Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
REFUGIADOS
 

Mecánica de la Expulsión: La Limpieza Étnica Perpetua
Dr. Salman Abu Sitta / julio 2011


Si están pensando en escribir sus memorias para las futuras generaciones, podrían también contar que vivieron en una era sin precedentes en 5000 años de historia palestina. Nunca antes en esta larga historia hubo semejante reversión de suertes, tan masiva despoblación de un país, tan extenso saqueo y robo de tierras y bienes, tan persistente y continuamente infligida muerte y destrucción de un pueblo. Hoy se cumplen 93 años desde la declaración Balfour, el que lucró vilmente en esta era de destrucción de Palestina. Hoy se cumplen 22.890 días desde el inicio de Al Nakba [la catástrofe].

Lo que sucede en Palestina no son simplemente los efectos de los crímenes de guerra durante las guerras. Los terribles crímenes de guerra en Europa, en la Segunda Guerra Mundial, se produjeron durante el calor de la guerra y terminaron con su terminación. Aquí en Palestina, tenemos un sistema constante de crímenes de guerra: no sólo las 77 masacres en 1948/49, sino las que le siguieron, en los años cincuenta en Qibya y Bureij, en los años sesenta en Khan Younis, en los años setenta en Beirut, en los años ochenta en Sabra y Chatila, en los años noventa en Rafah, en este siglo en Jenin y Gaza. Estos crímenes de guerra ocurren todos los días desde 1948, cada vez que abres tu periódico.

Lo que sucede en Palestina no es sólo una ocupación. Es mucho más que eso. La ocupación significa el control militar de un país durante un período limitado de tiempo. Los soldados van y vienen. La ocupación israelí es brutal, de duración indefinida y es un instrumento de robo, destrucción y decomiso.

Lo que sucede en Palestina no es simplemente un Apartheid como el sudafricano. Es más que eso. En Sudáfrica, la población negra no fue expulsada del país o sometida a limpieza étnica a gran escala. En Palestina, todo esto se hizo.

Lo que sucede en Palestina no es sólo racismo basado en diferencias sociales como el que se encuentra en algunas sociedades. Se trata de un racismo institucional consagrado en al menos 24 leyes israelíes. Sin estas leyes racistas, no habría Israel ni sionismo.

Lo que sucede en Palestina, no es sólo un proyecto colonial, aunque esta es la descripción más cercana. Los proyectos coloniales roban los recursos naturales del país y usan su pueblo como mano de obra barata. No los desposeen o expulsan de su país. A mediados del siglo 20, mientras los soldados coloniales británicos hicieron las maletas y se fueron de la India y Asia hacia Europa, los soldados sionistas fluyeron en la dirección contraria, hacia Palestina, para conquistarla.

Podría seguir y seguir. Las políticas israelíes son una combinación letal de todas estas descripciones, una hazaña, si cabe la palabra, no lograda por ninguna otra maldad en la historia.

Así, Israel está construida hoy como una peculiar combinación de: una muy atrasada sociedad tribal, impulsada por una anacrónica ideología racista colonial y armada con letal armamento de alta tecnología. Es una extremadamente peligrosa combinación.

¿Cómo surgió esta extraordinaria situación? Sus armas son cuatro "emes", Mitos, Dinero [Money, en inglés], Medios y Militarización.

Los mitos son necesarios para crear un mundo virtual en ausencia de hechos legítimos. Tales mitos van desde lo absurdo, como que Dios les dio Palestina, a lo falso, que Palestina es una tierra sin pueblo.

El dinero es el instrumento que compró políticos de manera descarada y desvergonzada. Consideremos por un momento la escandalosa reciente resolución del Congreso para condenar un acto del derecho internacional que reconoce a Palestina como un Estado independiente.

Medios, y su manipulación para intercambiar la identificación del asesino y la víctima, es otra causa del mal uso del dinero, para torcer, distorsionar y ocultar los hechos.

Militarización es el instrumento para conquistar, matar y robar abiertamente, asegurar el silencio y de hecho la cooperación de las potencias coloniales occidentales.

Cuando entramos en los detalles de esta lucha, se nos dice, "no removamos el pasado", o "la situación es muy complicada".

Si un asesino mató ayer y está matando hoy y matará mañana, ¿no se salva a la humanidad de sus actos?

Si un ladrón continuamente roba casas todo el tiempo, ¿no se lo detiene y se recuperan los bienes robados? ¿No se castiga al ladrón?

Permitir estos crímenes está en contra de los principios elementales de justicia. Está contra la ley en cualquier país.

Y el conflicto no es complicado. Sus herramientas y métodos pueden variar, pero los hechos básicos son simples, como espero mostrará esta presentación.

Un hecho simple es que Al Nakba no es un accidente de tránsito o los daños de una guerra limitada. Al Nakba viene ocurriendo desde 1948 hasta hoy. Los objetivos sionistas no han cambiado ni un poco desde que los ricos judíos europeos se reunieron en Basilea en 1897 para planear la creación de una colonia para sí mismos. Los métodos han cambiado, pero los principios se mantuvieron igual.

¿Y quién está de pie frente a todo este gran proyecto colonial internacional? La común y corriente familia de palestinos, decididos a sobrevivir y decididos a resistir, determinados a rehusarse a morir y desaparecer. Si entendemos este sencillo principio, podemos responder a aquellos que siguen diciéndonos que la situación es muy complicada. No, no lo es. No es complicado.

Y sí, tenemos que ir a las raíces, al pecado original, tenemos que ir a 1917, tenemos que ir a 1948, tenemos que ir a 1993. Volver a las raíces no es anacrónico. Así que tengan cuidado de aquellos que dicen, que no se puede dar marcha atrás. La esencia de la justicia es rastrear al asesino, exponer el delito y restablecer la situación normal. Las prácticas sionistas en Palestina destruyeron al hombre, la piedra y la memoria. Pero el espíritu humano del hombre es muy difícil de destruir. Esto ya ha sido demostrado por los palestinos. Como palestino, se sobrevive, se resiste, y se sale a diferentes lugares y diferentes campos, siempre reclamando su derecho en Palestina. La piedra puede ser destruida. Pero el espíritu humano siempre estará allí para su reconstrucción. La memoria puede ser destruida en la mente de las personas que mueren. Sin embargo, pudo sobrevivir en una enorme biblioteca de documentación sobre Palestina.

Tan contrariamente a los deseos de aquellos que no quieren que sepamos sobre el pecado original, vamos a volver a sus orígenes. Sólo de esta manera, podemos restablecer la justicia.

Esta es Palestina, la que el general Allenby encontró cuando llegó a ella en 1917 (Fig 02). La rica planicie costera y la rica terraza montañesa y el rico valle del Jordán. No es un desierto. La gente vivía allí, en cerca de 1000 ciudades y pueblos. Un millar de ciudades y pueblos, ¿pueden imaginar eso? Estas ciudades y pueblos fueron conocidos y ubicados en mapas en el siglo 19 por varios topógrafos incluidos los del británico "Fondo de Exploración de Palestina". Por lo tanto, fue un acto maestro de fraude, cuando los sionistas presentaron a la conferencia de Versalles en París en 1919, un mapa, (Fig 03 ) mostrando que Palestina no es más que una tierra de pastoreo para los nómadas. Nadie es el dueño. Ellos escribieron sobre mil ciudades y pueblos "tierras de pastoreo para los nómadas". Los nómadas van y vienen; no tienen derechos de propiedad. Así que la tierra es terra nullius [tierra de nadie, en latín].

Si los sionistas pensaron que podían engañar a los demás con este enorme acto de fraude, ¿por qué las potencias coloniales, en ese momento Gran Bretaña y Francia, deberían creerles? Ellos ya tienen montones de documentos sobre Palestina. Pues esto es por supuesto parte de la confabulación.

Y la confabulación no se detuvo desde entonces hasta la actualidad. Después de 30 años de dominio británico disfrazado de mandato para traer la independencia a Palestina, hicieron una propuesta en las Naciones Unidas para la partición de Palestina entre esos inmigrantes que acaban de hacer pie en las costas de Palestina en medio de la noche desde una balsa y una mayoría de población árabe de Palestina (Fig 04-A)

Se propuso que a esos nuevos inmigrantes se les conceda soberanía y no la propiedad, la soberanía sobre el 55% de Palestina, y el resto, menos de la mitad, para su propio pueblo, los palestinos (Fig 04-B).

Se propuso que a esos nuevos inmigrantes se les conceda soberanía y no la propiedad, la soberanía sobre el 55% de Palestina y el resto, menos de la mitad, para su propio pueblo, los palestinos (Fig 0 4-C). Es innecesario decir que ni las Naciones Unidas, ni ningún poder tienen derecho a dividir el país que pertenece al pueblo. Cualquier resolución como esta es insensata. A menos por supuesto, que el pueblo del país, los palestinos, acuerden en regalar más de la mitad de su país, cosa que no hicieron. Los sionistas, ahora llamados israelíes, declararon el estado el 14 de mayo de 1948. Eso fue en la víspera de la poco ceremoniosa huida de los británicos de su obligación de llevar la independencia a una Palestina democrática. Pero antes de que Israel fuera declarada, Ben Gurión, mientras los británicos observaban, logró despoblar 220 pueblos palestinos, sobre todo a lo largo de la línea costera, cuya población se suponía eran ciudadanos del así llamado estado judío . No quería a los árabes en ese estado, aunque el plan de partición requería específicamente que todo el mundo permaneciera donde estaba bajo la protección de la ley. Él lo quería “Arab rein” [sin árabes]. Eso es lo que llamamos limpieza étnica y es limpieza étnica ininterrumpida, desde ese día hasta que sean detenidos. Así que Ben Gurion, a través de 31 operaciones militares, tomó más del 78% de Palestina (Fig 04-D).

Esto equivale al 85% de la población de la tierra convertidos en sin-techo por Israel y refugiados hasta hoy. Esta conquista se llevó a cabo en su totalidad por medio de la fuerza bruta militar, muy superior a la resistencia que podían ofrecer los palestinos y muy superior al débil esfuerzo de las fuerzas regulares árabes para detenerla.

Así que aquí está entonces. Al Nakba 48 puede ser representada por esta diapositiva (Fig 05). Repito Al Nakba 48 no es un evento de un año, sino que continúa hasta hoy. Esta expulsión de población fue impulsada y acelerada por masacres y asesinatos arbitrarios desde entonces. Mientras yo escribía esto, estaba viendo la foto de un hombre de 65 años de edad, asesinado en su cama en Hebrón.

Hay una línea muy delgada entre esto y el genocidio. Si se comete una masacre en un pueblo y el resto de la población logra escapar, entonces se está intentando matar a la gente si no dejan sus casas por el miedo. Ilan Pappe dijo "hay una línea muy delgada entre la limpieza étnica y el genocidio".

Ahora los israelíes se han vuelto muy profesionales en esto, así que cometen un genocidio lento, como lo hacen en Gaza. La mecánica de la expulsión ha sido cuidadosamente aplicada lo más meticulosamente posible, sin órdenes escritas. Lo entienden generalmente los Batallones sin necesidad de órdenes escritas. Tomemos el caso del pueblo de Bureir en el que se cometió una masacre y la población fue expulsada el 13 de mayo [de 1948]. Recuerden, el 13 de mayo, dos días antes del final del mandato. El patrón de esta expulsión y masacre es el mismo en todas partes. Practicado y conocido por todo el mundo sin necesidad de ningún papel. Aquí está (Fig 06).

Muestra el pueblo rodeado por 3 lados, dejando un lado (norte) abierto. Los israelíes atacaron con vehículos blindados desde el oeste y el sur, y bombardearon la aldea por el este. Vencieron con facilidad a los agricultores sin armas. Luego se metieron en cada casa donde las familias fueron amontonadas en un rincón y lanzaron granadas contra ellas. Debido a que eran granjeros, tenían montones de heno. Sus casas fueron incendiadas y el pueblo entero ardió en llamas.

Tenemos relatos de testigos oculares sobrevivientes de esta masacre en particular. Tenemos los nombres de 133 personas muertas. Recientemente, Zochrot, el grupo israelí que informa a los israelíes sobre Al Nakba, trajo a hablar a uno de los soldados de la Hagana que participaron en esta masacre. Tenía 19 años en aquel entonces y él indirectamente lo admitió.

Por lo tanto, el patrón de la expulsión se convirtió en rutina. El pueblo es rodeado por 3 lados dejando abierto el cuarto para la expulsión. Después de conquistar la aldea, los agricultores eran reunidos en una plaza, los hombres de un lado y las mujeres y los niños del otro lado. Las mujeres fueron expulsadas hacia la vía abierta después de haber sido despojadas de sus joyas y dinero. Algunos de los jóvenes fueron seleccionados para cavar tumbas, a cierta distancia del grupo principal, y fueron fusilados y arrojados en ellas.

Esta es una foto (Fig 07) de la tristemente célebre masacre de Tantura descubierta para Occidente por Teddy Katz hace ocho años, pero un sobreviviente palestino informó su experiencia hace 60 años.

Estas matanzas tuvieron lugar tras las atrocidades nazis en la Segunda Guerra Mundial. Los autores en Palestina fueron los sobrevivientes del Holocausto nazi, o podrían haber sido.

Por ello no es sorprendente que el patrón de las matanzas no sea accidental. Daniel Godhagen en su libro "Los verdugos siempre listos de Hitler", muestra cómo a la alemana Unidad 101 se le dio descaradas órdenes para capturar y detener judíos (Fig 08). Luego, les hacían cavar tumbas para sí mismos, eran asesinados y arrojados allí (Fig 09). Algunos de ustedes recordarán que Sharon cometió sus masacres en Cisjordania y Gaza, en los años cincuenta, al mando de un batallón llamado Unidad 101.

Las dos últimas diapositivas se tomaron en la Alemania nazi. Esta diapositiva (Fig 10) se tomó en Palestina, a los civiles capturados en Ramla. La vívida sensación de déjà vu [ya visto] es abrumadora. Esos agricultores capturados pidiendo un vaso de agua bajo el calor de julio en el Ramadán de 1948.

Los israelíes tomaron a los campesinos capturados como prisioneros de guerra. Ellos eran la población civil de todos los pueblos que aquellos ocupaban. Nunca llevaron armas y no participaron en la lucha; no tenían instrucción militar.

Los llevaban a Campos de Trabajo Forzado. Sí, campos de trabajo forzado. Eso fue sólo 3 años después de que los campos de trabajo forzado en la Alemania nazi fueran liberados. Los comandantes de estos campos de trabajo forzado eran judíos alemanes. La Cruz Roja en los informes de sus visitas consignó sus nombres: Shneidmann, Weissbach, Mosedale, Rappoport y Kossovsky.

Estos fueron los cinco campos oficiales de prisioneros de guerra visitados por la Cruz Roja (Fig 11). He mirado en 500 documentos de la Cruz Roja y quedé sorprendido por el suave lenguaje con el que la Cruz Roja describió su condición. Aceptaron que los civiles fueran tratados como "prisioneros de guerra" a pesar de que no eran combatientes, porque creían que esta era la mejor manera de protegerlos. Los soldados que son prisioneros de guerra no están obligados a ayudar en la actividad militar del enemigo. Pero a estos civiles capturados los hicieron cavar trincheras para el ejército, enterrar a los muertos, hacer redes de camuflaje y así sucesivamente. La Cruz Roja logró localizar y visitar sólo cinco campamentos. De hecho, entrevistamos dos docenas de sobrevivientes y encontramos que había en Israel otros 17 campos de trabajo forzado no declarados nunca visitados por la Cruz Roja.

Así que aquí está entonces el origen del problema de los refugiados, que está con nosotros hasta hoy. Se habla mucho sobre la vida de los refugiados en el exilio, pero no sabemos nada acerca de lo sucedido a sus hogares y propiedades palestinas. Ahora por primera vez mostramos un estudio detallado al respecto.

Estos detalles que les mostraré hoy no han sido ampliamente conocidos, y menos aún en Israel, porque no quieren, por supuesto, que se conozca lo que ocurrió. Hubo un frenesí de pillaje y saqueo por parte de los judíos. El escritor israelí Moshe Smilansky escribió: "La necesidad de apropiarse se ha apoderado de todos. Individuos, grupos y comunidades, hombres, mujeres y niños, todos cayeron en el botín. Puertas, ventanas, dinteles, ladrillos, tejas, chatarra, piezas de máquinas, inodoros, lavabos", fueron arrancados y llevados. La primera víctima de este saqueo enorme fueron las principales ciudades de Jaffa, Haifa, Lydda, Ramla y Jerusalén (Fig 12-A), (Fig 12-B). El primer grupo de saqueadores, por supuesto, fueron los cercanos kibutz o barrios judíos que conocían bastante acerca de sus vecinos árabes. El segundo grupo de saqueadores fueron los oficiales del ejército, que en el caso de Lydda llenaron 1.800 camiones. El tercer grupo de saqueadores fueron miembros de alto nivel del Mapai [Partido Laborista israelí], que se repartieron las magníficas casas de Jerusalén entre ellos. El cuarto grupo de saqueadores fueron empresarios judíos que se repartieron las tiendas, talleres, almacenes y fábricas palestinas. Pero los mayores saqueadores de todos fueron la Agencia Judía y el Fondo Nacional Judío, que se quedaron con toda la propiedad de Palestina, a saber, el 93% de la tierra de Palestina, además de todos los servicios públicos, aeropuertos, canteras, y recursos hídricos. Entonces, todos estos pueblos fueron destruidos (Fig 12-C) para impedir el regreso de los refugiados. Pero no antes de que los arqueólogos israelíes revisaran entre los escombros para encontrar artefactos que puedan usarse para crear una historia judaizada. Todo lo demás fue destruido (Fig 12-D),(Fig 12-E).

Lo peor de todo fue la pérdida del testimonio del patrimonio humano. Como ustedes saben Palestina es un país muy antiguo. Tiene una rica historia, y cada capa de su tierra habla de una época de la civilización. Israel destruyó la mayor parte de eso. Israel destruyó las antiguas aldeas.

Esta es una foto de Tiberíades (Fig 13). La antigua ciudad, que se muestra en amarillo, quedó completamente destruida. Sus monumentos históricos, tales como el del león tallado en piedra, de 3.500 años de antigüedad, fueron destruidos.

Uno de los antiguos registros que tenemos de Palestina es la Gaceta de sus principales ciudades y pueblos elaborada en el año 313 por el obispo de Cesarea, Philip Eusebieus. Somos afortunados de tener su libro, escrito en griego antiguo, ahora disponible en inglés. Hemos podido identificar los 139 pueblos que existían hace casi 2.000 años, y ahora están destruidos por Israel. Aquí están (Fig 14-A), (Fig 14-B), (Fig 14-C).

Esta pérdida trágica e irreversible de la historia de la humanidad es imperdonable en todos los sentidos y por todo el mundo.

Así que aquí está la esencia de Al Nakba (Fig 15-A), (Fig 15-B), (Fig 15-C). 675 aldeas fueron destruidas y la vida en ellas fue extinguida (Fig 15-B). Los sobrevivientes de las masacres y los campos de trabajo forzado caminaron por tortuosas rutas hacia las partes no ocupadas de Palestina y los países vecinos. Al Nakba es una completa, amplia y continua limpieza étnica.

En ninguna parte, la limpieza étnica es más clara que en la Franja de Gaza. El sur de Palestina, con sus 247 pueblos y aldeas, ha sido completa y totalmente sometido a la limpieza étnica. Todas las personas han sido amontonadas en una zona que es sólo el 1% de Palestina, que es la Franja de Gaza. 1,5 millones de personas se concentran en el lugar más apiñado de la tierra. No sólo eso. Hubo acuerdos misteriosos (Fig 16).

Según el Acuerdo de Armisticio de febrero de 1949, la Franja de Gaza (línea roja) tenía una superficie de 555 km2. A través del engaño y sus retorcidos tentáculos los israelíes crearon una nueva línea llamada modus vivendi (línea azul) con lo cual 200 km2 han sido arrancados de un mordisco a la Franja de Gaza, reduciéndola a 362 km2 solamente. Así que esta área se redujo aún más y la zona sombreada en rojo ha sido anexada a Israel de manera totalmente ilegal. Y por lo cual tenemos ahora esta Franja de Gaza (Slide 17-A, B). Estas son las aldeas despobladas acurrucadas en la Franja de Gaza en 8 campamentos (Fig 17-A). rodeados de alambre de púas y controlados por Israel desde todas las direcciones. Esta mujer se ha convertido en víctima de crímenes de guerra israelíes dos veces en su vida, si no muchas más (Fig 18).

Bueno, por supuesto, ustedes saben que la apropiación de tierras no se ha detenido después de 1948. Continuó alrededor de las fronteras y la Línea del Armisticio. En 1967 Israel ocupó toda Palestina, el 100%, y partes de Siria, Líbano y Egipto. Ocupó lo que quedaba de Palestina (22% en Cisjordania). Ellos construyeron su muro de apartheid, condenado por la comunidad internacional. Lo importante es recordar que este muro estaba destinado a apropiarse de todos los recursos hídricos de Cisjordania, en particular los acuíferos que contiene. El oeste [del valle del Jordán] es la zona más grande y más rica, y es ahí donde se creó el muro. La apropiación de tierras se ha diseñado para desmembrar las familias y hacer que se vayan. Esta apropiación continúa hoy en Jerusalén. El muro del Apartheid significa también separar todos los pueblos palestinos de su capital Jerusalén.

También sigue en el distrito de Beer Sheba, que es más grande que Cisjordania. Pero aquí los desposeídos son ciudadanos israelíes - aunque no judíos. Las leyes racistas los persiguen también. El pueblo de Al-Araqib fue destruido 6 veces con el argumento increíble de que su gente son "invasores", mientras que judíos de Rusia se apropiaron de la tierra.

A pesar de la apropiación de tierras, la ocupación, expulsión y bloqueo de Palestina, los judíos israelíes en esa parte de Palestina que se convirtió en Israel, se encuentran hoy en los mismos lugares en los que se ubicaron durante el Mandato Británico. Nuestro estudio ha demostrado claramente que el 84% de los judíos israelíes viven en sólo el 17% de Israel. ¿Quién vive en la otra parte y quién la usa? Una pequeña porción de judíos israelíes, el 2%, están en los kibutz y moshav. Todo el resto es tomado por el ejército israelí, para su formidable estructura de fábricas, bases, aeropuertos, depósitos de armas de destrucción masiva, etcétera.

Echemos un vistazo más de cerca, (Fig 19-A) ssobre un área que ha sido objeto de grandes cambios desde 1948, es decir, desde Jaffa y Jerusalén, en el norte hasta Gaza en el sur. Esta diapositiva muestra el número de aldeas palestinas y su superficie. Casi todas estas han sido sometidas a limpieza étnica y su población fue expulsada a Gaza en el sur, o a Cisjordania en el este. Entonces, ¿qué hacen los israelíes con la tierra? (Fig 19-B). Los israelíes ampliaron Tel Aviv y tres ciudades palestinas en el sur: Isdud, al Majdal y Beer Sheba y un poco más. El mayor saqueador, el Fondo Nacional Judío, (Fig 19-C) tomó el control de estas tierras mostradas aquí, en las que tienen unos pocos kibutz. Pero el uso principal de esta área es, de hecho, militar. (Fig 19-D) Si hay paz, no necesitamos estas bases militares y los refugiados pueden regresar a sus hogares. (Fig 19-E).

Así que ahora llegamos a la conclusión obvia: no se puede permitir que la limpieza étnica continúe. Tenemos que pensar la manera de revertir el crimen de guerra de limpieza étnica perpetua.

Por empezar los palestinos hoy son 11 millones de personas y el 88% de ellos todavía están en Palestina y en un anillo de unas 150 millas [cerca de 242 km] a la redonda. No desaparecieron. Por tanto, podemos preguntar: ¿cómo es posible que vuelvan a sus hogares? Sabemos donde están hoy. Conocemos los pueblos originales de los refugiados de cada campamento.

Entonces surge la pregunta ¿quién vive en su lugar ahora? Tomemos el ejemplo del Distrito Norte. Realizamos un estudio de la población existente en Israel y los dividimos en cinco categorías (Fig 20).

Los palestinos que permanecieron en Israel,

Los asquenazíes, que ayudaron a establecer el estado de Israel.

Los judíos árabes que fueron traídos para llenar el vacío en Palestina después de la expulsión de los palestinos,

Los judíos europeos que llegaron tras la guerra de 1967 y

Los rusos que emigraron en los años noventa del siglo pasado.

Entonces nos hacemos la pregunta, ¿qué pasa con los refugiados cuyos hogares se encuentran en este distrito del norte? Sí, podemos traerlos de vuelta. Ellos están hoy en su mayoría en Siria y el Líbano. Pueden volver y encontrar que la mitad de la población son sus familiares y amigos. Por otra parte no se superpondrían entre los viejos y los nuevos. No hay hacinamiento en absoluto, excepto en las ciudades de Acre y Haifa, que tienen más población, pero es manejable.

Podemos repetir el mismo ejercicio en el sur, que, en este caso, es mucho más simple que el norte.

Cuando se hace esto, cuando el derecho internacional se aplica, tenemos que hacer un montón de cosas esenciales, pero muy manejables. Por supuesto, los palestinos no sólo perdieron sus tierras y bienes, sino que también perdieron edificios públicos, edificios civiles, campos silvestres, tierras de cultivo, vías férreas, carreteras, lugares religiosos, recursos hídricos, todo esto debe ser restaurado. (Fig 21) También debemos hacer todo lo posible para restaurar la historia de la humanidad por medio de la reparación o recuperación de los sitios arqueológicos destruidos o saqueados. También hay que sanar el medio ambiente. En su prisa por construir, los sionistas destruyeron una gran parte del entorno natural e incrementaron la contaminación en muy alto grado.

Todo esto debe ser limpiado.

También debemos hacer todo lo posible para restaurar la historia de la humanidad por medio de la reparación o recuperación de los sitios arqueológicos destruidos o saqueados. También hay que sanar el medio ambiente. En su prisa por construir, los sionistas destruyeron una gran parte del entorno natural e incrementaron la contaminación en muy alto grado.

Todo esto debe ser limpiado.

Todos tienen el deber de respetar y defender la justicia. Sus padres o abuelos lucharon en la Alemania nazi y la Italia fascista. Algunos de ellos han luchado contra los campos de concentración de Stalin. Generaciones mayores pueden haber luchado contra la dictadura de Franco en 1936. Por esta razón deben ustedes luchar contra las prácticas malvadas. Tal herencia es transmitida a ustedes por sus abuelos.

En este siglo, en Durban en 2001, muchos de ustedes, aquí presentes, en representación de 4.000 organizaciones no gubernamentales de todo el mundo, se pronunciaron por los derechos palestinos y denunciaron el racismo y el apartheid israelí.

Ahora es el momento de actuar. En la era de Internet, la televisión satelital y los grandes titulares en los periódicos, nadie puede decir, "yo no sabía". El silencio es complicidad con el crimen.

La justicia debe prevalecer finalmente. No hay nada más fundamental que el derecho de un ser humano a regresar a su casa y vivir en libertad. Vamos a hacer que eso suceda pronto.

Gracias

 
Nota: Conferencia, ofrecida en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos, Universidad de Londres.
 
Fuente: Palestine Land Society / 15-ene-2011 /
Traductor: B. Esseddin / feb-2011
 
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina