Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
OCUPACION
 
La vieja costumbre israelí de demoler propiedades palestinas
9 de febrero 2017
 

Las noticias de esta semana dicen que topadoras israelíes demolieron una vivienda en la aldea de Wadi Al-Naam, perteneciente a una anciana de 100 años que vive con su hija de 60 años, ambas con problemas de salud que les impiden caminar, por lo que habían acondicionado la vivienda, según les sugirieron los médicos, para facilitar su movilidad, y ahora han quedado sin hogar.

La aldea de Wadi Al-Naam, como tantas otras del desierto de An-Naqab, se estableció en la década de 1950, a continuación de la implantación de Israel sobre el territorio palestino que invadió y ocupó en 1948, expulsando a 900.000 palestinos (2/3 de la población total). Autoridades militares israelíes arrasaron las aldeas beduinas y trasladaron por la fuerza a sus habitantes palestinos a otros sitios del desierto, entre 1948 y 1965, época en la que sometieron a ley marcial israelí a toda la población palestina que vivía en el esa parte del territorio.

Además de reubicarlos por la fuerza, declararon como “no reconocidas” estas antiguas aldeas, reubicadas a punta de ametralladora. Y es más, los terrenos donde fueron reubicadas, les pertenecen a estos palestinos del desierto que habitan allí desde hace milenios. Ahora pretenden reubicar nuevamente a decenas de miles de palestinos beduinos, con el pretexto de que viven en aldeas “no reconocidas”, para construir pueblos exclusivos para judíos.

Israel planea destruir 35 aldeas palestinas en el desierto, desplazando por la fuerza a 70.000 palestinos con ciudadanía israelí, a los que ya desplazó durante los años 50, ocupó las zonas donde vivían previamente, y nunca les brindó los servicios públicos correspondientes por los cuales pagan impuestos al nuevo “Estado”. Más aún: por cada demolición que perpetra Israel, impone el pago de abultadas multas contra los palestinos a quienes despoja de sus viviendas y sus derechos. Y, además, secuestra y encarcela a quienes se resisten a las demoliciones, o directamente los asesina a sangre fría.

También dicen las noticias de la semana que Israel, en el territorio palestino que invadió y ocupó en 1967 (el 22% de Palestina que quedaba sin ocupar) arrasó un edificio palestino al norte de Jerusalén Este y demolió 13 viviendas palestinas en Cisjordania. En ambos casos con el pretexto de que fueron construidas “sin permiso”.

Gaza no es la excepción. Israel demolió barrios enteros bombardeándolos desde el aire, incluso con la gente dentro, muchas veces, con la excusa de que la resistencia los 'ataca'.

La demolición de viviendas palestinas es una política sistemática aplicada por los sionistas desde diciembre de 1947. Se apropiaron de los inmuebles, todos los bienes privados y públicos, los recursos naturales y el patrimonio histórico pertenecientes al pueblo palestino, por medio de la fuerza más bruta, con armas de grueso calibre, topadoras, tanques, aviones de guerra, y una larga lista de crímenes, que incluye muchas mentiras y falsos pretextos e incluso ridiculeces que constituyen un insulto a la inteligencia humana, como por ejemplo: que Dios les regaló Palestina.

Es más, fueron tras los palestinos exiliados desde 1948, a masacrarlos y demoler sus viviendas en campamentos de refugiados dentro y fuera de Palestina, donde muchos de ellos viven en condiciones paupérrimas, despojados de su derecho inalienable a retornar a sus propiedades, entre muchos otros derechos humanos básicos.

No pasó desde entonces una sola semana en la que faltara esta “noticia” de las demoliciones a manos de fuerzas sionistas, que ya está por cumplir 70 años, sin que ningún juez internacional haya sentido al menos un poco de vergüenza.

 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina