Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
PRISIONEROS
 
32 palestinos discapacitados a causa de negligencia médica en las cárceles de la ocupación
4 de diciembre 2016
 

El Centro de Estudios de los Prisioneros de Palestina, publicó un reporte con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, en el que denuncia que Israel continúa violando todas las normas básicas del derecho internacional incluso respecto de los derechos de las personas discapacitadas e informa que en las cárceles de la ocupación hay 32 prisioneros políticos palestinos que padecen diversas discapacidades, físicas y psíquicas, sin recibir ningún tipo de atención médica ni sillas de ruedas, muletas u otros elementos que les permitan movilizarse, exponiéndolos a la muerte lenta.

La tortura como causa de discapacidad:

La política represiva de la ocupación israelí contra los prisioneros palestinos hizo aumentar el número de palestinos discapacitados en las cárceles de la ocupación. En particular la tortura y los tratos crueles practicados por interrogadores israelíes provocan graves lesiones que llevan a la discapacidad temporal o permanente, e incluso a veces llevan a la muerte de los prisioneros.

Algunos casos citados en el informe del Centro:

Loay Sati Al-Ashqar, de 35 años, de la ciudad de Tulkarem, Cisjordania, hermano del mártir Mohammed Al-Ashqar, fue sometido a violentos interrogatorios en el centro de interrogatorios Al-Jalama que le provocaron completa parálisis en su pierna izquierda; fuerzas de la ocupación lo habían liberado después de 3 años en prisión, pero volvieron a encarcelarlo apenas 3 meses después, a pesar de sufrir parálisis.

Nader Abdel-Qader Masalma, de Hebron, Cisjordania, quedó paralítico de sus dos piernas a consecuencia de la cruel tortura sufrida a manos de los interrogadores israelíes que lo golpearon brutalmente en la columna vertebral.

Secuestro y encarcelamiento de personas discapacitadas:

Riyad Al-Ashqar, director del Centro, dijo que las fuerzas de la ocupación no dudan en secuestrar a ciudadanos que sufren discapacidades, sometiéndolos a torturas y a encarcelamiento en muy duras condiciones, que aumentan su sufrimiento y agravan sus enfermedades, privándolos además de sillas o muletas que les permitan movilizarse.

Entre ellos, el prisionero Adnan Yassin Hamarsha, de 48 años, de Jenin, Cisjordania, que fue encarcelado nuevamente por la ocupación en noviembre del año pasado y permanece aún tras las rejas sometido a detención administrativa que fue varias veces renovada por 6 meses cada vez, fue herido por soldados israelíes durante su secuestro, y las lesiones le provocaron un accidente cerebrovascular que le produjo pérdida del equilibrio y no puede moverse.

Nahed Faraj Al-Aqraa, de Gaza, fue secuestrado por la ocupación en el puente Allenby cuando regresaba de Jordania (donde recibió tratamiento médico y le fue amputada su pierna derecha) y encarcelado y sentenciado a 3 cadenas perpetuas y además privado de atención médica a consecuencia de lo cual perdió también su pierna izquierda.

Yusef Ibrahim Nawajma, de Hebron, Cisjordania, que fue secuestrado por la ocupación en 2012, sufre enfermedad mental y neurológica y tiene medio cuerpo paralizado; Khaled Shawish, de Ramallah, Cisjordania, fue condenado a 10 cadenas perpetuas y tiene también medio cuerpo paralizado; Mansur Mohammed Muqada, de Salfit, Cisjordania, fue condenado a cadena perpetua, lleva 13 años de un hospital a otro y tiene la mitad inferior del cuerpo paralizada.

La negligencia médica:

La política israelí de la negligencia médica ha llevado a que muchos prisioneros queden discapacitados temporal o permanentemente. Las fuerzas israelíes provocan lesiones graves a muchos palestinos dentro y fuera de las cárceles y luego los abandonan. A muchos de ellos los dejan desangrarse hasta morir, o desatienden sus heridas durante mucho tiempo, aumentando su sufrimiento y empeorando su estado de salud, y luego amputan la parte del cuerpo que no curaron, como en el caso del prisionero Nahed Al-Aqra, al que amputaron su pierna por no atender un cuadro de severa inflamación. A Jalal Sharawna, de 17 años, también de Hebron, le amputaron su pierna izquierda pues jamás atendieron las gravísimas heridas de bala que le destrozaron la pierna.

Las fuerzas israelíes utilizan la negligencia médica también contra los prisioneros a los que someten a confinamiento solitario durante meses o años y a muchas otras torturas, provocando graves desórdenes psíquicos, lesiones físicas y discapacidades, como es el caso de Mansur Yusef Shahatit, de 32 años, que padece grave enfermedad psíquica y pérdida de la memoria al punto de no reconocer a su madre cuando le permitieron visitarlo.

Al sufrimiento del cautiverio, en condiciones inhumanas, se agrega en los casos mencionados, el sufrimiento propio de las enfermedades y discapacidades, provocadas intencionalmente por las fuerzas ocupantes, y a esto se agrega el maltrato del abandono médico.

Israel lleva casi 70 años cometiendo esta larga lista de atrocidades y muchas otras más, sin que ningún organismo internacional obligado a proteger los derechos humanos haya castigado a Israel por perpetrarlas.

 
Fuente:asrapal.net
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina