Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
OCUPACION
 
El rol de Israel en la represión a nivel mundial
11 de mayo 2015
 

Este folleto se centra en el rol del gobierno de Israel, su ejército y corporaciones y organizaciones relacionadas en la industria mundial de la violencia y la represión. Los Estados más involucrados en esta industria se benefician de la guerra y la ocupación permanente en todo el mundo al tiempo que mantienen a sociedades enteras en situación de suma desigualdad respecto de la suya propia.

Israel exporta armamento, tecnologías, entrenamiento y técnicas de violencia para uso de gobiernos y corporaciones contra las poblaciones del mundo entero. La experiencia en la que se basa la ha desarrollado a través de su ocupación de Palestina y partes de Líbano, Siria y Egipto, y su represión y agresión militar contra las poblaciones de estos países.

La colonización de Palestina fue parte del ataque británico y francés contra el movimiento por la unidad y la independencia árabe que contrariaba el control europeo de los recursos de la región. El Estado de Israel es ahora un socio subalterno de la estrategia aliada-norteamericana por ese mismo control de los recursos de la región.

Para Israel, esta asociación ha permitido la imposición y el mantenimiento de un estado colonialista en Palestina. Para sus socios de Occidente, Israel ha asegurado el control de lo que la administración de Roosevelt describió una vez como “el mayor premio de la historia humana”, el petróleo árabe.

La importancia de Israel para Estados Unidos es un reflejo de la creciente importancia del comercio de armas y petróleo en la economía mundial. Estados Unidos, principal árbitro del poder en todo el mundo, es el mayor financiador de Israel. La mayor parte de la ayuda de EEUU a Israel consiste en apoyo militar. El gobierno estadounidense regala a Israel aproximadamente tres mil millones de dólares al año en ayuda financiera y varios miles de millones más por año en apoyo y acuerdos militares. Estados Unidos proveen el 18%, o casi la quinta parte, del presupuesto militar de Israel. Desde 1949 hasta 2011, el total acumulativo estimado en ayuda directa de EEUU a Israel está entre 115 y 123 mil millones de dólares.

En 2009, el gasto militar de Israel significó un adicional del 15,1% del presupuesto general del país. Fue el porcentaje del PIB más alto gastado en defensa. También fue el gasto militar más alto respecto del presupuesto general de todos los países desarrollados.

Israel utiliza la ayuda estadounidense para financiar su ininterrumpida ocupación de Palestina y [los Altos del Golán de] Siria y sus campañas militares, que a su vez sirven de laboratorio para desarrollar armamentos, tecnología de vigilancia y tácticas de control de la población, que son luego comercializadas por todo el planeta.

El rol mundial de Israel

Las habilidades exclusivas de Israel en el control de multitudes, desplazamiento forzado, vigilancia y ocupación militar la han colocado a la vanguardia de una industria global de la represión: desarrolla, fabrica y comercializa tecnologías que son usadas por ejércitos y policías de todo el mundo con fines represivos.

El rol de Israel en esta industria comenzó con el ejército israelí, que primero usó sus armamentos de guerra contra el pueblo palestino en la Palestina histórica, y contra los países vecinos. En los últimos años, dado que aumentó el interés de los gobiernos de todo el mundo en las tecnologías y técnicas de vigilancia y patrullaje, surgió una industria israelí de servicios privados de “seguridad nacional”, construida sobre estos instrumentos probados sobre el terreno, para explotar y exportar este interés.

Esta industria incluye agencia gubernamentales, el ejército israelí y una red de corporaciones privadas que recaudaron, en 2008, 2,7 mil millones de dólares. Y representa aproximadamente el 7% de la economía israelí. El ministerio israelí de industria, comercio y trabajo dice en su sitio web:

“Israel tiene más de 300 empresas de seguridad nacional que exportan una variedad de productos, sistemas y servicios... Estas soluciones han nacido por la necesidad de la supervivencia de Israel y han madurado por la realidad de la continua amenaza terrorista contra el país... Ningún otro país tiene un grupo tan grande expertos ex militares, policías y agentes de seguridad y ningún otro país ha logrado probar sus sistemas y soluciones sobre el terreno en situaciones en tiempo real“.

Además del gobierno, el ejército y las corporaciones israelíes, una red de organizaciones sionistas provee apoyo político y económico al estado de Israel. Por ejemplo, en Estados Unidos, estas organizaciones participan en la vigilancia y facilitan los intercambios entre el ejército israelí y fuerzas policiales, agentes federales y fuerzas armadas estadounidenses.

Esta red de organismos estatales, corporaciones y organizaciones ‘sin fines de lucro’ comparten información de inteligencia, coordinan estrategias para la vigilancia y la represión y colaboran con fines de lucro. La función precisa de cada una varía de acurdo a su rol.

Israel proveyó armamento, milicias entrenadas y policía militar y civil, desarrolló y proveyó tecnología de vigilancia y estrategias de represión, y suministró los medios para una variedad de otras técnicas de control, desde armas ‘no letales’ hasta tecnología transfronteriza. Israel ha desempeñado un rol armando y entrenando a regímenes de apartheid en Sudáfrica y Rodesia, regímenes coloniales en Medio Oriente y África del Norte, y dictadores en América Central, Sudamérica y Asia.

El gobierno israelí asumió el rol principal, a nivel mundial, en la imposición de limitaciones a la libertad de movimiento, patrullaje de comunidades y perjuicio de las luchas de los pueblos por la justicia. Aunque está bien documentado, este hecho es raramente mencionado o tratado y aún más raramente cuestionado.

Nuestros movimientos –los de solidaridad con el pueblo palestino, contra la guerra, la pobreza y la injusta economía globalizada- deben tomar en cuenta los verdaderos métodos con los que el Estado de Israel contribuye a la violencia y la represión en el mundo entero.

Israel vende sus armamentos, tecnologías, entrenamiento y técnicas de violencia a los que considera aliados, e incluso a los que considera enemigos. Israel vende o ha vendido a estados islámicos, comunistas, capitalistas, dictatoriales y socialdemócratas. La fuerza impulsora detrás de la exportación de armas israelíes, además del afán de lucro, es la necesidad de una alianza estrecha y fuerte con los principales poderes imperialistas que le proveen continuo apoyo militar y diplomático, mercados económicos y acceso al poder. Por lo tanto, Israel ha priorizado la venta de armamentos a los aliados y agentes de esos poderes.

El libro de Israel Shahak, de 1982, Rol Mundial de Israel: Armas para la Represión, documenta que “desde Rodesia a la Sudáfrica del apartheid y las monarquías del Golfo, Israel amarra sus intereses no a las luchas de las masas por la libertad, sino a sus carceleros”. A pesar de la competencia y otros conflictos entre gobiernos y regímenes que se basan en la opresión, esos mismos gobiernos y regímenes no tienen inconveniente alguno en cooperar entre sí en contra de los movimientos populares.

 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina