Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
PRISIONEROS
 
Estamos luchando por todos los palestinos (*)
Samer Issawi / 4-mar-2013

 

En prisión, mis compañeros en huelga de hambre y yo, estamos peleando una batalla contra la ocupación que humilla a nuestra gente.

Mi historia no es diferente a la de muchos otros jóvenes palestinos que nacieron y han vivido toda su vida bajo la ocupación israelí. A los 17 años fui arrestado por primera vez y encarcelado por dos años. Fui arrestado por segunda vez en mis tempranos 20 años, en la época de la segunda intifada, en Ramallah, durante una invasión israelí a numerosas ciudades de Cisjordania -que Israel llamó Operación Escudo Defensivo. Fui sentenciado a 30 años de prisión por cargos relacionados con mi resistencia a la ocupación.

No soy el primer miembro de mi familia en ser encarcelado en la larga marcha hacia la libertad de mi pueblo. Mi abuelo, miembro fundador de la OLP, fue sentenciado a muerte por las autoridades del Mandato británico, cuyas leyes son usadas por Israel hasta el día de hoy para oprimir a mi pueblo; él escapó horas antes de ser ejecutado. Mi hermano Fadi, fue asesinado en 1994, a la edad de 16 años, por las fuerzas israelíes durante una manifestación en Cisjordania a continuación de la masacre en la mezquita de Ibrahim en Hebron. Medhat, otro hermano, ha estado 19 años en prisión. Mis otros hermanos, Firas, Raafat y Shadi, fueron encarcelados entre 5 y 11 años cada uno. Mi hermana Shirin ha sido arrestada muchas veces y paso un año en prisión. La casa de mi hermano fue destruida. Han cortado el agua y la electricidad a mi madre. Mi familia y el pueblo de mi amada Jerusalén, son continuamente hostigados y atacados, pero continuarán defendiendo a los prisioneros y los derechos palestinos.

Después de casi 10 años en prisión, fui liberado en el acuerdo patrocinado por Egipto entre Israel y Hamas para liberar al soldado israelí Gilad Shalit a cambio de prisioneros palestinos. Sin embargo, el 7 de julio 2012, volví a ser arrestado cerca de Hazima, una zona dentro del municipio de Jerusalén, acusado de violar los términos de mi liberación (que no debía salir de Jerusalén). Otros que fueron liberados como parte de ese acuerdo fueron también arrestados nuevamente, algunos de ellos sin razón explícita. Por todo esto, comencé una huelga de hambre el 1 de agosto en protesta contra mi ecarcelamiento ilegal y las violaciones israelíes al acuerdo.

Mi salud se ha deteriorado enormemente, pero continuaré mi huelga de hambre hasta la victoria o el martirio. Esta es mi última piedra restante para tirar a los tiranos y los carceleros en la cara de la racista ocupación que humilla a nuestro pueblo.

Extraigo mi fuerza de toda la gente libre del mundo que quiere terminar con la ocupación israelí. Los débiles latidos de mi corazón persisten gracias a esta solidaridad y apoyo; mi débil voz obtiene su fuerza de voces que son más fuertes y pueden penetrar los muros de la prisión.

Mi batalla no es sólo por mi libertad. Mis compañeros en huelga de hambre, Ayman, Tarek y Jaafar, y yo, estamos peleando una batalla por todos los palestinos contra la ocupación israelí y sus prisiones. Lo que soporto es pequeño comparado con el sacrificio de los palestinos en Gaza, donde miles han muerto o han sido heridos como consecuencia de brutales ataques israelíes y de un bloqueo inhumano sin precedentes.

Sin embargo, es necesario más apoyo. Israel no podría continuar su opresión sin el apoyo de gobiernos occidentales. Esos gobiernos, particularmente el británico que tiene una responsabilidad histórica en la tragedia de mi pueblo, podrían imponer sanciones al régimen israelí hasta que ponga fin a la ocupación, reconozca los derechos palestinos y libere a todos los prisioneros políticos palestinos.

No se preocupen si mi corazón se detiene. Permanezco vivo aún e incluso después de la muerte, porque Jerusalén corre por mis venas. Si muero, es una victoria; si somos liberados, es una victoria, porque de cualquier modo me niego a rendirme a la ocupación israelí, su tiranía y su arrogancia.

 

(*) Carta del prisionero en huelga de hambre Samer al-Issawi, publicada en The Guardian, el domingo 3 de marzo 2013

 
 
 
 
Fuente: http://www.guardian.co.uk/commentisfree/2013/mar/03/hunger-strikers-fighting-for-palestinians-israel
Traductor: B. Esseddin
 
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina