Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
OCUPACION
 
Masacre en Gaza: Las lecciones de la historia
Dr. Salmán Abu-Sitta
21 de agosto 2014
 

Las armas usadas para atacar Gaza pueden caer en el silencio por un rato y volver a disparar más tarde, pero esto no cambiará un patrón que ha durado 66 años. El derramamiento de sangre no llegará a su fin si se desconoce cómo y por qué empezó y cómo lidiar con él.

Durante las últimas seis semanas, imágenes de niños y mujeres desmembrados se mostraron por todo el mundo a través del nuevo medio sin censura de las redes sociales. Las cifras de víctimas aparecían en las pantallas de televisión como el diario barómetro de la muerte y la destrucción. Tímidas voces han ido elevándose lentamente, llamando a la carnicería 'masacre' e incluso 'genocidio'. Esta explosión de los medios sociales, reduciendo la influencia de los medios comunes, tuvieron un tremendo efecto en la comprensión de la lucha palestina contra Israel. La gente está ahora haciendo preguntas: ¿quién es esta gente? ¿Por qué este crónico conflicto ha durado tanto tiempo?

No hay nada en la geografía de Palestina que se llame la “Franja de Gaza”. Esta “franja” fue creada por Israel.

En la primavera y el verano de 1948, Israel arrancó completamente a los habitantes de 247 pueblos palestinos del sur de Palestina y los empujó dentro de una estrecha tira de tierra sobre la costa, conocida desde entonces como Franja de Gaza. Así fue creado el campo de concentración de refugiados más grande y duradero del mundo, y esos refugiados se han convertido desde entonces en objetivo habitual de ataques israelíes.

El día de navidad de 1948, fuerzas israelíes intentaron dividir en dos la superpoblada franja y vaciarla de sus refugiados, pero en esa ocasión fueron repelidos, matando al general ruso a cargo del ataque. Durante el siguiente año, Israel atacó la franja varias veces desde la frontera y redujo su superficie de 550 km2 -según lo señalado por el Acuerdo de Armisticio del 24 de febrero de 1949, a su actual superficie de 360 km2. Antes de los recientes combates, esta tira de tierra fue reducida aún más; el 44% de ella es una zona de exclusión.

En enero de 1949, Israel bombardeó desde el aire los centros de distribución de alimentos para los refugiados en Khan Yunis y Deir el-Balah, en el horario de mayor aglomeración, matando a más de 200 refugiados. La Cruz Roja fue testigo del hecho y lo describió como “una escena de horror”. Mi tío, Mohammed Abu Mughaisib, fue una de las víctimas.

El 28 de agosto de 1953, Ariel Sharon, comandante de la conocida Unidad 101, responsable de varios ataques mortíferos contra campamentos de refugiados a lo largo de la Línea de Armisticio, atacó el campamento Al-Bureij y asesinó a 43 hombres, mujeres y niños en sus camas.

El 2 de noviembre de 1956, Israel asesinó a más de 250 civiles en Khan Yunis, dos de ellos eran hermanos de mi cuñada. Sus cuerpos yacieron en las calles como hoy los de Shujaiya.

En 1971, Ariel Sharon arrasó calles enteras de los campamentos de refugiados de Gaza y los redujo a escombros.

La misma política de provocar tremendas pérdidas de vidas entre los refugiados ha quedado sobradamente clara en los dos pasados ataques contra Gaza en 2008-2009 y en 2012. Y ahora otra vez en la última guerra de Israel contra Gaza.

Esta política no es implementada solamente en Gaza. El campamento de Jenin en Cisjordania y los de Sabra y Shatila en Líbano, por mencionar sólo algunos, también fueron sometidos a esta política.

Hoy se han publicado en Israel llamados a “concentrar” a los palestinos en campamentos recién creados y “exterminarlos” bajo la justificación de “Cuando el Genocidio es Admisible”.

¿Por qué este empeño israelí en eliminar a los palestinos? La razón es clara: los refugiados palestinos son el 'cuerpo del delito' del crimen de guerra de limpieza étnica de los palestinos. Los palestinos deben desaparecer y Palestina debe convertirse, tal como reza el lema sionista, en “una tierra sin pueblo”.

La doctrina de eliminar o someter a los palestinos como la única manera de construir Israel en la tierra de Palestina fue establecida desde el comienzo, primero por Vladimir Jabotinsky, uno de los principales ideólogos del movimiento sionista. En su obra de 1923, The Iron Wall [El Muro de Hierro], escribió:

“Esta colonización [sionista] puede, por lo tanto, continuar y desarrollarse sólo bajo la protección de una fuerza independiente de la población local -un muro de hierro que la población nativa no pueda romper. Esta es, en su totalidad, nuestra política hacia los árabes”.

La política fue seguida por Moshe Dayan 33 años después. Lamentando la muerte de un colono cerca de Gaza en abril de 1956, en la tierra de los refugiados, Dayan dio un sincero discurso que se convirtió en la luz guía para posteriores operaciones militares israelíes contra los refugiados palestinos. Él dijo:

“Desde hace ocho años, ellos [los palestinos] han estado en los campamentos de refugiados de Gaza viendo cómo, ante sus propios ojos, hemos convertido sus tierras y pueblos, donde ellos y sus antepasados habitaban previamente, en nuestra casa... Somos una generación de asentamiento [colonial] y sin el casco de acero y la boca del fusil no podremos plantar un árbol ni construir una casa... Ese es el destino de nuestra generación. Esta es nuestra opción -estar listos y armados, ser duros y fuertes- o de lo contrario la espada caerá de nuestras manos y nuestras vidas serán breves”.

Sesenta y seis años después de Al-Nakba (La Catástrofe), los desposeídos palestinos están todavía en campamentos de refugiados anhelando regresar a sus hogares a través del alambre de púas. No muy lejos de donde Dayan pronunció su panegírico, se encuentra el asentamiento colonial de Sderot construido sobre los terrenos de las aldeas de Najd y Huj. Los 10.000 refugiados de esas aldeas viven en campamentos de refugiados a 3 km de allí. Cuando ellos disparan sus pobremente orientados cohetes sobre Sderot, están lanzándolos sobre los ocupantes de su tierra, recordándoles que aún insisten en regresar a sus hogares.

¿Por qué no volverían? La ONU reafirmó su derecho al retorno 135 veces desde 1948. Los refugiados están ahora hacinados en la diminuta Franja de Gaza, 1,3% de la superficie de Palestina, con una densidad de 7.000 personas por km2, mientras que los colonos en la tierra de los refugiados tienen una densidad de sólo 7 personas por km2. Mientras tanto, la tierra de los refugiados en las zonas rurales ocupadas por Israel permanecen vacías.

Mientras Netanyahu, siguiendo los pasos de Jabotinsky y Dayan, continúa atacando a los refugiados palestinos en oleadas de muerte y destrucción, está claro que los palestinos nunca se rendirán y tampoco se esfumarán de la noche a la mañana. Este estancamiento sólo puede ser roto mediante una acción decidida de parte de la comunidad internacional -algunos de cuyos integrantes tienen una enorme responsabilidad histórica, en primer lugar, por causar el sufrimiento de los palestinos- para tomar el único camino posible y aplicar los principios de la justicia, el derecho internacional y las resoluciones de la ONU. Como medida de urgencia, Israel debe liberar de su control la yugular de los palestinos que viven en Gaza, y poner fin a su bloqueo aéreo, terrestre y marítimo. Gaza debe respirar.

 
Notas: El Dr. Salmán Abu Sitta es fundador y presidente de la Sociedad de la Tierra de Palestina, miembro del Consejo Nacional Palestino y autor de más de 300 documentos y artículos sobre los refugiados y varios libros, entre ellos, The Palestinian Nakba 1948 (1998, reimpreso en 2000); The Return Journey (2007); The Atlas of Palestine 1917-1966 (2010).
 
Fuente: http://english.al-akhbar.com/content/slaughter-gaza-lessons-history / 20-ago-2014
Traducción: Bea Esseddin
Foto: Mohammed Temraz, Gaza
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina