Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
OCUPACION
 
Israel está creando un Estado para sus colonos en Cisjordania y Jerusalén Este
18 de Julio 2016

Estadísticas recientes han puesto de manifiesto que el número de demoliciones y confiscaciones por parte de Israel en Cisjordania y Jerusalén Este durante 2016 se ha incrementado en un 450%, respecto a 2015, lo que indica un intento encubierto de implantar un Estado para los colonos israelíes en el territorio del Estado palestino.

Desde la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993, el número de colonos y asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este se ha incrementado un 600%.

La población israelí que ocupa ilegalmente Cisjordania y Jerusalén Este está convirtiendo de a poco en espejismo el futuro Estado palestino.

A fines de diciembre de 2015 el número de colonos israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este era más de 765.000, un alto incremento desde 1993 cuando apenas alcanzaba a 105.000.

Los datos muestran que la tasa de crecimiento de la población de colonos (5,8%) en Cisjordania y Jerusalén Este, es más alta que la de los israelíes (1,8%) en Israel (territorios palestinos ocupados en 1948), y que la de palestinos (2,9%) en Cisjordania y Jerusalén Este, lo cual indica que Israel está atacando intencionalmente al Estado palestino y sus recursos.
Considerando la situación sobre el terreno, estadísticos y expertos señalan que Israel está muy cerca de implantar un Estado para sus colonos en el corazón del futuro Estado palestino.

Israel implantó ciudades enteras, para hospedar a cientos de miles de sus colonos, a expensas de la vida y el futuro de los palestinos, destruyendo sus casas y degándoles el derecho a construir en sus tierras.

Ghassan Daghlas, a cargo de la supervisión y la documentación de las actividades colonialistas israelíes en Cisjordania, dijo que después del asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin el gobierno israelí y los grupos de presión sionistas acordaron y comenzaron a trabajar en función de la implantación de un Estado para sus colonos en los territorios (palestinos) que ellos llaman “Judea y Samaria”.

La expansión de los asentamientos coloniales israelíes en Cisjordania y la anexada Jerusalén Este han sido patrocinados y avalados por empresarios y políticos de derecha y extrema derecha. El número de viviendas en asentamientos coloniales, anunciadas y vendidas, se ha incrementado un 850% en 2016 respecto de 2015.

Según estadísticas y datos recopilados por Daghlas, Israel está actualmente controlando y explotando el Área C, que cubre el 60% de Cisjordania y donde viven entre 180.000 y 300.000 palestinos y unos 325.000 colonos ilegales distribuidos en 125 asentamientos coloniales y unos 100 puestos de avanzada.
Según la asociación israelí B’Tselem “Israel mantiene el control de seguridad y administración del territorio en el Área C en función de sus propios intereses, como entrenamiento militar, provecho económico y desarrollo de asentamientos coloniales”.

Israel ignora las necesidades de los palestinos y les prohíbe construir y desarrollarse. “Al mismo tiempo, fomenta el desarrollo de las colonias israelíes por medio de un mecanismo paralelo de planificación y administración civil haciendo oídos sordos a las violaciones de los colonos”.

Según la asociación Al-Maqdese para el Desarrollo Social (MDS), una organización sin fines de lucro para la protección y defensa de los derechos de los palestinos, entre los años 1967 y 2000, Israel demolió alrededor de 500 edificios y entre 2000 y 2014 demolió otros 1.342 edificios en Jerusalén, desplazando por la fuerza a 5.760 palestinos.

En Jerusalén Este, los palestinos son forzados a demoler sus propios hogares para evitar las elevadas multas por demolición que emite la municipalidad israelí [que emite órdenes demolición, demuele por la fuerza y luego cobra por haber demolido]. Muchas familias palestinas deben elegir entre demoler sus casas o pagar por ello o ir al tribunal, pagar multas, pagar al ingeniero y al abogado y finalmente perder. Entre 2000 y 2014 alrededor de 340 palestinos de Jerusalén Este fueron forzados a demoler sus propias casas.

Según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) las fuerzas israelíes demolieron 417 edificios en Cisjordania, incluida Jerusalén Este, provocando el desplazamiento forzado de 495 palestinos, entre ellos 277 niños.

Según Jad Issac, del Instituto de Investigación aplicada, de Jerusalén, dijo que Israel planea implantar dos Estados en Cisjordania. “Israel planea darles a los colonos israelíes alrededor del 75% del Área C, que equivale al 60% de Cisjordania, convirtiendo finalmente al Estado palestino en cantones aislados sobre menos del 50% de la superficie original”.

Y señaló que el incremento de las demoliciones se está yendo de las manos, y dijo que entre enero y mayo de 2016, los israelíes demolieron 276 viviendas y 348 edificaciones, en 2015 habían demolido 108 viviendas y 59 edificaciones, en su mayoría en Jerusalén, Nablus y Hebron.

Dijo también que la razón por la que se concentran en zonas específicas es para apoyar la presencia de colonos en esas zonas, implantar un Estado sólido para ellos y asegurarse de controlarlo.

Pero, en Jerusalén es diferente; Issac dijo que Israel está tratando de vaciar Jerusalén de palestinos y mantener una mayoría judía. Muchos barrios palestinos en Jerusalén están enfrentando drásticos intentos israelíes de confiscar más casas.

“Israel emitió 143 permisos de construcción para palestinos de Jerusalén Este pero ellos necesitan 2000 permisos. Como resultado, se ven forzados a construir en zonas cercanas a [la ciudad de] Jerusalén tales como Al-Ram y Al-Issawiya, convirtiéndose en zonas superpobladas con servicios mínimos”.

Los gastos que los palestinos se ven forzados a pagar para conseguir permisos son considerados los más altos del mundo. Para que una familia palestina reciba un permiso de construcción debe esperar entre 8 y 12 años con un promedio de costo por un permiso para un apartamento de 110 m2, en Jerusalén, de entre 60.000 y 70.000 dólares, sin contar los impuestos y cuotas posteriores a la construcción.

Desde el año 2000, Israel ha demolido 3.979 viviendas en Cisjordania, desplazando a miles de palestinos

En cuanto a la confiscación de tierras, Israel robó 7.773 dunum de tierras entre enero y junio de 2016, mayormente en Jericó, Belén y Salfit, un incremento del 439% respecto de 2015.

Walid Assaf, ministro de asuntos del muro de separación y los asentamientos coloniales, afirmó que el gobierno israelí ha destruido Cisjordania y aisló su zona norte del centro y el sur por medio de sus checkpoints (puestos de control militar).

Dijo también que Israel habitualmente expropia el Área A, que actualmente comprende el 18% del territorio de Cisjordania, y que incluye todas las ciudades palestinas y la mayoría de la población de Cisjordania; la Autoridad Palestina tiene la mayoría de los poderes gubernamentales en esta área, y niega a los palestinos la utilización del Área C.

“La suma de dinero gastado en la infraestructura de los asentamientos coloniales y el gasto gubernamental en rutas que conecten entre sí sus colonias, y en las redes de provisión de agua, desagües y electricidad indican que Israel está buscando implantar una nueva entidad para los colonos”, según dijo Assaf.

Y agregó que “dos décadas después de Oslo, Jerusalén se ha vuelto más judía e israelí debido a los asentamientos coloniales, el muro de separación y la política de atacar las instituciones palestinas. Israel tiene como objetivo principal la mezquita de Al-Aqsa por lo cual sus colonos tratan de apropiarse del complejo sagrado”.

En 1992, el entonces primer ministro Yitzhak Rabin propuso la idea de crear una barrera física que separe a la población palestina de la israelí y en 2012 habían sido construidos 440 km (el 62%) y otros 57 km (el 8%) estaban en construcción, otros 212 km (el 30%) no se han comenzado a construir aún, sólo hubo un pequeño avance en 2014.

Jerusalén se ha convertido en una ciudad aislada con 120.000 palestinos varados fuera de sus límites municipales, y el 36% de sus terrenos bajo control israelí. Mientras que a los palestinos se les concede pequeñas superficies para construir, a los colonos israelíes se les da acceso a decenas de miles de viviendas.

Para el año 2020, Israel planea completar la construcción de 58.000 viviendas, gran parte de las cuales ya han sido construidas en las últimas dos décadas.

En cuanto a los beduinos palestinos, Assaf indicó que Israel está actualmente atacando a estas poblaciones para vaciar completamente el Área C, que se extiende desde Yatta, al sur, atravesando Belén, Jerusalén y Ramallah y todo el camino hasta el norte, para finalmente anexar estas zonas a Israel.

El gobierno israelí planea también acelerar la expansión de los asentamientos coloniales y finalmente aislar Jerusalén y dividir el complejo de la mezquita de Al-Aqsa.

 
Fuente: imemc.org
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina