Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
 
REPORTES
 
Israel prohíbe a 20 mil miños palestinos vivir con sus padres en Jerusalén
Middle East Monitor / 4-feb-2013

Asociaciones de derechos humanos palestinas e israelíes han revelado que a 20 mil niños de Jerusalén se les niega el permiso de vivir con sus padres en la ciudad ocupada de Jerusalén porque, según dicen las autoridades israelíes, uno de sus padres tiene documento de identidad de Cisjordania. Además de la angustia, esto está causando grandes dificultades a estos niños para acceder a los servicios de educación y salud.

Este problema comenzó en 2002, cuando el ministerio israelí del interior decidió dejar de admitir las solicitudes de reunificación familiar presentadas por matrimonios integrados por un cónyuge con documento de identidad azul (de Jerusalén) y otro con documento de Cisjordania. Esta fue una de una serie de medidas destinadas a vaciar Jerusalén de sus habitantes palestinos e impulsar la política israelí de “judaización”.

Las estadísticas indican que hay alrededor de 149 mil palestinos a los que la ley israelí considera residentes, y no ciudadanos con residencia permanente. Esto también se aplica a un cuarto de millón de palestinos de Jerusalén con documento de identidad de Jerusalén, los que se agregan al número total de palestinos en Jerusalén Este ocupada.

Por otra parte, Hakomed, un centro de derechos humanos en Israel, que atiende los casos de 90 de estos niños, confirma que el ministerio israelí del interior se niega a inscribir a estos niños en el registro de población y en los documentos de sus padres.

Desde mediados de los años '90, esta política de “expulsión silenciosa” hizo que 30 mil palestinos jerosolimitanos pierdan su derecho de residencia en su propia ciudad, así como sus derechos económicos y sociales, tales como la asistencia sanitaria y las pensiones para la infancia, el desempleo y la discapacidad. Según el Centro Jerusalén para los derechos económicos y sociales (JCSER, en inglés), en 2008 se registró el mayor número de casos de cancelación del derecho a residencia: 5 mil documentos de identidad jerosolimitanos fueron incautados por los israelíes.

Además, esta política forzó a cientos de familias jerosolimitanas a dejar sus casas y propiedades en el suburbio de Al-Braid y los pueblos de Al-Ram, Al-Eizariya y Abu Dis. Están ahora alquilando en zonas dentro de las fronteras artificiales del municipio para evitar la persecusión de los investigadores de la seguridad nacional israelí y el ministerio del interior, que utilizan investigadores privados para rastrear jerosolimitanos, incluso en las zonas de completa soberanía palestina. Esto ocurre especialmente en Ramallah y Belén, donde gran número de jerosolimitanos se han establecido en los últimos 20 años para escapar de las presiones económicas a las que son sometidos por la administración israelí de la municipalidad de Jerusalén y las varias oficinas de impuestos.

Con el traslado de los suburbios al corazón de Jerusalén viene un nuevo problema; el incremento de la sofocante crisis de vivienda por la cual los jerosolimitanos están sufriendo debido a que se encuentran hacinados en una superficie limitada. Esto causó que construyan y amplíen sus viviendas sin los permisos que exige Israel; las autoridades israelíes imponen a los palestinos severas restricciones sobre la construcción. Según el ministerio del interior, hay más de 200 mil viviendas “sin permiso” en Jerusalén Este. Por otra parte, la tasa que cobra Israel por dichos permisos llega a unos 30 mil dólares.

La demanda de viviendas para alquilar ha llevado al incremento del precio promedio de los alquileres. El alquiler de un apartamento de 2 dormitorios costará por lo menos 600 dólares al mes; uno de 3 dormitorios costará el doble.

A Israel le “preocupa” que esté previsto un aumento del 40% de palestinos en Jerusalén para 2020. Prefiere una cifra más cercana al 22%. Hasta el momento la cifra asciende a alrededor del 36%, gracias a la alta tasa de natalidad entre los palestinos y el flujo de “judíos seculares” de Jerusalén hacia Tel Aviv y otras partes de Israel.

Los israelíes utilizaron el estallido de la segunda intifada (de Al-Aqsa) en el año 2000, para aislar Jerusalén de sus alrededores en Cisjordania, confiscando barrios enteros, o partes de ellos, habitados por alrededor de 125 mil personas. Además, ha incrementado la presencia de asentamientos en la ciudad estableciendo 16 asentamientos ilegales en más del 35% de tierras de propiedad palestina en Jerusalén. El número de colonos ilegales alcanzó a 220 mil en 2009, elevándose a 250 mil en 2011 y a 300 mil en 2012.

 

 
 
 
Fuente: Middle East Monitor / 4-feb-2013
 
 
 
 
Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina