Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
PRISIONEROS
 
Corporación israelí se beneficia del alto precio de la comida de los prisioneros
John Space / 11-jul-2013

 

Los prisioneros palestinos encarcelados en prisiones israelíes a menudo compran productos en la cantina [a], una alternativa a las comidas suministradas por el Servicio Penitenciario Israelí [IPS] cada día. Pero el alto costo de los productos de la cantina brinda suculentos beneficios a la empresa privada israelí Dadash, titular de un contrato para proveer alimentos y otros productos a las cantinas de todas las prisiones israelíes.

Un portavoz del IPS dijo a Palestine Monitor que los precios de alimentos y demás productos vendidos en las cantinas son más bajos que los precios fuera de las prisiones porque Dadash puede comprar a granel. Una investigación de Palestine Monitor encontró que esto no es verdad, y que los precios en dichas cantinas son a menudo absolutamente más elevados que en los Territorios Palestinos.

El prisionero Jawar J., actualmente encarcelado en la prisión de Ofer, dijo a Palestine Monitor durante una recorrida por la prisión ofrecida por el IPS el 15 de abril, que la cantina vende productos a “muy altos precios, más altos que afuera”.

Al-Jabari dijo que el precio del kilo de pollo en la cantina de Ofer es de 63 shekels (17.38 dólares), en cambio en Ramallah, cuesta aproximadamente 20 shekels (5.52 dólares) el kilo.

La organización por los derechos de los prisioneros palestinos, Addameer, está preparando un informe completo sobre las empresas privadas que se benefician del sistema penitenciario israelí. Según los datos del grupo, proporcionados por el IPS, venden el kilo de pollo a 4.71 dólares, Addameer estima que en un mercado palestino se vende a 4.56 dólares el kilo, lo cual implica un incremento del 3,76%.

El investigador de Addameer Murad Jadallah dijo que contratar una empresa privada para proveer alimentos en las prisiones es ilegal en virtud del derecho internacional.

“En contravención al derecho internacional, el IPS concedió [la explotación de] las cantinas para prisioneros a la empresa llamada Dadash”, dijo. “Según el derecho internacional, las cantinas deberían ser administradas por Israel basándose en precios menores o iguales a los precios del país de origen de los prisioneros, es decir los territorios [palestinos] ocupados”.

Israel es signatario del III Convenio de Ginebra, referente a los prisioneros de guerra. El Convenio es muy claro en cuanto a que las ganancias de las cantinas de las prisiones no deben servir de beneficio a corporaciones privadas. El artículo 28 de la Convención dice:

“En todos los campamentos se instalarán cantinas donde los prisioneros de guerra puedan conseguir artículos alimenticios, objetos de uso común, jabón y tabaco, cuyo precio de venta nunca deberá ser superior al del comercio local. Las ganancias de las cantinas se emplearán en beneficio de los prisioneros de guerra; se constituirá con esta finalidad, un fondo especial”. [b]

Por lo tanto, Israel está claramente en violaición al derecho internacional al privatizar las cantinas en su sistema penitenciario.

Esto está, por supuesto, lejos de ser el único crimen de guerra cometido sistemáticamente por el IPS. Jadallah, dijo que la mayoría de los productos que se venden en las cantinas son producidos en los asentamientos. La construcción de asentamientos es una violación al IV Convenio de Ginebra.

El III Convenio de Ginabra también prohíbe el traslado de prisioneros fuera de su país de origen, esto significa que la práctica habitual de Israel de trasladar a los prisioneros de Cisjordania y Gaza a prisiones dentro de Israel es un crimen de guerra.

Además, los prisioneros en Ofer y otras prisiones son sistemáticamente recluidos en confinamiento solitario, lo cual es considerado una forma de tortura por las Naciones Unidas. Y hubo casos como el de Arafat Jaradat, que fue torturado hasta morir en febrero [2013] durante un interrogatorio en la prisión israelí de Megiddo. Y recientemente, Maysara Abu Hamdiya murió de cáncer a principios de este mes [abril 2013] en una prisión israelí, por habérsele negado el tratamiento durante dos años.

Según el artículo 30 del III Convenio de Ginebra, “Los prisioneros de guerra gravemente enfermos o cuyo estado necesite tratamiento especial, intervención quirúrgica u hospitalización habrán de ser admitidos en una unidad civil o militar calificada para atenderlos... No se podrá impedir que los prisioneros de guerra se presenten a las autoridades médicas para ser examinados”. [b]

Jadallah dijo que los prisioneros son a veces puestos en confinamiento solitario como castigo por adherir a una huelga de hambre. Un portavoz del IPS afirmó que este no es el caso, e incluso afirmó que en realidad casi ningún prisionero participa en huelgas de hambre. Y dijo que, aunque a veces los prisioneros rechazan las comidas preparadas en la cafetería de la prisión, de todas formas comen alimentos que compran en la cantina. Jadallah dijo que esto es imposible, porque a los prisioneros en huelga de hambre frecuentemente el servicio penitenciario les secuestra todas sus pertenencias, incluso cualquier alimento que puedan haber comprado en la cantina.

La Autoridad Palestina proporciona a los prisioneros palestinos alrededor de 300 shekels (82.76 dólares) por mes para gastar en las cantinas, informó Jadallah. Y dijo que los alimentos suministrados por el servicio penitenciario en forma gratuita no son suficientes y en promedio un prisionero necesita comprar en la cantina una cantidad adicional de alimentos por entre 800 y 1000 shekels (220 a 275 dólares) al mes.

Y agregó: “La comida suministrada por el IPS no es buena. La única manera de alimentarse es comprando en la cantina”.

La privatización por parte de Israel de las cantinas en Ofer y otras prisiones está en directa contravención al III Convenio de Ginebra, pero eso es sólo uno de los muchos crímenes de guerra cometidos por Israel a diario, y de hecho es sólo una pequeña parte de la miríada de violaciones a los derechos humanos cometidas por el Servicio Penitenciario Israelí.

“La cantina es sólo una herramienta para explotar a los prisioneros”, concluyó Jadallah.

NdT:

[a] Lo que se nombra aquí como 'cantina' es sólo una tienda de provisiones y no un comedor ni un lugar de reunión social.

[b] Se reproduce aquí el texto de la versión oficial en español de los fragmentos citados del III Convenio de Ginebra.
Fuente: http://www.icrc.org/spa/resources/documents/treaty/treaty-gc-3-5tdkwx.htm

 
 
 
 
Fuente:Palestine Monitor / 20-abr-2013
Traductor: B. Esseddin
Original:http://www.palestinemonitor.org/details.php?id=245zs7a3608yi0fl524n5
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina