Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
PRISIONEROS
 
Niños palestinos: ilegalmente detenidos y abusados por las Fuerzas de Defensa de Israel
Raluca Besliu / 22-jul-2013

 

En los últimos diez años, las fuerzas israelíes han interrogado, procesado y/o encarcelado a más de 7000 niños palestinos dentro del sistema judicial militar israelí. A pesar de la presión internacional, el número de arrestos de niños palestinos no ha disminuido en absoluto en 2013. De hecho, se ha incrementado en un 17% respecto de 2012, con 480 niños detenidos sólo en marzo y abril. Estos arrestos -muchos de los cuales ocurren en ciudades palestinas de Cisjordania tales como Hebron, Bilin y Nablus- violan tanto la ley israelí como el derecho internacional, especialmente la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

En un comunicado publicado recientemente, las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) intentaron justificar la detención de niños, citando un incremento de la violencia y los disturbios populares en Cisjordania y la predominante participación de niños en tales disturbios. La razón habitualmente invocada por las IDF para la detención de niños es el lanzamiento de objetos o piedras a vehículos en movimiento con la intención de dañarlos o dañar a las personas que viajan en ellos. [Israel] castiga este delito con una pena máxima de 6 meses de prisión para niños de 12 a 13 años, mientras que para los de 14 años la pena máxima es de 20 años de prisión.

Sin embargo, UNICEF informó en febrero 2013 que muchas de las prácticas de las IDF equivalen a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes según la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención contra la Tortura. También violan un fallo de 1999 de la Corte Suprema israelí, jurídicamente vinculante para los tribunales militares israelíes, que prohibió la tortura. Israel impuso la ley militar en los Territorios Palestinos Ocupados en junio 1967, con más de 1.600 órdenes militares emitidas posteriormente sobre una amplia gama de asuntos. UNICEF destacó que “la experiencia frecuente de muchos niños es ser agresivamente despertados en medio de la noche por muchos soldados armados y ser llevados por la fuerza a un centro de interrogatorio, atados y con los ojos vendados, privados del sueño y en estado de absoluto pavor. Pocos niños son informados de su derecho a la asistencia de un abogado”. Las IDF han intentado justificar sus arrestos nocturnos alegando que su objetivo es evitar disturbios a gran escala que agravarían la situación.

Los testimonios de los niños palestinos, sin embargo, corroboran estas conclusiones de UNICEF. Un chico de 17 años de edad, dijo en una entrevista con Samar Hazbun, que la policía israelí lo apresó después de atacar su casa a las 2 de la madrugada con granadas de estruendo y gases lacrimógenos. El chico fue arrastrado hasta un asentamiento vecino donde los soldados lo golpearon y lo insultaron. Su relato apoya lo revelado por UNICEF respecto a que muchos niños son sometidos a malos tratos durante el traslado al centro de interrogatorio.

El chico no fue acompañado por un abogado ni por un miembro de su familia tal como lo requiere el artículo 37(d) de la Convención sobre los Derechos del Niño, el cual destaca que “todo niño privado de su libertad tendrá derecho a un pronto acceso a la asistencia de un abogado u otra asistencia adecuada”. Aunque en 2011 la orden militar 1676 elevó la mayoría de edad ante los tribunales militares de 16 a 18 años, los niños palestinos a menudo son sentenciados según su edad al momento del juicio y no al momento en que se cometió el delito. Durante el interrogatorio el chico estaba “esposado y con los ojos vendados, mientras que el interrogador le aplicó descargas eléctricas varias veces. Luego agarró su cabeza y la golpeó contra la pared hasta que entró un segundo interrogador. Éste le exigió que se tire al piso y comenzó a patearlo hasta que perdió el conocimiento”.

La mayoría de los niños detenidos son obligados a confesar por medio de una mezcla de intimidación, amenazas y violencia física. Esta confesión es utilizada en su contra como elemento clave de evidencia en las audiencias ante los tribunales, y por lo general se les niega la fianza.

Mientras que los niños israelíes que viven en los asentamientos en Cisjordania alcanzan la responsabilidad penal a los 14 años, por estar sujetos a la legislación civil, los niños palestinos son sometidos a la ley militar de Israel desde los 12 años y con frecuencia son detenidos e interrogados antes de esa edad. Esta práctica se sigue cometiendo a pesar de que el derecho internacional especifica que ningún estado podrá discriminar entre las personas bajo su jurisdicción penal en base a su raza o nacionalidad. Durante uno de los recientes casos de arrestos masivos de niños palestinos en marzo 2013, 18 de los 27 niños detenidos arbitrariamente por las IDF tenían menos de 12 años.

Luego de que los niños palestinos son finalmente liberados, las consecuencias a largo plazo de su encarcelamiento son amplias y graves. Muchos de los niños detenidos entrevistados por Hazbun pasaron por la experiencia traumática de los abusos sufridos durante el arresto y la detención. Sufrieron insomnio, enuresis, pesadillas, depresión y miedo a salir y a estar frente a personas. Los niños que sufrieron abusos raramente presentan acciones legales por miedo a posibles repercusiones contra ellos o sus familias. En una entrevista de la NBC, un abogado de Defense Children International hizo hincapié en que muchos “terminan dejando la escuela o son reclutados por las fuerzas israelíes para colaborar con ellos, después de haber sido amenazados durante los interrogatorios”.

El gobierno israelí tiene la esperanza de que sus duras acciones contra los niños palestinos, evitarán en el futuro los disturbios y la resistencia a la ocupación israelí, que sus padres están actualmente realizando en forma pacífica. Las IDF deben darse cuenta de que pueden estar creando por si mismas una generación de palestinos que sentirá fuerte aversión hacia los israelíes y podría considerar a la violencia como más efectiva que la lucha pacífica de sus padres, pues esto es todo lo que han visto venir desde el lado israelí.

Dado que las detenciones alejan a los niños del camino de la educación y dado que la situación de la economía palestina ofrece perspectivas limitadas, la violencia y la lucha podrían devenir en una forma de liberación y solidaridad para los jóvenes palestinos.

El gobierno israelí debe poner fin a los abusos que está cometiendo contra los niños palestinos. Tales abusos no sólo son inmorales sino también ilegales según su propia legislación, especialmente la prohibición de la tortura por parte de la Corte Suprema en 1999 y por las normas internacionales. Los niños deberían ser protegidos de los conflictos. Incluso en un contexto violento, ellos tienen derecho a su inocencia y derecho a disfrutar su infancia.

Raluca Besliu, originaria de Rumania, es periodista dedicada a los derechos humanos y la reconstrucción posterior a conflictos. También es fundadora de Save South Kordofan, una organización sin fines de lucro dedicada a aumentar el conocimiento sobre los asesinatos indiscriminados ocurridos en la región sudanesa. Es graduada de la Universidad de Oxford con una maestría en refugiados y emigración forzada, luego de estudiar asuntos internacionales en el Vassar College.

 
 
 
Fuente: http://journal.georgetown.edu/2013/06/26/palestinian-children-unlawfully-detained-and-abused-by-israel-defense-forces-by-raluca-besliu/
Traductor: B. Esseddin
 
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina