Enlaces   Contacto    
Portada Refugiados Ocupación Prisioneros

Artículos Reportes Entrevistas Declaraciones Documentos Galería Multimedia

Sitio de la Estrella
La Web
 
 
 
 
 
 
 
   
REPORTES
 
Refugiado palestino de Siria: “Siento que somos doblemente refugiados”
IRIN / 2-sep-2013


En 2008, a los refugiados palestinos que huian de la violencia en Iraq se les negó la entrada a Siria y terminaron atrapados en la frontera iraqui-siria en el campamento de Al-Tanf (Foto: Phil Sands/IRIN)

Masnaa (cruce fronterizo entre Siria y Líbano)- 28-8-2013.-

A los refugiados palestinos que huyen de la violencia en Siria se les ha negado la entrada a Líbano por tres semanas.

Desde el 6 de agosto, según Human Rights Watch, el gobierno libanés ha rechazado a los palestinos que primeramente habían buscado refugio en Siria, cuando fueron forzados a dejar sus hogares en 1948 y 1947, y ahora huyen una vez más con sus descendientes, esta vez del conflicto en Siria.

Una fuente de la Seguridad General libanesa confirmó a IRIN que el gobierno ya no deja entrar a Líbano a los palestinos de Siria. Makram Malaeb, director del programa para la admisión de sirios del Ministerio de Asuntos Sociales, dijo que se harán excepciones para los “casos humanitarios”.

Según la Agencia de la ONU para los refugiados palestinos, UNRWA, más de 92.000 palestinos de Siria ya han buscado refugio en Líbano, agregpandose a los 455.000 refugiados palestinos alojados en Líbano desde antes de la crisis siria, sobre todo en los hacinados barrios pobres que a menudo han sido focos de disturbios.

Ahmed, de 28 años, vivía con su esposa y sus tres hijos en el campamento de refugiados palestinos de Yarmuk en Siria, cuando estalló el conflicto allí. Él contó su historia a IRIN:

“Fui desplazado de mi casa hace seis meses por los bombardeos sobre Yarmuk. Tuve que ir de un lugar a otro a causa de los combates. Hace un mes, fui a ver mi casa, y descubrí que había perdido mi casa y mi tienda, por los bombardeos.

“El 3 de agosto, decidí enviar a mi familia [a Líbano] ya que mis hijos empezaron a sufrir los traumas de la guerra. Tenían pesadillas todo el tiempo y lloraban cada vez que escuchaban una explosión. Los envié a reunirse con sus primos en el campamento de Baalbek, mientras yo esperaba la renovación de mis documentos de viaje.

“Busqué un trabajo pero no encontré ninguno. El 13 de agosto, decidí reunirme con mi familia después de haber perdido todo en Siria. Fui a la frontera.

“El viaje entre Líbano y Siria es riesgoso, no por los bombardeos sino porque tenemos que enfrentar a la Shabiha [milicia pro-Assad] todo el tiempo. Viajé en un minibus con otras 16 personas. Podrían habernos detenido en cualquier momento si no los sobornamos.

“Tuvimos que cruzar varios puestos de control y cuando llegamos a la aduana siria, esperé por horas y pagué un soborno. Finalmente, me dejaron pasar después de interrogatorios sobre a quién conozco y el propósito de mi visita a Líbano.

“Cuando crucé a la aduana libanesa, me sorprendieron las filas de palestinos esperando cruzar. Fuimos empujados y golpeados por agentes de aduanas. Fuimos tratados como animales por la Seguridad General.

“El primer día de mi llegada [al puesto fronterizo libanés], tuve que esperar en la fila por 11 horas hasta que llegó mi turno, y entonces me enviaron de vuelta [al puesto fronterizo sirio]. Nos dijeron que permaneciéramos [en tierra de nadie] hasta que se nos permitiera entrar, pero no pasó nada.

“Durante los dos días que estuve en la frontera, traté de sobornar a la seguridad libanesa para entrar. Estuvieron a punto de arrestarme por ofrecer un soborno, pero lo hice porque quería encontrar una solución para mi familia, dispersa entre Siria y Líbano.

“Después de esperar durante dos días, perdí la esperanza de entrar a Líbano y decidí volver a Siria. Regresé a Damasco, donde vivo ahora a la entrada de una escuela, en una pequeña cabina en la entrada principal. Estoy esperando que mi familia regrese -para vivir y morir con dignidad en lugar de ser humillados por la aduana libanesa-. Los llamo todos los días pidiéndoles que vuelvan, pero se niegan. Si por sólo [querer] entrar a Líbano, me pasó todo esto, ¿cómo puedo vivir y criar a mis hijos en tal país?

“Primero fuimos refugiados en Siria y ahora buscamos refugio en Líbano... Como muchos otros palestinos, siento que somos doblemente refugiados”.


 
 

Fuente: IRIN / 28-8-2013
Original: http://reliefweb.int/report/lebanon/ahmad-palestinian-refugee-syria-%E2%80%9Ci-feel-we-are-double-refugees%E2%80%9D

Share |
Las opiniones vertidas en este sitio, no reflejan, necesariamente, la opinión de los editores
estrellapalestina2011(arroba)gmail.com
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales, siempre y cuando se mencione la fuente, el autor y el traductor.
©Copyright 2006 - Derechos Reservados por La Estrella Palestina