndola el principal centro.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Asqalan, Gaza, Haifa y Jerusalén eran las principales provincias. Pero en realidad dependían de Yaffa. Fue el núcleo de la industria, el comercio y el trabajo; y así fue el corazón de Palestina.

BASEL GHATTAS:

Sabemos que muchas familias palestinas eran muy ricas, como las familias Al-Khayat y Qaraman de Haifa. La familia Qaraman tenía granjas y después también industrias.

SUAD QARAMAN:

Mi familia tenía fábricas de cigarrillos, helados y café. También manufacturábamos sal y lámparas de cristal, con el nombre de mi padre estampado. El halawa Qaraman era el mejor, el más famoso de Palestina.

FAKHRI JDAI:

En Yaffa se crearon las dos principales empresas de transporte público: Al-Alamain y Haddad. Empezaron por tramos locales, desde Yaffa hasta Jerusalén, Ramleh y Haifa. Dos años después empezaron a ir hasta Beirut. Cuando yo era estudiante, viajé en el bus de Yaffa a Beirut por 1 lira palestina.

ANTOINE SHALHAT:

Yaffa tenía un estatus social especial, con su infraestructura capitalista. Tenía sindicatos. Tenía tecnología más avanzada que cualquier otra ciudad de Medio Oriente. Tenía ferrocarriles y electricidad.

FAKHRI JDAI:

Yaffa tenía líneas ferroviarias hasta Haifa, Bir As-Sabaa, en Palestina, y Al-Arish, en Egipto. Mi abuela y mis tías vivían en El Cairo. Una vez le pidieron a mi padre que nos deje a mí y a mi hermana ir a visitarlos. Mi padre nos envió solos en el tren de Yaffa hasta Al-Arish. Éramos chicos. El personal de la estación de Al-Arish nos ayudó a conseguir el tren hasta El Cairo, donde nos esperaban mis primos.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Yaffa tenía excelentes fábricas y herrerías, que hacían las mejores herraduras. Israel no puede hacer herraduras como esas, ni siquiera hoy. Teníamos las mejores fábricas de acero y construcción de generadores. Todavía puedes encontrar el logo de la antigua fundición de hierro palestina en las tapas de las alcantarillas.

LA PRENSA, LA POLÍTICA Y EL MANDATO BRITÁNICO

ANTOINE SHALHAT:

Muchos proyectos económicos ayudaron a desarrollar la ciudad de Yaffa, pero su aspecto social y cultural fue todavía más importante. Palestina publicaba cientos de diarios y semanarios, más de 200 durante el mandato británico, principalmente en Yaffa y Haifa.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Mi padre era un gran lector, compraba periódicos todos los días, traían noticias sobre la industria, las naranjas, el algodón, etc., de Yaffa. En 1939, informaron sobre la guerra.

ADEL MANNA:

Había muchos partidos políticos en Palestina antes de 1948. El Partido Palestino Árabe, estaba dirigido por la familia Al-Husseini, el Partido de la Defensa Nacional, por la familia Al-Nashashibi. Y había también varios partidos de oposición como la Liga Comunista de Liberación Nacional.

ANTOINE SHALHAT:

Los comunistas tenían fuerte conciencia sindical. Había muchos trabajadores árabes en Palestina. Durante el mandato británico, los trabajadores creían en la importancia de la lucha de clases. Los comunistas organizaron la Conferencia Árabe del Trabajo para animar a los trabajadores árabes a defender sus derechos en la estructura laboral capitalista de aquel tiempo en Palestina. Publicaban un periódico para difundir sus ideas entre los trabajadores de la ciudad.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

También accedíamos a periódicos egipcios, como Ros Al-Yusef, As-Sinema wa An-Nas y Sabah Al-Kheir. Había un periódico satírico, se llamaba Al-Baaquqa, que significa el desorden. Había también revistas y novelas cortas, pero eran caras para nosotros. Yo solía ir a las bibliotecas de Yaffa todos los viernes a leerlas.

MÚSICA Y CINE PALESTINOS

ANTOINE SHALHAT:

Las ciudades palestinas tenían una vida cultural grandiosa, especialmente en Yaffa, Haifa y Jerusalén, que hacían intercambio cultural con otras ciudades árabes. La gran cantante egipcia Umm Kulthum, dio varios conciertos en Yaffa. La estrella del teatro árabe Yusef Wahbi se presentó en los escenarios de Yaffa.

SUAD QARAMAN:

Haifa tenía muchas actividades culturales. Venían grandes artistas de varios países. El músico egipcio Abdel Wahab y la cantante egipcia Umm Kulthum se presentaron en Haifa, igual que Ali Al-Kassar. Los cines y teatros de Haifa ofrecían películas árabes y otras actividades culturales.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

En Yaffa teníamos cinco cines, entre ellos Ar-Rashid, Faruq, Al-Hamrá y Nabil.

ANTOINE SHALHAT:

La producción cinematográfica palestina comenzó aquí en aquel tiempo. Algunos dicen que el cine árabe comenzó en Palestina con los hermanos Lama, antes de trasladarse a Egipto y Siria.

FAKHRI JDAI:

Las películas protagonizadas por famosos actores árabes se proyectaban durante cuatro meses. A mi hermana le gustaba la actriz y cantante Asmahan. Solía ver sus películas hasta cinco veces.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Una vez vi una película protagonizada por Asmahan, se llamaba Amor y Venganza, la vi en el cine Al-Hamrá.

SUAD QARAMAN:

Supe que Asmahan murió justo después de rodar ese film. Una vez con mis hermanos menores faltamos a la escuela para verlo. Cuando llegamos a casa, mis padres vieron que yo tenía el bolso de mi hermano, pero él no llegó a casa con nosotras. Se dieron cuenta que habíamos faltado a la escuela y yo, por ser la mayor, me metí en problemas.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Tengo Buena memoria. Todavía me acuerdo de algunas Viejas canciones. La cantante Sabah, tenía una canción que decía: Igual que las rosas… nadie es como yo… una hermosa joven de 17 años.

** La cantante libanesa Sabah, apareció en casi 100 películas, y aún perdura en la memoria de Ismail Abu Shehadeh. Los cines y teatros de Palestina florecían pero el desastre de 1948 los aplastó.
En las décadas de 1930 y 40, la vida en las ciudades de Palestina era plena y activa, caracterizadas por Yaffa con su concurrido puerto y centro comercial. El ambiente cultural era también intenso, con producción cinematográfica, teatral y literaria **

ANTOINE SHALHAT:

Palestina tenía prósperos teatros. Debemos diferenciar escritores y músicos de teatro. Uno de los más famosos escritores de teatro fue Nasri Al-Jawzi. Si los críticos revieran sus textos, verían que tenía influencias locales y también del teatro árabe e internacional contemporáneo.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Palestina tenía buenos escritores y poetas, como Ismail At-Tobasi. A menudo lo encarcelaban por escribir poemas nacionalistas.

ANTOINE SHALHAT:

Esto muestra que los intelectuales palestinos hacían una gran contribución a la vida cultural. Las obras de los novelistas palestinos también eran publicadas en las ciudades, como los famosos Najati Sidqi y Mahmud Al-Irani. La literatura palestina se mantuvo siempre al ritmo de toda la literatura árabe.

AL-NAKBA, LA CATÁSTROFE DE 1948

ANTOINE SHALHAT:

La estrategia sionista fue socavar la identidad cultural urbana palestina. Vieron que las ciudades palestinas eran un peligro para todos sus objetivos. Por eso desataron una guerra brutal contra las ciudades. Expulsaron por la fuerza a los palestinos habitantes de las ciudades, que hacia el final del mandato británico eran el 34% de la población.

RAEF ZREIK:

El ataque a las ciudades implicó empujar a la gente a campamentos, en pequeños pueblos como Kafr Manda y Shefa Amr. Pero entre esos pueblos estaba la ciudad, que era de gran influencia en las zonas circundantes. Dependían de ella, así que la destrucción de la ciudad significó la pérdida del corazón de todas las regiones palestinas.

NADERA SHALHOUB KEVORKIAN:

La Nakba fue deliberadamente planeada para destruir la existencia palestina. La gente fue obligada a salir de sus casas y sus vecindarios fueron destruidos. Pusieron a la gente en pequeños campamentos. Israel impuso una ley militar que amontonó a los palestinos en zonas confinadas impidiéndoles moverse. Las embarazadas no podían ir al hospital para dar a luz. Los muertos no podían ser trasladados. Los estudiantes no podían ir a la escuela. Arrasaron la vida de muchas personas.

ADEL MANNA:

El ataque israelí a Yaffa y Haifa implicó la expulsión de la inmensa mayoría de la población palestina de esas dos ciudades. La gente fue arrancada de sus hogares y fábricas. Los israelíes destruyeron su vida cultural y saquearon sus lugares de trabajo.

RAEF ZREIK:

Lo de 1948 fue un desastre. Una nación entera perdió su patria de la noche a la mañana. Fue una catástrofe. La mayoría se convirtió en minoría en su propio país. Por ejemplo, de una población de 90.000 solo quedaron unas 2.000 personas. La gente perdió su estilo de vida de la noche a la mañana. De repente los panaderos y los comerciantes no podían ir a sus negocios. Se perdió por completo la vida material y cultural.

ADEL MANNA:

Solo unos pocos miles de palestinos permanecieron en Yaffa y Haifa. Y todos fueron metidos en guetos. Uno de ellos estaba en An-Nisnas, en Haifa, y otro en la vieja ciudad de Yaffa. Las pocas familias palestinas que quedaron fueron expulsadas a zonas rodeadas de alambres de púa, como una prisión. Israel se apoderó de la vida de las ciudades palestinas.

NADERA SHALHOUB KEVORKIAN:

Un poeta palestino de Haifa, envió a su hija a estudiar a la Universidad Americana de Beirut, antes de 1948. Ella no pudo regresar a su casa después de lo que ocurrió. Le escribió a su padre diciéndole: “No olvides regar mi planta de jazmín”. Él contestó: “Tu padre la está regando con sus lágrimas. Sufrió el nacionalismo árabe y ahora lo está lamentando”. La gente que vivía en las ciudades palestinas sintió que había perdido su relación con la ciudad y también el apoyo social de lugares como Beirut, Damasco, etc. Esto se sumó a su sufrimiento.

RAEF ZREIK:

El corazón de Palestina desapareció. El centro que solía alimentar sus alrededores desapareció. La elite desapareció. No puedes tener proyectos nacionales sin ciudades. Los intelectuales desaparecieron. La clase media desapareció. La clase social que generaba valores, metas y ambiciones desapareció. La columna vertebral de la sociedad desapareció. La gente que hizo realidad los sueños de la vida, desapareció.

YAFFA, LA PÉRDIDA DE UNA IDENTIDAD

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Cuando la gente empezó a irse de Yaffa, mi padre corrió por las calles rogando a la gente que se quedara. Les dijo que era mejor morir que irse, pero se fueron. Yaffa se perdió.

FAKHRI JDAI:

Yaffa fue próspera con su grandeza, sus clubes y su gente. Ahora todo eso se fue. Solo me siento cómodo en mi casa. Cuando salgo, me siento como un extranjero en mi propia tierra.

ISMAIL ABU SHAHADEH:

Un viejo proverbio dice: “Poca comida no ayuda al débil”. Yaffa es la más débil por la falta de palestinos. No hay clubes ni cafeterías para palestinos en Yaffa. Quisiera poder encontrar gente como yo aquí.

ADEL MANNA:

La destrucción de Yaffa llevó al crecimiento masivo de Tel Aviv. Los israelíes se apropiaron de todas las tierras y propiedades. Muchos barrios palestinos de Yaffa se convirtieron en zonas judías. Solo algunas calles conservan todavía sus nombres árabes. Todos los terrenos al norte de Yaffa fueron apropiados. Construyeron nuevos edificios, incluso sobre sitios islámicos como cementerios. La ciudad de Yaffa fue destruida.

ANTOINE SHALHAT:

Ya han salido a la luz otras violaciones. Además del combate armado, los sionistas tenían un plan sistemático para robar el tesoro cultural de las ciudades palestinas. Las expulsiones pusieron fin a la prensa palestina. Las fuerzas israelíes también saquearon bibliotecas públicas y privadas, que tenían importantes libros y publicaciones árabes.

NAZARET, LA NO-CIUDAD

ANTOINE SHALHAT:

Los israelíes hicieron todo lo que pudieron para impedir que nuevas ciudades palestinas reemplacen a las perdidas. Nazaret es el ejemplo perfecto.

ADEL MANNA:

Nazaret tenía capacidad para convertirse en “la” ciudad palestina en Galilea. Pero esto fue impedido por medio de la confiscación de tierras y la creación de la Alta Nazaret. Impidieron que se desarrollen mediante leyes militares.

BASEL GHATTAS:

La ciudad de Nazaret era un distinguido centro árabe incluso durante el mandato británico. Ha sido vaciada de su población árabe. Todos sus ministerios, instituciones gubernamentales, infraestructura y recursos económicos han sido transferidos a la nueva ciudad judía, reduciendo Nazaret a un pueblo grande.

RAEF ZREIK:

Es difícil para Nazaret desarrollarse como ciudad palestina bajo un estado de constante lucha por la propia existencia de los palestinos. Nazaret podría haberse desarrollado como ciudad, pero Israel no quería eso. Con apropiada inversión, podría haberlo logrado, pero ellos lo impidieron.

BASEL GHATTAS:

El éxito del Estado de Israel se basó en la destrucción de la industria árabe. Fue destruida expulsando a su pueblo. Los pocos palestinos que quedaron allí hicieron grandes esfuerzos por emprender nuevas industrias y empresas pero por medio de leyes militares les impidieron conseguir permisos.

HAIFA DEVASTADA

SUAD QARAMAN:

La fábrica de cigarillos Qaraman y Salti fue la más grande de Palestina. Hacía un millón de cigarrillos por día. Los israelíes ocuparon la fábrica y nuestra casa. Las tiendas fueron saqueadas. Nada quedó. Todo fue destruido.

ADEL MANNA:

Los barrios árabes de Haifa fueron apropiados. Los usaron para albergar a los judíos recién llegados. La municipalidad y el gobierno israelíes siguen intentando destruir la cultura y los antiguos edificios árabes de la ciudad.

SUAD QARAMAN:

Wadi As-Salib, en Haifa, era un barrio árabe, pero fue destruido. Muchos palestinos regresaron, pero encontraron sus casas apropiadas por judíos recién llegados. Tuvieron que alquilar otras casas. Ni siquiera pudieron rescatar sus muebles y pertenencias. Muchos otros edificios fueron destruidos. Una vez pasé por el lugar donde estaba mi escuela primaria. La habían demolido. Era un bello edificio. Pregunté por qué la habían demolido. Querían ampliar el estacionamiento del Mercado de verduras. Ellos no quieren dejar ni un rastro del patrimonio palestino.

ADEL MANNA:

Con el pretexto del desarrollo, los israelíes implantaron modernos edificios gubernamentales de estilo occidental cerca del puerto de Haifa. Quisieron occidentalizar la arquitectura de la ciudad para que los habitantes árabes sientan que no están en su casa. Esos edificios modernos fueron levantados entre las casas árabes que quedaron en pie. Hicieron a Haifa más parecida a Tel Aviv. Cuando un visitante llega a Haifa, siente que está en una moderna ciudad israelí, con unos pocos rasgos árabes aquí y allá. Haifa fue convertida en una ciudad israelí con habitantes árabes.

BASEL GHATTAS:

Algunos aspectos de la vida de la ciudad palestina han comenzado a resurgir durante los últimos 20 años en Haifa, alrededor de la ciudad judía. Unos 40.000 palestinos viven en los barrios árabes de Haifa. Emprendieron actividades culturales y artísticas. Se formó una clase media fuera de la economía de la ciudad.

RAEF ZREIK:

¿Cómo podemos decir que Haifa es una ciudad palestina? Su alcalde no es palestino. El municipio de Haifa no quiere revivir la vida cultural palestina. La universidad de Haifa no es palestina. Entonces Haifa ya no es una ciudad palestina. Solo hay algunas personas que viven al estilo palestino en Haifa.

BASEL GHATTAS:

Estos palestinos no son propietarios de fábricas ni empresas. Ni pueden usar el puerto de Haifa para importar o exportar.

RAEF ZREIK:

Las economías necesitan recursos, tierra, dinero y apoyo del gobierno. Esto no será nunca accesible a los palestinos bajo dominio israelí.

ANTOINE SHALHAT:

El sionismo ha provocado la pérdida de la identidad de las ciudades palestinas, geográficamente y en la memoria de la gente.

BASEL GHATTAS:

Todo fue planeado, para impedir a los palestinos desarrollarse, para mantenernos en el más bajo nivel económico y social. No es una coincidencia que en las estadísticas oficiales israelíes las ciudades y pueblos palestinos tengan el puesto más bajo, social y económico.

RAEF ZREIK:

Israel pone a los palestinos permanentemente en esta posición. Así que la elección está entre permanecer en la ciudad pero excluirse, o convertirse en “nacionalista” para mantener sus valores y su cultura. De todos modos, Israel se ocupará de marginarte de la vida de la ciudad.

** Será difícil, tal vez imposible, reconstruir las ciudades palestinas tal como eran. Su cultura y sus comunidades han cambiado para siempre. La mayoría de los palestinos que viven ahora en lo que fue convertido en Israel, nacieron después del desastre de 1948. Y no conocieron cómo eran las ciudades palestinas antes de 1948, porque fueron destruidas. La memoria colectiva está muriendo, pero sobrevive en los testimonios personales de una época pasada y en fotos y películas en blanco y negro **

 
 
Fuente: Al-Jazeera
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina