Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
REFUGIADOS
 
La línea de 1967-1949
(Respuesta al Ensayo de F. Hof, "La Línea del 4 de junio de 1967", MEI, septiembre 1999)
Dr. Salman Abu Sitta / enero 2011
 

Frederic Hof ha escrito un ensayo oportuno y bien documentado sobre la línea divisoria entre Siria e Israel desde 1948. Esto es particularmente útil. La frecuente referencia a la línea del 4 de junio de 1967, en las noticias, no se corresponde con una clara visualización de cómo y por qué se produjo esta línea y donde está.

El siguiente artículo describe la historia y el significado de tres líneas, la línea fronteriza internacional de 1923, la línea del Armisticio del 20 de julio 1949 adjuntando la zona desmilitarizada (DMZ) y la misteriosa línea del 4 de junio de 1967. Hof ha cubierto la mayor parte de los antecedentes fácticos. Así que no voy a repetirlo aquí a menos que haya un comentario que hacer.

(1) El límite internacional de 1923

Hay que recordar que esta línea, que divide la homogénea nación árabe, fue creada en gran parte para cumplir con el plan sionista presentado en la conferencia de Paz de París en 1919. El plan, presentado para cumplir la promesa hecha por Balfour de entregar Palestina a los judíos, exige que todos los recursos hídricos que fluyen hacia Palestina queden dentro de ella. El 03 de febrero 1922, el funcionario británico Newcome y el funcionario francés Paulet firmaron un acuerdo de demarcación de la frontera, que fue ratificado por los Altos Comisionados de Palestina y Siria al año siguiente.

Los esfuerzos de Meinertzhagen, un oficial colonial británico, que era un ardiente sionista y racista anti-árabe (de acuerdo con su "Diario de Medio Oriente") han llevado a la inclusión de la desembocadura del río Yarmuk, del río Jordán al norte de Tiberíades, y los lagos Hula y Tiberíades dentro del territorio de Palestina, pero fracasó en la inclusión del río Litani, el cual, insistieron los franceses, se mantendría en el nuevo estado cristiano de Líbano.

Esto provocó estragos en la población local. Veintidós pueblos del Distrito de Safad [al norte de Palestina] fueron desmembrados, dejando a las personas separadas de sus tierras y sus medios de subsistencia. La agitación que se produjo en consecuencia, llevó al Acuerdo de Buena Vecindad de 1926 que establecía los siguientes términos:

1. Siria es un país ribereño al Jordán. Tiene libre acceso al agua para la pesca, la navegación y el riego.

2. Los habitantes de la región, ahora clasificados como sirios o palestinos, pueden moverse libremente con sus bienes a través de la frontera; y están sujetos [al pago de] mínimos derechos de aduana, [de valor] no mayor que el más bajo de ambos países.

3. Se formará una comisión especial para resolver las disputas. A falta de resolución amistosa, el asunto se remitirá a la Corte Internacional de Justicia, dependiente de la Sociedad de las Naciones, en Ginebra.

4. En el acuerdo de 1923, se le da derecho a Siria a la utilización de la línea ferroviaria hacia Samakh (una ciudad en el extremo sur del lago Tiberíades), y un muelle especial para sus productos allí. Ésta y otras disposiciones positivas del acuerdo de 1923 se mantuvieron.

Aquí tenemos claramente una situación especial para esta zona, precursora de la ZDM. La referencia a la Corte Internacional de Justicia es muy significativa. Si Siria no reconoce la línea de 1923 (como dice el autor), esto es, probablemente, en relación con sus derechos en el territorio de la ZDM.

Es dudoso que Siria renunciara a sus derechos establecidos por el Acuerdo de 1926. Sigue estando a cargo de Israel demostrar que tiene derechos. La base jurídica de estos derechos, ya sea como herederos del régimen colonial, de acuerdo con la resolución 181 de la ONU sobre la partición de Palestina o por conquista militar, debe ser examinada y acordada por las partes.

(2) La línea de armisticio del 20 de julio de 1949

Siria entró en Palestina el 15 de mayo de 1948 para salvar a su pueblo. En esa fecha, las fuerzas judías habían expulsado ya al 52% de los [hoy] refugiados. El territorio que Siria controlaba en la fecha del Acuerdo de Armisticio es el siguiente: sector norte: norte de Azizat (4 km2), sector central: sur de Hula y una franja a lo largo del Jordán (34 km2) y sector sur: este del lago Tiberíades (32 km2).

Este territorio es en gran parte árabe palestino. Tenía 10 pueblos palestinos (Khan el Duweir en el sector norte; Baqqara, Ghannameh, Mansurat El Khayt, Yarda, en el sector central; Samra, viejo y nuevo Nuqeib, Kh. Tawafiq y Al-Hemma en el sector sur). Sólo había dos asentamientos judíos: Mishmar Hayarden y Ein Gev.

El autor menciona los dos asentamientos judíos, y sólo dos de los diez pueblos palestinos. Otro hecho importante, es que esta área nunca fue controlada militarmente por las fuerzas israelíes antes del Acuerdo de Armisticio.

[Este territorio] era árabe (Palestino / Sirio), por continuidad histórica, y no "por defecto".

El mapa aquí mostrado refleja la ZDM según se deduce del Acuerdo de Armisticio. El Artículo V, párrafo 5a, del Acuerdo de Armisticio dice: "Esta disposición se aplica a Ein Gev y sectores de Dardara, los cuales formarán parte de la zona desmilitarizada".

La ZDM no se limita a la zona delimitada por la línea de armisticio y la línea fronteriza. El pasaje citado indica esto. (El mapa del autor define correctamente la Línea de Demarcación del Armisticio según el anexo 1 del Acuerdo de Armisticio).

Las negociaciones principales para el Acuerdo de Armisticio fueron tensas extendiéndose desde abril hasta julio de 1949. Los israelíes insistieron en la retirada de las fuerzas sirias de la zona para que devenga desmilitarizada.

Los sirios rechazaron esta exigencia. El Dr. R. Bunche, Mediador de la ONU, finalmente llegó a una solución mediante la emisión de lo que se conoce como la "declaración autorizada". El autor no mencionó esta declaración sin la cual los sirios nunca habrían firmado el Acuerdo de Armisticio.

Tres semanas antes de la firma, el 26 de junio de 1949, el Dr. Bunche envió una carta a ambas partes, israelí y siria. Esta carta es parte del registro oficial. En ella se excluye específicamente a Israel de reivindicaciones de soberanía sobre el área a ser incluida en el Acuerdo de Armisticio. "Cuestiones de límites permanentes, soberanía territorial, costumbres, relaciones comerciales y similares deben ser tratadas en el acuerdo de paz definitivo y no en el acuerdo de armisticio", señaló (entrecomillado por Bunche).

Es de destacar que los temas enumerados corresponden a las mismas cuestiones estipuladas por el Acuerdo de 1926. El Dr. Bunche llegó a decir, dirigiéndose a Moshe Sharett, Ministro de Relaciones Exteriores israelí, "Desde el comienzo de estas negociaciones, nuestra mayor dificultad ha sido la de satisfacer la absoluta exigencia israelí de que las fuerzas sirias se retiren de Palestina. Tenemos entonces, con muy gran esfuerzo, a los sirios convencidos de acordar con esto. Confío en que esto no podría deshacerse por las exigencias legalistas sobre los principios generales de soberanía y administración que, en todo caso, serían resueltos satisfactoriamente en la operación práctica del plan" (entrecomillado por Abu Sitta).

El Dr. Bunche extendió la exclusión de las exigencias de soberanía israelí a otras zonas desmilitarizadas, como la Casa de Gobierno y el Monte Scopus en Jerusalén [al noreste de la ciudad vieja] y la ZDM de El-Auja (260 km2) en la frontera Palestina-Egipcia. Dos años después de la declaración del Dr. Bunche, el Consejo de Seguridad, en su resolución del 18 de mayo de 1951 sobre violaciones israelíes al Acuerdo de Armisticio, afirmó su declaración y pidió a las partes que pongan en práctica "el comentario autorizado sobre el artículo V del Acuerdo Siria-Israel".

Las condiciones del armisticio fueron claras. Ninguna actividad política o militar en la zona; la población local (árabes en su mayoría y judíos) tiene libertad de vida, trabajo y movimiento; ha de crearse administración civil y policía local «árabe» y judía, sin armas de grueso calibre dentro de los 5 km de la línea de armisticio y plena autoridad en manos de la Supervisión de Tregua de Naciones Unidas, para el control de la administración civil.

(3) La misteriosa línea del 4 de junio de 1967

Poco después de la firma del Armisticio, los israelíes comenzaron a ejercer el control de la ZDM para reclamar la soberanía.

Está ahora bien documentado que los israelíes provocaron enfrentamientos (80% según Dayan) con los sirios como justificación para la introducción de fuerzas militares en la zona. Obviamente, esto era una violación directa al Acuerdo de Armisticio. Los israelíes luego comenzaron a desviar [las aguas de] el río Jordán y drenar el lago Hula.

El Consejo de Seguridad condenó esta acción y ordenó a Israel detener todas las obras de desviación. El presidente de EE.UU., general Eisenhower, detuvo la ayuda económica a Israel.

Israel expulsó a más palestinos de sus aldeas hacia Siria (3770, ahora son 23.100).

Los que se quedaron (600) fueron reubicados en Sha'ab cerca de Acre. Uno de ellos, Abu Salim Khawalid, tuvo esto para decir en su testimonio: "Los soldados nos ordenaron salir del pueblo esa misma noche, y nos amenazaron, si no nos íbamos, con hacernos lo mismo que habían hecho a los habitantes del pueblo de Al-Husseiniya. Sabíamos que los judíos habían matado a docenas de ellos como ovejas. Estábamos absolutamente en pánico".

Todas estas acciones y otras similares, son el fundamento de "unas 66.000 quejas oficiales sobre la conducta de los otros", al que el autor se refiere de pasada.

Una declaración del ministro israelí de Relaciones Exteriores el 15 de abril 1951 reclamó la soberanía israelí sobre la ZDM desde el 14 de mayo de 1948, basándose en que, "fue siempre parte integrante del territorio bajo mandato británico".

Los británicos rechazaron inmediatamente la declaración como una "afirmación sumamente amenazante", y señalaron que los israelíes en numerosas ocasiones “se negaron firmemente a ser considerados sucesores del ex Gobierno de Palestina" y señalaron que "la firme acción de la ONU era necesaria a fin de combatir las pretensiones israelíes".

Ben Gurion estaba determinado a apoderarse de las zonas desmilitarizadas, en el norte con Siria, en Jerusalén con Jordania y en el sur (El Auja) con Egipto. Diseñaron frecuentes ataques a Siria para provocar a Nasser a entrar en guerra en defensa de Siria en el marco del Pacto de Defensa Combinada, del 20 de octubre de 1955.

Nasser no respondió, ni tampoco respondió cuando el propio Egipto fue atacado en Subha y Kuntilla. Por lo tanto, diseñaron otro plan. La confabulación de Gran Bretaña, Francia e Israel en la campaña de Suez de 1956 brindó la oportunidad necesaria para apoderarse de las ZDM en el norte y el sur.

En octubre de 1956, las tropas israelíes bajo [el mando de] Sharon, lograron expulsar a la población de El-Auja, y a todos los palestinos que quedaban en y alrededor de Hula y de Samra y Nuqeib en el lago Tiberíades.

Esto dejó una franja continua de tierras en la ZDM, aproximadamente el 40% de toda la superficie, bajo control sirio. Está claro, por lo tanto, que sólo Israel, y no también Siria, trató de "tomar la máxima ventaja" del territorio bajo el Acuerdo de Armisticio, y aquí no había "ambigüedad" sobre sus términos.

¿Qué línea seguir?

En primer lugar, la línea del 4 de junio debe ser excluida. Esta línea no se muestra oficialmente en ningún mapa. No es parte de ningún acuerdo o tratado.

No tiene base jurídica alguna. Se trata simplemente de la línea dictada por la intrusión de las fuerzas israelíes en la ZDM en absoluta violación del Acuerdo de Armisticio.

Es por eso que se omite en mi mapa. Esta línea representa la antítesis de la paz.

Fueron destruidas aldeas palestinas, sus habitantes fueron expulsados, sus tierras confiscadas, fue concretado el desvío [de aguas] no autorizado y la ocupación militar israelí usurpó la zona.

No puede haber recompensa por estas acciones, no deben ser toleradas, sino que deben anularse.

La cuestión de la soberanía

El Acuerdo de Armisticio ha excluido claramente la inclusión o aceptación de los reclamos de soberanía israelí sobre la ZDM en sus términos.

La afirmación de que Israel es el Estado Sucesor de Palestina carece de fundamento. (De hecho, esto ha sido negado repetidamente por Israel para no otorgar la nacionalidad y otras obligaciones del Estado a los palestinos).

Israel reclama que debería anexarse esta zona, ya que se ubica en la parte judía del Plan de Partición (Resolución 181-ONU). Si ese es el argumento, Israel debe devolver el 24% de Palestina (6.320 km2, o sea, alrededor de 100 veces la ZDM) ocupado por encima de lo que le asignara el plan.

Siria insistirá en el retorno de los refugiados expulsados y en la restitución de sus tierras tal como ha "decidido" la resolución del Consejo de Seguridad del 18 de mayo de 1951. Siria no aceptará la soberanía israelí sobre la tierra más allá de la línea acordada sea cual fuere.

Habría que recordar que en los Tratados de Paz con Egipto y Jordania, Israel reconoció la soberanía de esos países sobre las tierras más allá de la frontera Palestina mientras que a la inversa (la soberanía dentro de la frontera de Palestina a lo largo de la línea del Armisticio) se mantuvo restringida y pendiente, en espera de un eventual tratado de paz con los palestinos.

Sin duda, Siria no reconocerá la soberanía de Israel antes de que se concrete un acuerdo aceptable con los palestinos.

El tema militar

Importantes huéspedes de Israel son conducidos rutinariamente hacia el Golán para ver las altas colinas sobre las 'indefensas' llanuras más allá de Tiberíades.

Esto puede impresionar a los dignatarios, pero la mayoría de los expertos militares acuerdan en que estas colinas por sí solas no suponen ninguna amenaza considerable para Israel. En la era de los misiles y los aviones sofisticados, este terreno no ofrece arrolladoras ventajas.

Incluso en un ataque sorpresa, las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] pueden repeler cualquier ataque desde sus posiciones fortificadas alrededor de las montañas de Safad. Moshe Arens, ex ministro de Defensa, dice que el Ejército sirio es "completamente inferior" a las FDI.

Los israelíes proponen zonas de exclusión, sistemas de alerta temprana y otros equipos de comunicación y esperan que EE.UU. pague 10 mil millones de dólares para eso. (Cantidad similar fue asignada para la retirada parcial de Cisjordania).

Una similar estación de alerta temprana construida en Um-Khashaba en el Sinaí (ahora se mudó a Urim en el Negev) no funcionó como estaba previsto. Cuantioso armamento y enormes fondos pagados por EE.UU. no van a comprar la paz. Si alguien necesita seguridad, es Siria.

Damasco se encuentra dentro del alcance de la artillería israelí, y es esta artillería la que debería retirarse. Siria respeta sus acuerdos. Habría que recordar que durante los violentos enfrentamientos de 1951-1956, efectivamente desde 1949 hasta 1967, ni un solo civil israelí resultó muerto, mientras que decenas de civiles sirios fueron bombardeados y ametrallados.

El tema del agua

En último análisis, a Israel no le preocupa una amenaza militar, ni tampoco una cuestión de soberanía.

El principal objetivo de Israel es el control de los recursos hídricos árabes. Todo lo demás es secundario. Es sabido que Siria nunca renunciará a sus derechos como estado ribereño al río Jordán y el lago Tiberíades y puede pedir compensación por sus desviados recursos [hídricos] en los últimos 50 años. Estos derechos están claramente explicitados en el acuerdo de buena vecindad de 1926.

El Acuerdo de Armisticio, aunque de carácter temporal, no invalida esos derechos.

Los obstáculos en las negociaciones se derivan del objetivo israelí de explotar los recursos hídricos con exclusividad. Israel ahora utiliza 50 millones de m3 (mm3) al año del Golán sirio; 100 mm3 del río Yarmuk, cuando su cuota de acuerdo al Plan Johnston, es de 25; y 550 mm3, del Alto Jordán cuando su cuota es de 375. Dos tercios del consumo de agua de Israel son tomados ilegalmente de aguas árabes dentro y fuera de Palestina.

Un informe preparado por el Centro Jaffee para Estudios Estratégicos [Jaffee Center for Strategic Studies], que permaneció secreto durante algún tiempo, muestra el límite máximo de la retirada israelí del Golán de manera que los recursos hídricos árabes queden bajo control israelí. (Ver mapa).

Sólo en apariencia, Israel se vería generoso al devolver "la mayoría" del Golán a Siria. De hecho, Siria sería entonces Estado no ribereño mientras sus aguas son desviadas a Israel.

En conclusión, el autor ha presentado un resumen un y cuidadosamente redactado de la cuestión de la frontera israelí /palestina /siria.

Él es digno de elogio por su esfuerzo. Tal vez debido a la estrecha relación entre EE.UU. e Israel (que no necesariamente refleja intereses nacionales comunes) y, sin duda debido a la escasez de fuentes árabes, le resultó más fácil obtener su información de fuentes israelíes.

Sin embargo, el autor se esforzó en caminar por la cuerda floja de la imparcialidad. Es de esperar que los comentarios anteriores arrojen alguna luz sobre el tema desde otra perspectiva.

La paz permanente, siempre y cuando llegue, sólo puede basarse en los derechos legítimos y el derecho internacional. Como bien sabemos por los trágicos acontecimientos de este siglo, el poder al desnudo es pasajero y lleva a más derramamiento de sangre. Nada menos que el presidente de EE.UU., Dwight D. Eisenhower, ha declarado en épocas de la campaña de Suez en 1957: "¿Es correcto que una nación que ataca y ocupa un territorio extranjero ante la desaprobación de Naciones Unidas imponga a continuación las condiciones de su retirada? Si es así, me temo que hemos retrocedido en el tiempo en cuanto al orden internacional".

Este sentimiento debe volver a ser el principio rector de cualquier solución de controversias en el futuro.

 
 
 
Fuente: Palestine Land Society / 1999 /
Traductor: B.Esseddin / 2010
Originalmente publicado en : Middle East Insight, Washington DC / 10 de octubre 1999
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina