Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
PRISIONEROS
 
Devuelvan a Nuestros Chicos (Bring Back Our Boys)
25 de junio 2014
 

En el día 50 de la más larga huelga de hambre colectiva en la historia palestina, los prisioneros palestinos en cárceles de la ocupación israelí reciben la noticia de los tres soldados desaparecidos en Cisjordania con la esperanza de que hayan sido capturados por la resistencia y retenidos para un futuro intercambio de prisioneros. La noticia trajo un soplo de vida a sus cuerpos marchitados que se atrofian día a día a lo largo de su huelga de hambre por tiempo indeterminado.

A la luz de la injustificada prisa de varios organismos oficiales y organizaciones internacionales para condenar la captura de los soldados israelíes, es injusto e ilógico considerar este acto fuera de su contexto. De hecho, debería examinarse en el contexto de sus antecedentes y causas.

Prisioneros palestinos de un vistazo

Israel ha usado la detención de palestinos como una herramienta de disuasión para contrarrestar cualquier forma de resistencia dirigida contra la ocupación ilegal de la tierra de Palestina. Más de 800.000 palestinos han sido detenidos por Israel desde 1967. Esta abrumadora cantidad equivale a alrededor del 20% de la población palestina y aproximadamente al 40% de la población masculina. En pocas palabras, no hay una sola familia palestina que no haya sido afectada o directamente perjudicada por la causa y el dilema de los prisioneros.

Según la Asociación Addameer, hay actualmente más de 5700 palestinos en cárceles de la ocupación israelí, entre ellos más de 300 en detención administrativa sin acusación ni juicio alguno, en base a “archivos secretos” que no son revelados a los abogados de los detenidos. Entre los prisioneros palestinos, hay más de 270 niños, 16 mujeres, 100 ancianos, 1400 enfermos y más de 20 diputados del Consejo Legislativo Palestino (PLC) así como su presidente, y varios ex-ministros y funcionarios.

Los prisioneros en cárceles de la ocupación israelí enfrentan todas las formas imaginables de humillación y maltrato que incluyen registros corporales al desnudo, maltrato agravado y vengativa negligencia médica. Más de 200 palestinos murieron en las cárceles de la ocupación israelí desde 1967, tres de ellos fueron torturados hasta la muerte tan sólo el año pasado.

Los detenidos administrativos palestinos decidieron llevar adelante varias medidas de protesta para obligar a Israel a poner fin a su arbitraria detención administrativa, comenzando por boicotear los tribunales militares de la ocupación israelí, continuando por boicotear las clínicas de las prisiones, luego llevando a cabo una parcial huelga de hambre colectiva. Sus protestas se intensificaron -debido a la desatención de la ocupación israelí a sus demandas- culminando en una huelga de hambre colectiva por tiempo indeterminado que comenzó el 24 de abril y aún está en marcha.

Fracaso del proceso de paz

En julio 2013, la Autoridad Palestina (PA) aceptó la reanudación de negociaciones con Israel, declinando su mayor precondición de que la ocupación israelí congele la construcción de asentamientos y aceptando reemplazar esta condición indispensable por la liberación de 104 prisioneros palestinos que habían sido detenidos antes de los Acuerdos de Oslo, que se suponía debían ser liberados al momento de la firma del acuerdo en 1993. Sin embargo, por el capricho de la ocupación israelí y la negligencia oficial palestina respecto a su causa, Israel los mantuvo en sus cárceles por 20 años más, como lo reveló el presidente de la ocupación israelí, Shimon Peres, en su diario personal.

Israel aceptó liberar a los 104 prisioneros en cuatro etapas dentro de los nueve meses de negociaciones, y así ganar más tiempo para aumentar su agenda de expansión bajo el paraguas del “Proceso de Paz”. Sin embargo, la ocupación israelí pronto renegó de su promesa, sólo tres tandas de prisioneros fueron liberados, la cuarta, que fue mantenida en el limbo, corresponde a los prisioneros que cumplen las sentencias más largas y los que provienen de Jerusalén y los territorios ocupados en 1948. Israel detuvo la liberación de estos prisioneros para presionar a la PA para que haga más concesiones en el proceso de paz.

Encontrar una alternativa

Mientras Israel continúa sus arbitrarias detenciones de palestinos, a los que retiene bajo condiciones inhumanas, y se niega a liberarlos incluso a través del proceso político de paz, los palestinos se han visto obligados a buscar alternativas para liberar a sus hermanos de las cárceles de la ocupación israelí.

Capturar soldados israelíes e intercambiarlos por prisioneros palestinos demostró ser la forma de resistencia más efectiva de presionar a Israel para que los libere. A lo largo de las décadas pasadas, la resistencia palestina logró la liberación de miles de prisioneros por medio de acuerdos de intercambio. Los más famosos acuerdos son los siguientes:

- En 1983, Israel liberó a más de 4800 prisioneros palestinos y árabes a cambio de la liberación de 8 soldados israelíes que fueron capturados por el Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General.

- En 1985, Israel liberó a 1150 prisioneros palestinos y árabes a cambio de 3 soldados israelíes capturados por el PFLP-GC.

- En 2011, Israel liberó a 1027 prisioneros palestinos, entre ellos 55 prisioneros condenados a cadenas perpetuas, a cambio del soldado israelí Gilad Shalit, que había sido capturado por Hamas y retenido durante 5 años en la Franja de Gaza.

Por otra parte, a lo largo de 25 años de negociaciones para el proceso de paz, Israel ha liberado unos pocos cientos de prisioneros palestinos como 'gesto de buena voluntad' hacia la PA, y podría decirse, para engañar a la opinión pública internacional, la mayoría de los cuales se estaban acercando al final de sus sentencias, quedándoles por cumplir, en la mayoría de los casos, apenas unos meses o días en prisión.

Al respecto, se ve claramente que Israel no ha hecho nunca ninguna concesión de buena gana; es más, se ha comprobado una y otra vez alo largo de las últimas décadas que Israel concede sólo bajo la presión de la resistencia.

Doble moral

Desde la captura de los tres soldados israelíes, varias organizaciones pro-israelíes iniciaron una campaña en los medios con la etiqueta “#BringBackOurBoys” [devuelvan a nuestros chicos], diciendo que los terroristas palestinos han “secuestrado” a los jóvenes o adolescentes israelíes.

Se trata de un claro acto de doble moral cuando muchos medios y organizaciones internacionales adoptan la narrativa de la ocupación israelí y se refieren a los israelíes desaparecidos como “adolescentes”, cegando sus ojos a los cientos de niños palestinos que están siendo secuestrados y detenidos en cárceles de la ocupación israelí, docenas de ellos de edad menor a 16 años. Según el ministerio palestino de los prisioneros, más de 10.000 niños palestinos fueron detenidos desde el estallido de la segunda Intifada del año 2000.

Por otro lado, los israelíes desaparecidos son soldados en primer lugar, y sirven en los territorios de 1967 que son territorios ocupados en virtud de las resoluciones de la ONU; la pregunta a plantear por lo tanto es ¿qué estaban haciendo estos “chicos” en un territorio ocupado?

La resistencia en todas sus formas: diplomática, popular o armada, es un derecho legítimo de todos los pueblos sometidos a una ocupación, hasta que recuperen su territorio, sus derechos y su libertad. Así que, en pocas palabras, es Israel quien debe devolver a nuestros chicos.

 
Fuente: www.abna.ir
Traducción: Palestinian Chronicles
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina