Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
MULTIMEDIA
 
Tierra Vedada
Palestina ocupada, 2008
Entrevistas, 8 min.
Realización: Adalah, Centro Jurídico para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel
Con traducción al español y reseña histórica
 

El Centro Jurídico para los Derechos de la Minoría Árabe en Israel, “Adalah”, registró testimonios de palestinos que permanecieron en la parte de Palestina convertida en Israel, que viven desde entonces, y a pesar de ser oficialmente ciudadanos israelíes, sometidos a la política racista de un Estado que pretende ser “exclusivo para judíos”, a costa de los derechos de los dueños de la tierra.

***

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Artículo 17:
(1) Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.
(2) Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad.

Al-Lajun, región de Umm Al-Fahem [al norte de Jenin]

Mohammad Abd El-Hassan Jabareen, exresidente de Al-Lajun: “Nuestras casas estaban justo aquí donde están las piedras. Nací en la aldea de Musherfe, en 1924. Nos mudamos a Lajun en 1929 y construimos 15 o 16 casas aquí. Vivíamos con mi abuelo, mis tíos, todos de la familia Mustafa. Aquí teníamos una vida de lo más agradable, la vida era hermosa. Cada uno de nostros tenía vacas, las ordeñábamos por la mañana. Teníamos gallinas, huevos, palomas, de todo. Molíamos trigo, cada uno tenía su horno. Las mujeres horneaban todo el día, podíamos comer pan fresco.

Cuando vine aquí, me sentí como estrangulado. Cuando vi nuestra tierra y la pila de piedras donde estaban las casas, me ahogué. Nos quitaron nuestra tierra para construir, para ocuparla. Pero desde entonces no han construido ni una sola casa. Plantaron árboles, pero ni una casa”.

Ziad Amin Mahajneh, nacido en Al-Lajun: “Todo el tiempo que estuvimos en Umm Al-Fahem, manteníamos la esperanza de volver a nuestra aldea. Era tal la esperanza, que mi padre nos prohibía comprar tierras en Umm Al-Fahem, porque si regresábamos a Lajun, no necesitábamos tierras allí”.

Mohammad Jabareen: “¿Por qué no quieren devolvernos nuestra tierra? No tenemos siquiera un metro cuadrado en Umm Al-Fahem. Queremos construir aquí. ¿Por qué no quieren que regresemos? ¿Qué hay aquí? Está todo vacío”.

Suhad Bishara, directora del departamento jurídico de Adalah: “El caso de Lajun es clásico, una situación ilegal. Expropiaron por el gusto de expropiar, nada más. Es verdad que hubo órdenes de los tribunales y que fue confiscada la aldea por razones públicas, definidas como “asentamiento”. Pero estamos en 2008 y la tierra permanece vacía. Esto prueba dos cosas: tanto que no necesitaban esta tierra, como que al Estado ya no le interesa, para este particular propósito, esto significa, desde el punto de vista jurídico, que los antiguos propietarios son los propietarios legales de la tierra y que el Estado tiene que devolverla a sus dueños”.

Ziad Amin Mahajneh: “Me sentí como violado, humillado, por la pérdida de mi casa, la casa de la que soy privado, a la que no puedo entrar, que no puedo usar, por razones desconocidas. Esto me provoca nada más que angustias. La aldea fue abandonada, sus residentes fueron expulsados, nadie se beneficia de la tierra y la tierra permanece deshabitada. Aquí sólo hay árboles, reemplazaron a la gente por árboles. Ahora necesitamos la tierra, para construir para nuestros hijos, pero los árboles están viviendo sobre mi tierra”.

Suhad Bishara: “Durante los últimos años nos pusimos en contacto con muchos ciudadanos palestinos, cuyas tierras fueron expropiadas [por el Estado de Israel] en los años ’50, ’60 y ’70, pero que no han sido utilizadas para los propósitos por los cuales fueron expropiadas, o cuyas tierras el Estado ya no necesita. Un caso significativo es el de la familia Hamdan, de Nazaret. Las tierras de la familia fueron confiscadas en 1958 por orden del ministro de finanzas, para construir un albergue para los obreros mediante la empresa Mivtahim. En 2002 Mivtahim decidió clausurar el albergue y en 2007 anunció su intención de vender la tierra”.

Saed Hamdan, Nazaret: “La usamos todo este tiempo, antes de la implantación de Israel y después. Cultivábamos la tierra, teníamos un pozo de agua, mis padres y mis tíos trabajaban allí. Cuando supimos de casos similares, en los que la tierra fue entregada a ciudadanos judíos, sentimos ira. Si pueden dársela a otros ¿por qué no pueden devolvernos la tierra? Que me dejen tener la tierra que pertenece a mi padre, a mi abuelo; estamos atados a esta tierra. ¿Por qué no quieren devolverla? Además, todos sabemos que Nazaret está superpoblada, no queda ya espacio”.

Suhad Bishara: “La posición del Estado [de Israel], en ambos casos, Lajum y Hamdan, destruye el sentido del derecho a la propiedad. En el caso de la aldea de Lajun, el Estado afirma que le está permitido expropiar tierras, con un propósito determinado, pero no usarla para ese propósito y aun así mantener la posesión de la tierra y no devolverla a sus dueños. En otras palabras, esto es una expropiación por el gusto de expropiar. Y por encima y más allá de esto, en el caso de la familia Hamdan, el abogado estatal afirma que el Estado tiene derecho a expropiar la tierra y después decidir no darle uso, venderla en el mercado al mejor postor y quedarse con el dinero, como si el Estado fuera un propietario privado, ignorando que la tierra pertenecía a propietarios privados y fue expropiada, robada a los ciudadanos”.

La aldea de Al-Lajun

La aldea de Al-Lajun, ubicada a 16 km al norte de Jenin, fue ocupada el 30 de mayo de 1948 por tropas sionistas del IV Batallón Golani, en la invasión que denominaron “operación Gideon”, destruyendo la casi totalidad de la aldea, cometiendo una masacre y expulsando a toda su población.

Al-Lajun estaba habitada por varios clanes, entre ellos: Al-Mahajina Al-Tahta, Al-Ghubariyya, Al-Jabbarin, Al-Mahamid, y Al-Mahajina al-Fawqa. La aldea existía desde la época romana y en su territorio hay un sitio arqueológico, Tall al-Mutasallim, que fue excavado por arqueólogos alemanes en 1903. Desde 1937 contaba con una escuela primaria, a la que asistían, al momento de la ocupación, unos 100 niños.

De las 7,7242 hectáreas de la aldea, 6,8311 pertenecían a propietarios palestinos y 0,8931 eran terrenos públicos. En 1948, tenía una población de 1,280 palestinos. La población más reciente, antes de la ocupación de 1948, provino de Umm Al-Fahem, escapando de la persecución británica después de la Intifada de 1936. En la actualidad el número de refugiados y sus descendientes, provenientes de esta aldea, supera los 10.000.

Sólo la mezquita de piedra blanca, un molino, el centro de salud y unas pocas casas parcialmente destruidas permanecen en el lugar. Los ocupantes convirtieron la mezquita en una carpintería y una de las casas en gallinero. El centro de salud y el molino están vacíos y la escuela desapareció (fue destruida). El cementerio permanece, pero en estado de abandono; la tumba de Yusef Al-Hamdan, un destacado nacionalista que cayó mártir en la revuelta de 1936, se ve claramente. Los terrenos circundantes han sido plantados con almendros, trigo y cebada; también hay corrales, una planta forrajera y una bomba instalada en el manantial de Ein Al-Hajja. El lugar está sólidamente cercado y su entrada bloqueada. Sobre terrenos de la aldea, los ocupantes instalaron la colonia Megiddo, exclusiva para judíos.

La ciudad de Nazaret

La ciudad de Nazaret, ubicada en la Baja Galilea, tiene más de 4000 años de antigüedad. Es una de las ciudades más grandes de Palestina. Fue atacada y ocupada el 6 de julio de 1948, por las brigadas sionistas Carmeli y 7ª, en la invasión que denominaron “operación Dekel”. Contrariamente a lo propuesto por el Plan de Partición de Palestina, en la Resolución 181 de la ONU de 1947, las fuerzas sionistas ocuparon toda Galilea y otras regiones de Palestina destinadas al futuro Estado Árabe propuesto por dicho plan.

Desde fines de 1948, Nazaret es una de las 87 localidades palestinas que permanecieron, en la parte de Palestina que fue convertida en Israel, donde antes de la ocupación había 773 localidades, de las cuales 674 fueron totalmente despobladas y destruidas y 12 fueron parcialmente despobladas y luego repobladas (con judíos traídos de todas partes del mundo, especialmente de Europa).

Y es una de las dos localidades que se mantuvieron pobladas totalmente por palestinos. Es más, su población, por aquella época de unos 17.000 habitantes, aumentó abruptamente a más del doble, cuando unos 20.000 palestinos buscaron refugio en la ciudad después de ser violentamente expulsados de las localidades cercanas.

Después de la implantación de Israel, las fuerzas sionistas tomaron en cuenta el valor simbólico que Nazaret, como otras ciudades sagradas cristianas de Palestina, tenía en el imaginario de los cristianos de Occidente. Dada esta realidad, las fuerzas sionistas emitieron órdenes directas de "evitar" en Nazaret la expulsión, el saqueo, la profanación y la destrucción, que usaron para arrasar cientos de localidades de Palestina, y sobre todo proteger las instituciones religiosas cristianas por miedo al reclamo de las naciones de Occidente.

Pero, si bien no fue arrasada como la mayoría de las localidades palestinas, el gobierno del Estado sionista se dedicó a estrangular la ciudad, impidiendo su crecimiento y desarrollo económico y social y su expansión territorial. Acosó a su población manteniéndola durante 20 años bajo gobierno militar (como hace en Cisjordania y Gaza desde 1967), confiscando sus propiedades e impidiéndole obtener permisos de construcción, ampliación y/o reformas, y negándole los servicios públicos básicos por los que, sin embargo, cobra impuestos más altos que los que aplica a su población judía, que cuenta con servicios privilegiados y exclusivos y vive en terrenos y edificios robados a sus dueños palestinos.

Por ello Nazaret, que tenía en 1948 una superficie de 210 hectáreas para 17.000 habitantes, tiene en la actualidad unas 140 hectáreas para una población que aumentó a más de 80.000 personas y está rodeada de asentamientos coloniales exclusivos para judíos, en beneficio de los cuales el Estado sionista ha confiscado ya más de 700 hectáreas.

 
Fuente: adalah.org; palestineremembered.com; palestinapedia.net; Salman Abu Sitta, Atlas of Palestine 1917-1966, Palestine Land Society, London, 2010
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina