Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
OCUPACION
 

Masacre de Qibya
Comité de Solidaridad con la Causa Árabe / octubre 2011





El historiador israelí Avi Shlaim escribió lo siguiente sobre esta masacre: "Las órdenes de Sharon consistían en penetrar en Qibya, dinamitar las casas e infligir un elevado número de bajas a sus habitantes. Su éxito en la ejecución de estas órdenes sobrepasó cualquier expectativa". La macabra historia completa de lo que sucedió en Qibya se reveló sólo a la mañana siguiente del ataque. La aldea había quedado reducida a escombros: 45 casas habían sido voladas, y 69 civiles, dos tercios de ellos mujeres y niños, habían sido asesinados. Sharon y sus hombres adujeron su creencia de que todos los habitantes habían huido y que no tenían idea de que estuvieran escondidos en sus casas. El observador de las Naciones Unidas que inspeccionó la escena llegó a una conclusión diferente: "Una vez tras otra se repetía la misma historia: las puertas astilladas por las balas, los cuerpos caídos en el umbral, indicando que los habitantes se habían visto obligados por un intenso fuego a quedarse en sus casas hasta que las volaran con ellos dentro”. La matanza de Qibya fue descrita por aquel entonces en una carta enviada al presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas por el Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Jordania en los Estados Unidos, fechada el 16 de octubre de 1953 (S/313).

"El 14 de octubre de 1953, a las 9.30 de la noche, -escribió- las tropas israelíes lanzaron un batallón al ataque de la aldea de Qibya, en el reino hachemita de Jordania" (en aquella época, Cisjordania estaba anexionada a Jordania). De acuerdo con el relato de este diplomático, las fuerzas israelíes entraron en la aldea y asesinaron sistemáticamente a todos los moradores de sus viviendas, utilizando armas automáticas, granadas y bombas incendiarias. El 14 de octubre, se recuperaron los cuerpos de 42 civiles; varios cuerpos más permanecían todavía bajo los escombros. La escuela de la localidad, un aljibe de agua y 40 casas quedaron destruidas. En la aldea se encontraron explosivos israelíes que no habían sido utilizados y que mostraban distintivos en hebreo del ejército israelí. Alrededor de las 3 de la madrugada, y con el fin de cubrir su retirada, las tropas de apoyo israelíes comenzaron a bombardear las aldeas vecinas de Budrus y Shuqba desde sus posiciones en el interior de Israel.

El Departamento de Estado norteamericano emitió un comunicado el 18 de octubre de 1953 expresando sus "más hondas simpatías por los familiares de quienes perdieron la vida" en el ataque contra Qibya, así como su convicción de que los responsables "deberían responder de sus actos y que deberían tomarse medidas efectivas para impedir incidentes semejantes en el futuro". (Department of State Bulletin, 26 de octubre de 1953, pág. 552).

En la reunión del Consejo de Seguridad del 20 de octubre de 1953, se decidió por unanimidad examinar las violaciones recientes del Acuerdo General de Armisticio, así como el ataque de Qibya en particular. Se acordó que el Consejo invitara a su representante, el general de división Vagn Bennike, Jefe de Estado Mayor de la Organización de Supervisión de la Tregua de las Naciones Unidas, y escuchase su informe, con el fin de conseguir una información precisa sobre lo sucedido.

El general Bennike informó al Consejo de Seguridad el 27 de octubre de 1953. Afirmó que, tras recibir quejas jordanas acerca de una incursión llevada a cabo por fuerzas militares israelíes durante la noche del 13 al 14 de octubre, entre las 9.30 p.m. y las 4.30 a.m., un equipo de investigación partió de Jerusalén en dirección a Qibya a primera hora de la mañana del 15 de octubre. Al llegar a la aldea, el Presidente Suplente de la Comisión Mixta de Armisticio comprobó que se habían destruido entre 30 y 40 casas. En el momento de abandonar Qibya el Presidente Suplente, se habían desenterrado 27 cadáveres de entre los escombros.

Los testigos se mostraron uniformes en su descripción de una noche de horror, durante la cual los soldados israelíes se habían paseado por la aldea volando viviendas, disparando contra puertas y ventanas con armas automáticas y lanzando granadas. Una serie de granadas de mano sin estallar, con letras hebreas que señalaban su reciente fecha de fabricación en Israel, así como tres sacos de TNT, aparecieron dentro y alrededor de la aldea. Se celebró una reunión urgente de la Comisión Mixta de Armisticio en la tarde del 15 de octubre y se aprobó con el voto de la mayoría una resolución que condenaba al ejército regular israelí por haber llevado a cabo el ataque contra Qibya, como violación del artículo III, párrafo 2,62/ del Acuerdo General de Armisticio entre Jordania e Israel. El Jefe de Estado Mayor declaró que había discutido con el Presidente Suplente de la Comisión Mixta de Armisticio las razones por las que había apoyado la resolución que condenaba al ejército israelí por haber llevado a cabo el ataque y, tras escuchar sus explicaciones, le pidió que las pusiera por escrito. Los argumentos técnicos presentados por el comandante Hutchison en su memorándum se consideraron convincentes por parte del Jefe de Estado Mayor.

En la reunión del Consejo de Seguridad del 16 de noviembre de 1953, el representante de Jordania solicitó que el Consejo condenara a Israel por la masacre de Qibya en los términos más contundentes, y pidiera a Israel que encausara y castigase a todos los funcionarios israelíes, militares o civiles, responsables de esas muertes. El representante del Líbano hizo una petición similar. La resolución 101 del Consejo de Seguridad, adoptada el 24 de noviembre de 1953 (con la abstención del Líbano y la URSS), consideraba que la acción de represalia de Qibya llevada a acabo por fuerzas israelíes era una violación de las disposiciones de alto el fuego de la Resolución 54 del Consejo de Seguridad (1948) y contravenía las obligaciones de las partes, de acuerdo con el Acuerdo General de Armisticio entre Israel y Jordania y la Carta de las Naciones Unidas, expresaba "la censura más severa de dicha acción". La resolución pedía también a los gobiernos de Israel y Jordania que impidieran cualquier acto de violencia a ambos lados de la línea de demarcación, pero no pedía a Israel que considerase responsables a quienes habían realizado la masacre y los pusiera a disposición de la justicia.

 
Artículos relacionados:
Datos de la Organización Jerusalemites 
El primer crimen de Sharon
Javier Espinosa
 
 
 
Fuente: CSCAWeb
 
 
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina