Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
REPORTES
 
Activistas construyen la segunda aldea de protesta en el Valle del Jordán
3 de febrero, 2014
 

Activistas palestinos e internacionales levantaron el domingo a la mañana, un nuevo campamento de protesta llamado “Al-Awda” (Retorno), cerca del checkpoint de Bisan al norte del Valle del Jordán.

Esta acción, realizada dos días después del establecimiento de un campamento similar en Ein Hajla, es parte de la campaña "Sal de la Tierra", para evitar una mayor expansión de asentamientos coloniales israelíes y combatir las acciones de Israel para anexar el Valle del Jordán, de Cisjordania, como parte de las actuales negociaciones patrocinadas por EEUU.

El trabajo de los activistas en el campamento “Al-Awda” comenzó por la noche, preparando la tierra y colocando tiendas antes del amanecer.

Khaled Mansur, miembro del buró político del Partido del Pueblo que participa de esta acción, dijo que el objetivo de la misma es destacar “el carácter árabe del Valle del Jordán” y rechazar “cualquier otro proyecto para arrendarlo o anexarlo” y confirmar que el Río Jordán es la frontera palestina-jordana y no debe haber ninguna presencia israelí ni internacional en la zona, sino que debe haber un llamamiento por la soberanía palestina sobre todas sus fronteras y cruces.

Líderes israelíes y norteamericanos han presentado propuestas, en las últimas semanas, para permitir la presencia permanente del ejército israelí en la zona, mientras que otros llaman directamente a la anexión de toda la región.

Mansur pidió, a las facciones nacionales palestinas y a los comités de resistencia popular, construir “mil nuevas aldeas en los alrededores de los asentamientos y las tierras amenazadas con la confiscación, para confundir y agotar a las fuerzas de ocupación”.

“Hemos llamado a la aldea 'Al-Awda' (El Retorno) para destacar que el derecho al retorno es un derecho sagrado y no puede ser entregado”, explicó Mansur, en referencia a la negativa israelí a aceptar la implementación del derecho al retorno de los refugiados palestinos que fueron expulsados en 1948 de sus casas en el territorio que hoy es Israel.

Y agregó que la acción es “un mensaje a Kerry, que nuestro pueblo rechaza sus propuestas de liquidación, y un mensaje a Netanyahu y las autoridades israelíes, que el pueblo palestino no puede aceptar el reconocimiento del carácter judío del estado de Israel, porque eso instalaría la falsedad de los derechos de los judíos a Palestina”, refiriéndose a las pretensiones israelíes de que los palestinos reconozcan a Israel como “estado judío”.

“Significaría también el fin del derecho al retorno y dañaría los intereses de nuestra firme minoría árabe en la tierra de sus padres y sus abuelos robada en 1948”.

Mansur remarcó que el planteo de la resistencia popular se está volviendo cada vez más fuerte y es el “camino para terminar con la ocupación”, y destacó la eficacia del movimiento mundial de boicot, desinversión y sanciones [BDS] contra el estado de Israel.

Los campamentos de Al-Awda y Ein Hajla, prosiguen similares esfuerzos de los manifestantes palestinos en Bab El-Shams y Ahfad Yunis, a principios de 2013.

Las dos aldeas fueron emplazadas cerca de Eizariya al este de Jerusalén en una zona estratégica que Israel llama E1 y en la que previamente amenazó con construir más asentamientos coloniales.

Fuerzas israelíes atacaron ambos campamentos y desplazaron por la fuerza a los manifestantes.

Colonos judíos con frecuencia atacan tierras palestinas y levantan ilegales puestos de avanzada por toda Cisjordania, habitualmente sin ser dispersados por autoridades israelíes y a menudo apoyados por fuerzas militares israelíes. Esos puestos de avanzada son ubicados con frecuencia en lugares estratégicos entre aldeas palestinas y en lo alto de las colinas o las rutas principales.

Las fuerzas israelíes a menudo proporcionan seguridad a los colonos, confiscando tierras palestinas cercanas y aumentando la presencia militar.

Muchos de esos puestos de avanzada terminan siendo asentamientos permanentes, y al día de hoy unos 500.000 judíos israelíes viven en colonias construidas por toda Cisjordania y Jerusalén Este ocupadas.

Los territorios palestinos internacionalmente reconocidos, conformados por Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza, están ilegalmente ocupados por el ejército israelí desde 1967.

 
Fuente: Palestinian Chronicles
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina